Compartir
Publicidad
OnePlus 3T, ¿tiene sentido renovar tras cinco meses?
Móviles Android

OnePlus 3T, ¿tiene sentido renovar tras cinco meses?

Publicidad
Publicidad

Ayer hizo cinco meses que OnePlus presentó su nuevo flagship, el OnePlus 3. Y hoy acaba de presentar una actualización importante del terminal, al que denominan OnePlus 3T. El nuevo móvil de la marca china es una evolución más que una revolución del OnePlus 3, pero los cambios son importantes.

Renueva, como no, procesador, siendo uno de los primeros terminales en llevar el Qualcomm Snapdragon 821 (MSM8996 Pro). Renueva también la cámara frontal, que pasa a tener 16 Megapíxeles (ahora que parece que los selfies están pasados de moda). Y amplía la batería un 13%, que no es poco.

Todas estas actualizaciones y renovaciones tienen, además, un precio. El modelo de 64 GB pasa de 399 a 429 euros. Y aparece un modelo de 128 GB de almacenamiento por 479 euros. En tan solo cinco meses tenemos un OnePlus nuevo, una pequeña evolución. ¿Tiene sentido?

¿Bienvenidos al "rolling release"?

Lo primero que sorprende es que un terminal apenas presentado hace 5 meses se renueve. Y no con un nuevo terminal sino con unas mejoras incrementales. Pocas veces hemos visto algo así en la telefonía móvil, normalmente este tipo de acciones estaban reservadas al mundo del PC que veía como las mejoras del hardware se acoplaban al mismo diseño en muchos fabricantes. Pero, ¿en teléfonos? No es tan normal.

Venimos hablando desde hace tiempo que los teléfonos móviles se han estancado a nivel de diseño. Todos siguen el mismo patrón: una caja rectangular plana con cristal en la parte delantera. Y quizá es porque es lo más funcional y es a donde ha convergido de forma natural toda la industria.

Oneplus 3t

Esta tendencia tiene alguna implicaciones importantes: ¿Y si dejan de iterar tanto en diseños? ¿Y si se logran abaratar costes reaprovechando unos diseños probados y que gustan y empezamos a ver lanzamientos incrementales en lugar de revolucionarios? Sí, la industria del móvil perdería cierto atractivo, pero quizá los usuarios prefieren repetir diseño con mejores especificaciones a un precio más ajustado. De momento OnePlus tira por esta vía, renovando su terminal a nivel de especificaciones pero sin variar diseño y permitiéndoles lanzar un nuevo flagship en menos de seis meses. Sony ya lo intentó en el pasado y lo tuvo que dejar, pero quizá el mercado no estaba tan maduro. ¿Quién será el siguiente?

¿A por más margen?

Otro aspecto que quizá haya decido a OnePlus a renovar su terminal es lograr más margen. Cuando renuevas el hardware está justificado subir los precios, hay una excusa. Si no haces cambios es complicado justificar subidas de precio. bq lo hizo una vez y las quejas fueron importantes. Y quizá con el OnePlus 3 fueron algo justos de margen.

OnePlus ya no es la empresa pequeña que presentó su modelo One. Esa empresa que vivía del boca a boca y un marketing de guerrilla. Hace poco oí publicidad de OnePlus en el podcast de la NPR Planet Money. Vale, no es lo mismo que inundar de publicidad una ciudad como hacen Samsung y Apple, pero ya están más cerca de una empresa convencional de lo que decían al principio.

Los fabricantes viven del margen. Y en los modelos antiguos de OnePlus debían ir escasos. No sé si el aumento de precio de este nuevo modelo va por ahí pero tengo la impresión que después de demostrar que son capaces de hacer buenos terminales y tienen su público, los precios pueden ser algo más abultados, todavía están lejos de lo que ofrecen las marcas tradicionales por móviles similares.

¿Y si fuera simplemente para reforzar el partnership con Qualcomm?

Otro motivo que ha podido impulsar el lanzamiento de un terminal tan pronto puede ser la posibilidad de ser uno de los primeros fabricantes en integrar el Snapdragon 821 en un móvil. Quizá pueda parecer un motivo de poco peso pero a mi no me lo parece.

Snapdragon

Las buenas relaciones entre proveedor de SoC y fabricante es clave para tener un buen producto. En general en todos los sectores es importante que haya buenas relaciones entre proveedor y fabricante, pero en uno con tanta presión como el de la telefonía móvil es crítico. La diferencia puede ser que un retraso de producción den prioridad a un fabricante frente a otro, o que tarden días en solucionar un problema frente a unas simples horas.

OnePlus es cada vez más grande y no es mala estrategia aprovechar una oportunidad para mejorar las relaciones con su único proveedor de SoC. Y sí además ponen a la última su flagship, mejor que mejor.

El motivo real por el que OnePlus ha decidido renovar el terminal será siempre una incógnita. Seguramente en público esgrimirán el primer motivo, actualizar el terminal para que sus usuarios tengan siempre lo último de lo último disponible al mejor precio, ya que el motivo del margen no cuadra con la marca y afirmar que querían una relación más profunda con Qualcomm deja de lado en parte a sus usuarios, que parecen meros conejillos de indias.

Independientemente de todo es evidente que si lo lanzan OnePlus tiene motivos para ello. De cara al usuario tener un terminal actualizado a nivel de hardware siempre es atractivo, y si logran mejorar su presencia de marca por el camino, mejor que mejor. Eso sí, la duda que queda es si repetirán en el futuro.

En Xataka | OnePlus 3, análisis: un portento Android por 399 euros, sin invitaciones

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos