Microsoft y otras acusan en la UE a Google de prácticas de monopolio con las aplicaciones de Android

Síguenos

Unión Europea

Un grupo de empresas entre las que están Microsoft, Nokia y Oracle han interpuesto una queja antimonopolio en la Unión Europa alegando que el sistema operativo Android ofrece una ventaja injusta a las aplicaciones móviles de Google.

El grupo, llamado Fairsearch Europe, establece en una nota de prensa que aunque el núcleo del sistema operativo Android es libre, los OEMs que quieran licenciar aplicaciones de Google como Maps, YouTube o la Play Store necesitan instalar toda la suite y darle “una localización por defecto prominente en el teléfono“.

No solo eso: el grupo añade que la práctica “de rapiña” de Google de ofrecer Android por debajo de costes hace que fabricantes de software de la competencia puedan recuperar su inversión. El principal consejero del grupo, Thomas Vinje, se refirió a Android como a un “Caballo de Troya” dirigido a engañar a los partners, a monopolizar el mercado móvil y a controlar los datos de los usuarios.

Como indican en The Verge, no es la primera vez que Fairsearch va tras Google, y ya han criticado sus prácticas en el terreno de las búsquedas, que según ellos les ofrece ventajas injustas en el mercado de las compras y los viajes online.

Joaquín Almunia, responsable de las políticas de competitividad en la Unión Europea, indicó que Google tendrá que cambiar la forma en la que presenta sus resultados de búsqueda o bien enfrentarse a cargos de prácticas monopolísticas por “desviar el tráfico“. Según The New York Times, la nueva queja de Fairsearch ha sido calificada por Almunia como “un nuevo paso en la investigación”.

Puede que esta queja tenga efecto y que Google tenga que cambiar sus requisitos a la hora de que los OEMs puedan o no integrar sus aplicaciones para Android, pero es irónico que sea Microsoft una de las principales responsables de esa queja, sobre todo teniendo en cuenta que la empresa de Redmond ya fue multada en 2004 por 497 millones de euros por la inclusión de Media Player. Esa multa pasó a ser de 860 millones por no haberse pagado en primera instancia, y ahora Microsoft se enfrenta a otra de 561 millones de euros por su mala solución a la hora de ofrecer navegadores alternativos en Windows 7 SP1.

Más información | The New York Times
Vía | The Verge

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

29 comentarios