Síguenos

Samsung Galaxy SIII

Hace unos días que se presentó el Samsung Galaxy SIII, el que seguramente se convierta en uno de los buques insignia de Android de aquí a dentro de unos meses. Sin embargo hay algo que llamó más la atención de lo normal: el diseño, mucho más distinto de lo que muchos nos esperábamos, y donde parecía que hubiese alguna influencia externa.

Esto nos lleva a hace unos meses, cuando Apple emitió unas indicaciones para evitar que los fabricantes se viesen demandados por la empresa de la manzana mordida. Las indicaciones eran varias y apuntaban a muchos detalles que comparten la práctica totalidad de los terminales que están saliendo hoy en día. Las cosas que deben evitar son las siguientes

  • Producto rectangular con las esquinas uniformemente redondeadas
  • La parte frontal dominada por una pantalla con bordes negros
  • Los bordes con un grosor idéntico en los lados opuestos para los teléfonos y todos los lados iguales para las tabletas
  • Bordeado metálico visible en la parte frontal
  • Una rejilla de aplicaciones con iconos cuadrados con bordes redondeados
  • Una fila de iconos inferior aparte del resto de aplicaciones que no cambia aunque cambien los escritorios

Son unas especificaciones demasiado concretas y en su momento vimos difícil hacerles caso, pero veamos cómo se las ha apañado Samsung para evitarlo

Producto rectangular con las esquinas uniformemente redondeadas

No es un rectángulo

Esquinas

Un rectángulo es una figura de cuatro rectas, pero si vemos de cerca el terminal podemos ver cómo no es precisamente recto por ningún lado. Como se puede ver, las esquinas están redondeadas, sí, pero si se ve de cerca no son iguales, siendo las esquinas superiores distintas a las esquinas inferiores, haciendo que esta vez sea imposible demandar a Samsung por este tema.

La parte frontal dominada por una pantalla con bordes negros

No es negro

Que la pantalla debe ser la parte principal del móvil es imposible de evitar, necesitamos una pantalla grande para poder aprovechar bien un smartphone. Sin embargo, siendo quisquillosos vemos que los bordes no son negros, ya que el SIII no está dispone en color negro. Están disponibles un modelo en blanco y otro en azul oscuro, pero nada de negro, dando lugar a otra demanda evitada.

Los bordes con un grosor idéntico en los lados opuestos para los teléfonos y todos los lados iguales para las tabletas

Grosor

Como se puede ver, el grosor a los laterales es idéntico, algo imposible de quitar sin que resulte una aberración de diseño, pero nos centraremos en el lado superior y el inferior. Como se puede ver, no son idénticos como ocurre en muchos terminales, evitando otro punto conflictivo con Apple.

Una rejilla de aplicaciones con iconos cuadrados con bordes redondeados

Sin iconos redondeados

Podemos ver una lista de iconos, sin fondo alguno, totalmente transparente, como centro de todo tenemos la aplicación en sí. Un diseño más bonito y elaborado que además de alegrar la vista evita que Samsung sufra un disgusto por miedo a otra demanda

Una fila de iconos inferior aparte del resto de aplicaciones que no cambia aunque cambien los escritorios

Sin dock

Aunque no se pudo quitar en el Samsung Galaxy SII, el Galaxy SIII con su nueva interfaz Touchwhiz ha decidido prescindir de la fila inferior de iconos. Aún así, el único detalle que no han podido evitar es el de una borde metálico visible desde la parte frontal, algo que es más por consistencia que por puro capricho estético.

Sin duda son muchos pequeños detalles que nos hacen pensar que los abogados de Samsung han preferido imponer antes que correr el riesgo de un nuevo ataque por parte de Apple. Sin embargo el nuevo CEO Tim Cook se ha mostrado partidario de no demandar a nadie, pero en estos tiempo nunca hay que fiarse.

Vía Android Police
En Xataka Android | Samsung Galaxy SIII

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios