Compartir
Publicidad
Los fabricantes chinos saturan 'su' mercado y OnePlus ya busca otro camino
Móviles Android

Los fabricantes chinos saturan 'su' mercado y OnePlus ya busca otro camino

Publicidad
Publicidad

Descubrir América en un vaso de agua. Eso es lo que hacemos cada vez que hablamos de un mercado de smartphones saturado, una saturación innegable y que todos conocemos desde hace mucho tiempo, pero que sin embargo ha ido evolucionando con el propio mercado y las nuevas necesidades.

La última gran batalla de la plataforma Android ha tenido acento chino y una competencia feroz, con muchos fabricantes peleando por el smartphone con la mejor relación calidad/precio del mercado, posiblemente la mejor parte del pastel en cuanto a ventas de smartphones. Es por ello que a nadie le sorprenderá que casi todos quisiesen poner su patita entre este tipo de teléfonos mejor compensados, saturando rápidamente una gama que siempre ha olido a superventas.

Muchas son las opciones disponibles hoy en día en el rango de precios comprendido entre los 400 y los 500 euros, todas ellas similares en concepto y todas permitiendo acceder ya a experiencias de usuario de gama alta sin gastarse demasiado dinero. ¿Que quién empezó todo esto? Sí, habéis acertado, One Plus.

OnePlus mostró el camino, no sin problemas de stock dado el enorme interés de este tipo de smartphones que ofrecen mucho por muy poco, pero con tanta compentencia hoy en día, parece que el modelo podría estar mostrando signos de agotamiento

La firma del 'Never settled' y los 'flagship killers' a precios de derribo ha sido la abanderada de una gama de terminales que Google rozó con el Nexus 4 y el Nexus 5, pero que nunca había tenido tanta competencia: ZTE Axon 7, Honor 8, Asus Zenfone 3 Deluxe, el propio OnePlus 3, Nubia Z11, etc.

Es complicado hacer valoraciones sin conocer números, pero el nacimiento del OnePlus 3T al que hemos asistido hace unos minutos podría estar evidenciando ciertos signos de agotamiento del modelo OnePlus, o al menos de que un smartphone avanzado en especificaciones pero con precio contenido pueda mantener de forma convincente el negocio de su fabricante.

Obviamente la estrategia ha triunfado y todavía hay margen de negocio, sino nadie habría venido a intentar sacarle jugo, pero a veces también posible morirse de éxito, sobre todo si tu beneficio ya era mínimo y otros fabricantes quieren exprimirlo todavía más.

Precios de derribo, ¿una estrategia tan exitosa como parece?

La estrategia es clara y todo el mundo diría que exitosa: contener costes y márgenes al máximo para que el precio sea lo más atractivo posible de cara al cliente final. Un posicionamiento muy agresivo que sin embargo tiene algunos condicionantes negativos inherentes.

El primero de ellos es que implica desatender algunos aspectos de la creación y comercialización de un dispositivo para contener su coste, y hablamos de aspectos importantes como el márketing o el diseño del terminal.

A nadie se le escapa que últimamente todos los teléfonos son prácticamente iguales, y quizás sea bastante acertado utilizar un diseño probado y que funciona, sin necesidad de gastar recursos en buscar una vuelta de tuerca innecesaria. Y hemos de reconocer además que el hype y el márketing es algo que los chicos de OnePlus manejan a las mil maravillas sin gastarse ni un duro en ello.

Sea como fuere, parece que OnePlus ha estado rápida para advertir que su mercado se estaba saturando demasiado, y que el OnePlus 3 no era suficiente para competir bien de cara al próximo trimestre.

1366 2000 2

OnePlus se permite dos buques insignia en un año

El cambio que han ideado en OnePlus puede ser discutible, sobre todo si miramos al OnePlus 3T y lo comparamos con el OnePlus 3, prácticamente idéntico por fuera. Muchos pensarán también en una Sony que fracasó con su estrategia de renovar su tope de gama cada seis meses, y sin embargo, la firma china podría haber acertado de pleno con un movimiento inesperado y que merece un análisis por separado.

Sorprende que el único cambio estético entre el OnePlus 3 y el 3T sea la nueva tonalidad 'gunmetal' con un color gris más oscuro, pero el fabricante se ha ahorrado unos buenos dineros al no tener que acudir a la mesa de diseño para renovar una construcción todavía con recorrido.

Se trata de un movimiento más en línea del mercado de PC, con un diseño reutilizable -una caja con una pantalla táctil- al que se puede actualizar el hardware a medida que el mercado avance abarantando costes, y ofreciendo a los usuarios una actualización con lo mejor en componentes.

Podréis verlo en profundidad en este mismo enlace, pero básicamente, el OnePlus 3T es un OnePlus 3 con mejor batería en el mismo espacio, un chipset que se pone a la última, mejor cámara frontal y una opción con 128 GB de almacenamiento interno. Novedades importantes, sí, pero que son más fácilmente aceptables como renovación y no como relevo generacional.

Vaya, que lo que ha hecho OnePlus no es renovar ni innovar, sino sólo actualizar su último smartphone justificando además una subida de precios que de otro modo no hubiera tenido ningún sentido. Quizás sea esta la mejor forma de ganar margen de beneficios, y aquí ya hemos entrado a valorar si merece la pena esta prematura renovación..

1366 2000 1

Y en esta hoguera... ¿queda sitio para más madera?

Pues bien, queda por ver si OnePlus seguirá ofreciendo el 3 de forma indefinida o deja en manos del nuevo 3T todas sus expectativas, aunque lo cierto es que viendo los precios ambos modelos podrían convivir perfectamente, permitiendo al usuario que lo desee ahorrarse algo de dinero.

La competencia se queda un pasito por detrás al menos en cuanto a hardware, y es que nadie cuenta con un SoC Snapdragon 821 o los 6 GB de memoria RAM entre sus especificaciones de cabecera a precios por debajo de los 500 euros. Sin embargo, sí hay modelos como el Nubia Z11 que ofrecen cierta innovación con su panel sin marcos, que además cuenta con los márgenes laterales del cristal curvado sensibles a gestos.

Sitio siempre queda, o al menos eso parece, pero el mercado y los propios usuarios dictarán sentencia con el paso del tiempo. Lo que queda claro es que OnePlus tiene uno de los smartphones más interesantes del mercado, y también tenemos ya muy claro que los diseños de smartphones están estancados, permitiendo movimientos como este de reutilización de una plataforma para mejorar hardware y justificar con ello una subida de precio.

No creemos eso sí que los poseedores de un OnePlus 3 vayan a precisar de un cambio de smartphone para hacerse con el nuevo 3T, no tendría demasiado sentido. Y a vosotros, ¿qué os parece lo más nuevo de OnePlus?

Más en Xataka

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos