Compartir
Publicidad
¿Qué posibilidades tiene Nokia en una plataforma Android ya madura?
Móviles Android

¿Qué posibilidades tiene Nokia en una plataforma Android ya madura?

Publicidad
Publicidad

El panorama móvil ha cambiado mucho en los últimos años y empresas que un día sonaron con mucha fuerza han desaparecido o han sido relegadas a un segundo plano. El caso más flagrante es el de Nokia, que pasó de liderar el mercado a terminar desguazada por una Microsoft sin una clara dirección en esto del hardware. Pero la historia de Nokia no ha acabado, la compañía ya ha confirmado su regreso, y lo hará de la mano de Android.

Hoy mismo hemos sabido, por boca del CEO de la división de móviles de Microsoft Asia, que habrá nuevos teléfonos bajo la marca Nokia, aunque tendremos que esperar al segundo trimestre de 2017 para conocerlos. Mientras tanto la marca podría ir abriendo boca con nuevas tabletas, como la rumoreada Nokia D1C, un producto que en principio se tomó por un smartphone pero que acabaría contando con un panel de 13,8 pulgadas. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero "El Padrino. Parte II" nos enseño que esta afirmación no siempre es cierta. ¿Será este el caso de Nokia?

La importancia del software: más vale tarde que nunca

1366 2000 Evolución del mercado de plataformas móviles desde 2009 hasta mediados de 2016 (Fuente: Statista)

Hace poco especulábamos con lo que habría pasado si Nokia hubiera dado el salto a Android hace unos años, algo que evidentemente no sucedió, pero que podría haberles salvado -aunque esto no lo sabremos nunca-. Lo que sí sabemos es que Nokia va a volver, y esta vez lo va a hacer de la mano de la plataforma móvil de Google, líder indiscutible del mercado con una cuota del 86,2% a nivel global, que se dice pronto.

En lugar de sumarse a la revolución androide, en 2011 Nokia decidió aliarse con Microsoft y su renovado Windows Phone, un sistema móvil que por entonces las tenía todas consigo para convertirse en la tercera opción del mercado de plataformas. La cosa no salió como esperábamos y, tras la compra de Microsoft, la un día popular serie Lumia ha acabado reducida a unos pocos modelos (hasta se habla de que a finales de año podrían detener las ventas definitivamente).

Basta con echar un vistazo para ver que seguir con Windows Mobile no resucitará la compañía. Actualmente cuentan con un irrisorio 0,6% de cuota de mercado a nivel global y si la propia Microsoft no apuesta fuerte por su plataforma, ¿quién lo va a hacer?

Toda esta historia pone de manifiesto la enorme importancia del software en nuestros teléfonos, una importancia que trasciende el hardware. El problema de Windows Mobile nunca ha tenido que ver con la calidad, de hecho el sistema es una alternativa sólida, pero llegó en un momento en el que ya estaba todo el pescado vendido y no consiguió que los desarrolladores se comprometieran. Ante este panorama a Nokia sólo le queda probar lo que en su día parecía impensable: pasarse a Android.

La nueva Nokia: ¿éxito o fracaso?

El regreso de Nokia con el aval de Android es sin duda el más esperado en el mundo móvil, pero no sólo de expectación viven las marcas y podríamos estar ante un estrepitoso fracaso si no hacen las cosas bien.

Nokia tiene a su favor uno de los puntos más importantes y más difíciles de obtener por las nuevas marcas, que no es otro que el prestigio. Sus años de liderazgo no han caído en el olvido y a día de hoy todo el mundo sabe qué es Nokia, hasta nuestros padres (sobre todo nuestros padres).

Nokia tiene a su favor uno de los puntos más importantes y más difíciles de obtener por las nuevas marcas: el prestigio. Para muchos, Nokia fue la marca de su primer móvil, y eso tiene mucho peso

Cuando compramos un producto como un móvil nos movemos mucho por las sensaciones que nos transmite la marca, y Nokia transmite mucho. Para muchos, entre los que me incluyo, Nokia fue la marca de nuestro primer móvil, y probablemente la marca de muchos modelos posteriores. Y eso tiene mucho peso a la hora de destacar entre el enorme escaparate de móviles Android.

En este sentido, Nokia tiene mucho camino adelantado, ahora "sólo" tienen que convencernos de que sigue siendo la misma Nokia ofreciéndonos productos que estén a la altura en cuanto a calidad. No será una tarea sencilla, pero lo tienen más fácil que la mayoría de compañías que empiezan en esto de la telefonía.

La nueva Nokia aspira a abrirse un pequeño hueco entre la nutrida oferta de Android en el que poder sobrevivir, pero recuperar su anterior puesto es, a día de hoy, imposible

Pero no nos confundamos, recuperar la posición que un día ocuparon es, a día de hoy, directamente imposible. La nueva Nokia aspira a abrirse un pequeño hueco entre la nutrida oferta de Android en el que poder sobrevivir, lo de crecer y escalar posiciones vendría mucho más tarde, si es que viene.

¿Dónde encajaría Nokia en el segmento Android?

Nokia C1 Render del posible diseño de un Nokia con Android

De momento no sabemos cómo son los móviles que Nokia planea lanzar a mediados del año que viene, por lo que podrían sorprendernos, pero sí tenemos clara cual sería la posición ideal a ocupar por la marca en esta nueva etapa, y no sería la gama alta.

Si buscamos una empresa actual cuya estrategia se asemeje a la Nokia de hace 15 años, la mejor candidata es sin duda Samsung. La marca surcoreana también apuesta por la idea de "un smartphone para cada usuario" ofreciendo un catálogo tan amplio que resulta fácil perderse entre tantas gamas. Su oferta abarca desde los móviles más básicos a los más punteros, pasando por una enorme variedad de terminales de gama media.

Sin embargo, como decíamos, Nokia no debe aspirar a ser lo que fue en el pasado, ni tampoco sería buena idea apuntar a las gamas más altas para competir con equipos como los Samsung Galaxy S7 o los iPhone 7. El mejor lugar para Nokia sería uno más modesto en el que pudieran ofrecer dispositivos completos a precios asequibles, una tarea complicada en estos tiempos en los que los móviles chinos plantan cara a las marcas más consagradas, pero no imposible.

Nos imaginamos a una Nokia compitiendo contra propuestas como las que nos ofrecen Honor, Oppo o Xiaomi; con terminales básicos y otros más completos que podrían estar dentro de lo que llamamos gama media premium, pero siempre con precios razonables y, sobre todo, un público más variado

Es un segmento complicado y la guerra por el precio más bajo es cada vez más descarnada (justo hoy veíamos el nuevo Honor 6X por poco más de 130 euros), pero quizás Nokia no necesite ir tan lejos. Como decíamos, la marca todavía goza de cierto prestigio y es conocida entre la mayoría de consumidores potenciales -sobre todo para la generación que vivió el boom de los móviles en su época adulta y no presta tanta atención a los ofertones que llegan desde China-.

En este sentido, el nombre es la mayor baza con la que juega Nokia y podría compensar que los precios no sean tan exageradamente ajustados, siempre a cambio de productos de calidad como nos tenían acostumbrados. En 2017 saldremos de dudas.

En Xataka Móvil | Nokia confirma la fecha de llegada de sus nuevos smartphones con Android: segundo trimestre de 2017

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos