Compartir
Publicidad

El nuevo HTC One M8 se enfrenta a sus primeras caídas, golpes, rayajos e inmersiones

El nuevo HTC One M8 se enfrenta a sus primeras caídas, golpes, rayajos e inmersiones
Guardar
26 Comentarios
Publicidad

Suspendido con creces su primer test de reparabilidad, vamos a ver ahora cuanto se rompe el nuevo HTC One M8, al igual que ya vimos con el anterior modelo. Y es que si este nuevo teléfono 'premium' de la marca taiwanesa fuera indestructible, no haría falta repararlo nunca, ¿no creéis?

Pero como es de esperar, y a la vista de la imagen superior, éste no es el caso del M8. Solo nos queda esperar que sea lo suficientemente duro de roer. Ya os adelantamos que, en algunas de las pruebas, sorprende.

El primer test es que traemos es el típico de caídas. Primero sobre su parte trasera, luego sobre su base y por último sobre su más dolorosa pantalla.

En el test de rayajos, el nuevo HTC One es similar al resultado que vemos en el anterior modelo, al que podemos causarle grandes daños cuando actuamos con objetos cortantes sobre su carcasa, o directamente la tomamos a golpe de martillo con él.

Por último el más impresionante es el test de inmersión en agua. El HTC One M8 no dispone de certificación de sellado frente a agua y polvo alguna. Si bien sus competidores más directos han hecho el trabajo apropiado (a falta de ver qué nos trae LG, claro), este One sorprende cuando lo sumergimos bajo unos cuantos centímetros de agua.

En esta prueba en concreto, lo que han hecho con el teléfono es mantenerlo por más de una hora completa bajo el agua, en un cuenco, dejando el tiempo correr con la pantalla encendida. ¿El resultado? Mejor que lo veáis con vuestros propios ojos:

Vía | TabTech.de En Xataka Android | HTC One (M8) pasa bajo el destornillador de iFixit: déjaselo a quien sepa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos