Compartir
Publicidad

i-Joy i-Call 300, análisis tras un mes de uso

i-Joy i-Call 300, análisis tras un mes de uso
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llevo un mes probando un i-Call 300, el terminal de gama de entrada que la española i-Joy ha lanzado estos días. Se trata de un compacto Android con dual-SIM, pensado para un público joven que no necesita un tope de gama para el día a día.

Con su pantalla de 3,5", con llamativas carcasas intercambiables y un precio muy ajustado, es un terminal pequeño y asequible capaz de aguantar varios días sin implorarte que lo conectes al cargador.

i-Joy i-Call 300, diseño y materiales

El diseño del i-Call 300 está fuertemente marcado por su carcasa, que le aporta el toque de color. Está disponible en amarillo chillón, rojo matador, negro pulido y blanco grisáceo, todos con una especie de grafitis con ligero relieve para darle más estilo.

La carcasa se desmonta con facilidad, y no da sensación de fragilidad. De hecho, parece bastante gruesa, y está diseñada para que no puedas desmontarla si tienes conectado el cable microUSB o los auriculares. Por su diseño, es responsable de unos 4mm del lado más largo del teléfono, que queda hueco. Extraño.

i-Call 300

La pantalla está rodeada por un reborde también plástico, con una sensación ligeramente gomosa al tacto bastante agradable. Sobresale ligeramente para proteger la pantalla, pero también para que se acumule suciedad en la rendija.

El tamaño hace que sea cómodo de llevar, aunque es algo más grueso de lo que me gustaría: Sus dimensiones son de 119 × 62 × 13.5 mm. Se nota en el bolsillo, aunque sus 119 grs no resultan pesados.

Cuenta con un LED frontal para notificaciones, que parpadea en verde o en ambar según el estado de carga. Eso sí, se han pasado con el brillo, siendo suficiente para buscar objetos en una habitación oscura. Para dormir, aunque lo tengas en silencio, conviene ponerlo bocabajo para evitar destellos nocturnos.

Los botones físicos, el de encendido en la parte superior y el de volumen en el lateral izquierdo, son de plástico cromado. Tienen buena respuesta, pese a que al tacto parecen algo sueltos.

En la caja se incluye un cargador USB con el cable de datos más corto que he visto en mucho tiempo, y unos auriculares con micrófono y botón para descolgar, cuya calidad de sonido es sólo ligeramente inferior a los que te regalan en los viajes en tren.

i-Joy i-Call 300

i-Joy i-Call 300, hardware

La pantalla del i-Call 300 es un panel TFT capacitivo, con una comedida resolución de 320×480 píxeles. Se nota la baja resolución, pero es la que se espera en un gama de entrada. El ángulo de visión es, curiosamente, mejor si lo giramos hacia los lados que hacia arriba o abajo, visto en vertical. Aunque en ambos casos es bastante reducido, notándose la distorsión en los colores.

Dentro encontramos un procesador MediaTek MTK6575-M ARM Cortex A9 1GHz, con una GPU Power VR SGX531. La memoria RAM es de tipo DDR3 de 512 MB. El punto débil del terminal es su escaso almacenamiento interno, que se queda en unos míseros 512MB.

i-Joy i-Call 300

Es imprescindible, por tanto, la ranura micro-SD, situada junto a las dos SIM y que viene con una tarjeta SanDisk HC de 4 GB ya instalada, con posibilidad de sustituirla por una de hasta 32 GB. Me costó dar con la tecla de cómo abrirla la pestaña metálica para acceder a la tarjeta SD, hay que desplazar la tapa metálica con la uña y abrirla.

Pero claro, pongas la SD que pongas, al poco te saldrá el típico mensaje de que no puedes instalar más aplicaciones porque te has quedado sin sitio en la memoria interna.

En cuanto a conectividad, el i-Call tiene Wi-fi 802.11 b/g/n, 2G (GSM 850/900/1800/1900 MHz), 3G (850/1900,900/2100 MHz), Bluetooth, y GPS con AGPS. Como teléfono dual SIM, podemos conectarle dos tarjetas y luego elegir si queremos usar una u otra para llamadas de voz, de vídeo, mensajes y datos, cada opción por separado. Vamos, que podemos decir que use la conexión de datos de una y haga las llamadas desde otra, por defecto, y cambiar esta configuración sobre la marcha.

La batería es de sólo 1500 mAh, pero gracias al bajo consumo de su modesta pantalla, y a un procesador que no requiere gran demanda, con una carga es capaz de aguantar varios días. Hasta cinco días lo he tenido funcionando con WiFi y una única SIM. Claro que estas cifras empeoran cuando lo tenemos que conectar a dos redes y usamos la tarifa de datos de forma intensiva.

i-Joy i-Call 300

Puede presumir de vencer en algo al Samsung S4: tiene radio FM. Dispone de una cámara frontal VGA y una trasera de 5 megapíxeles, que para ser un gama baja no está demasiado mal. La cámara trasera viene acompañada de un flash LED.

Otro detalle que a estas alturas llama la atención es que parece que a i-Joy no llegó la circular esa que decía que a partir de ahora los Android iban a llevar menos botones capacitivos. Cuatro hay bajo la pantalla: home, menú, atrás y buscar. No están de más, pero uno se acostumbra a trabajar con menos y ahora lo veo raro.

Que por cierto, se aprecian fugas de luz de estos botones, si inclinamos en la pantalla tal y como se aprecia en esta foto. No es problema alguno, porque sólo se ve en este ángulo y cuando los botones están encendidos.

En cuanto a prestaciones, le he sometido a varios benchmarks, obteniendo los resultados esperados. AnTuTu le da 4938 puntos, mientras que Quadrant le sitúa muy cerquita del Nexus S. No pude instalar 3DMark.

i-Joy i-Call 300, software

El i-Call se mueve con Ice Cream Sandwich 4.0.4, desfasado, pero parece que se ha convertido en el estándar en gama de entrada. Le sienta bien, y se mueve con bastante soltura, considerando sus limitadas prestaciones.

Hay pocos cambios sobre la interfaz básica de Android, y todos me parece interesantes. Al desplegar las notificaciones tenemos tres grupos de accesos directos a funciones del sistema, que podemos desplazar arrastrando lateralmente.

Otro detalle que no había visto en otro terminal Android es el encendido y apagado automático, programable para horas y días fijos. Así, podemos configurarlo para que se apague los días entre semana a las 00:00 y que se encienda a las 08:00, por ejemplo, ahorrando así batería. Por si fuera poco, el terminal se auto-enciende si tiene que mostrar una alarma mientras está apagado, algo poco habitual en smartphones.

Cuenta con Google Play y viene de serie con las aplicaciones de Google. i-Joy añade algunas preinstaladas, como Beezjoy, FlyMusic, Cerberus (un mes de prueba) y un pre-instalador de Sherpa. Lo bueno es que si no nos gustan podemos desinstalarlas sin ser root.

Lo cual me lleva a otro detalle interesante. Este terminal es perfecto para los que quieren trastear con el sistema. Viene con el bootloader desbloqueado, y podemos acceder al menú de fabricación encendiéndolo mientras pulsamos volumen abajo. En Ajustes además tenemos acceso a opciones para desarrolladores, que normalmente están ocultas.

i-Joy i-Call 300

i-Joy i-Call 300, dual SIM

El i-Call 300 es un dual SIM completo. Podemos usar todas las funciones de las dos tarjetas SIM, es decir, que podremos realizar llamadas desde ambos números de teléfono, o usar la tarifa de datos de cualquiera de las dos SIMs. Aunque, claro está, tampoco es obligatorio conectarle dos SIMs... podemos usar el terminal con sólo una tarjeta con normalidad.

En la barra de notificaciones se muestra una barra de cobertura para cada SIM. Al colocar una nueva SIM, el terminal nos muestra una pantalla en la que se indica cuál es la configuración por defecto para llamar, realizar videollamadas, enviar SMS y para datos. Desde Ajustes podemos cambiar esta configuración por defecto: llamadas desde la SIM uno, mensajes desde la SIM dos, datos desde la SIM uno...

Pero además podemos cambiar esta opción sobre la marcha. Por ejemplo, nos vamos a Contactos, y antes de llamar podemos indicar que vamos a usar la otra SIM sólo para esta llamada. O si queremos podemos "desactivar" una de las SIMs sin tener que extraerla, ya sea para reducir el consumo de batería o para apagar la SIM de empresa durante el fin de semana.

En la configuración de SIMs, podemos cambiar el nombre o asignar un color a cada una (sólo hay cuatro colores distintos para elegir), y si queremos además indicar en el icono parte del número de teléfono.

Funciones como el control de consumo de datos se gestionan de forma separada para cada SIM, incluyendo límites diferentes y gráficas propias.

i-Joy i-Call 300, gestión de la dual SIM

i-Joy i-Call 300, conclusiones

El i-Joy i-Call 300 está a la venta por 99 euros, muy asequible para un smartphone de gama de entrada. Hay que entender lo que se adquiere: un terminal con una pantalla justita, especificaciones suficientes para el día a día o para juegos casuales, pero sobre todo las grandes posibilidades que ofrece el contar con una ranura para una segunda SIM.

Sí, es un gama de entrada, pero si lo que vas buscando es un Android económico, compacto y para un uso cotidiano, es una buena opción.

El i-Call 300 ha sido cedido para la prueba por parte de i-Joy. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

En Xataka Android | i-Call 300, todo sobre el nuevo Android de i-Joy, i-Joy Unique 7, análisis, i-Joy Themis II, análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos