Compartir
Publicidad
Samsung Galaxy Note 7, crónica de una muerte anunciada
Móviles Android

Samsung Galaxy Note 7, crónica de una muerte anunciada

Publicidad
Publicidad

El culebrón del Galaxy Note 7 acaba de dar un giro que, aunque se veía venir, no deja de sorprender por lo enrevesado de la situación. Tras iniciar el programa de reemplazo de las unidades defectuosas, se confirmó que los nuevos modelos supuestamente seguros también arden. Ante tan compleja situación, Samsung decidió detener las ventas de su phablet mientras investigaban más al respecto. Pero la cosa no quedó ahí y finalmente ha sucedido lo inevitable: el Samsung Galaxy Note 7 ha muerto.

Cuando se conocieron los primeros casos ya se habló del daño que causaría al prestigio de la marca, pero lo cierto es que Samsung respondió de forma rápida y contundente, reconociendo su error y ofreciendo una solución a sus clientes. Sin embargo, recuperarse de este segundo varapalo iba a ser muy complicado. Al final a Samsung no le ha quedado otra salida que detener, no sólo las ventas, si no también la producción del Galaxy Note 7. Así es como hemos llegado hasta aquí.

El móvil más esperado del verano salió rana

Samsung Galaxy Note 7 batería defectuosa

Muchas eran las expectativas depositadas en el Samsung Galaxy Note 7, pero la alegría duró más bien poco, y es que poco después de su lanzamiento empezó la polémica por las baterías defectuosas, una polémica que lejos de apagarse, está más candente que nunca.

Todo el asunto de las baterías defectuosas comenzó a principios de septiembre y, aunque el problema afectaba a un pequeño porcentaje de terminales, a Samsung no le tembló el pulso. La compañía organizó un programa de sustituciones para que todos los clientes que se habían hecho con un Note 7 lo pudieran cambiar por uno nuevo y totalmente seguro, o eso dijeron.

A Samsung no le tembló el pulso y organizó un programa de sustituciones para que todos los clientes que se habían hecho con un Note 7 lo pudieran cambiar por uno totalmente seguro, o eso dijeron.

El proceso de sustituciones o 'recall', se inició hacia mediados del mes pasado y todo parecía ir bien hasta que hace unos días supimos que se habían producido nuevas explosiones -una incluso provocó la evacuación de un avión-, y esta vez se trataba de unidades de sustitución. En este caso la respuesta de Samsung se ha hecho esperar un poco más, pero al final ha llegado, aunque lo ha hecho en dos fases.

Primero detienen las ventas...

Samsung Galaxy Note 7

Tras conocerse los casos de Note 7 "seguros" que habían producido fuegos, todos esperábamos la respuesta oficial de la compañía, una respuesta que como decíamos no fue tan rápida ni tampoco tan contundente. Esto es lo que dice Samsung en el comunicado publicado hace apenas unas horas:

Estamos trabajando con organismos reguladores para investigar los casos recientes sobre el Galaxy Note 7. Debido a que la seguridad de los consumidores continúa siendo nuestra máxima prioridad, Samsung pedirá a todos los operadores y distribuidores a nivel global que paren las ventas y sustituciones del Galaxy Note 7 mientras la investigación continúa.

Seguimos comprometidos en trabajar diligentemente con las autoridades reguladoras pertinentes para tomar todos los pasos necesarios para resolver la situación. Los clientes con un Galaxy Note 7 original o un Galaxy Note 7 de reemplazo deben apagar el dispositivo, dejar de usarlo y aprovechar las soluciones disponibles.

Lo cierto es que el comunicado de Samsung es bastante descafeinado si lo comparamos con la gravedad de la situación, y es que el hecho de que pase una vez ya es grave, pero si pasa dos veces seguidas la cosa se complica y, como era de esperar, el problema no se ha quedado ahí.

Durante los días previos al comunicado de la marca, fueron varias las voces que apuntaban a una solución mucho más drástica. Una importante agencia de noticias de Corea del Sur aseguraba ayer que Samsung había detenido completamente la producción del Note 7, una teoría que en principio no fue confirmada pero que ha acabado haciéndose realidad.

...y ahora la producción

Samsung Galaxy Note 7 baterías defectuosas

Aunque Samsung se ha resistido, al final no tenía muchas más salidas y la marca surcoreana ha decidido detener la producción del Note 7 de forma indefinida, lo que significa que la corta vida del Galaxy Note 7 ha llegado a su fin.

Como comentábamos, la noticia ya nos llegaba ayer a través de la agencia de noticias Yonhap, pero Samsung no la confirmó en su primer comunicado, en el que hablaban únicamente de detener las ventas hasta terminar con la investigación en curso. Finalmente, Samsung ha confirmado lo que todos nos temíamos en unas escuetas declaraciones al WSJ:

La seguridad de nuestros clientes es nuestra máxima prioridad, hemos decidido detener las ventas y la producción del Galaxy Note 7.

Es pronto para saber las consecuencias que tendrá todo este asunto, pero lo que está claro es que el prestigio del que gozaba la serie Note ha quedado hecho añicos por toda esta polémica y, aunque en menor medida, también el prestigio de la marca.

Lo cierto es que el desenlace de esta historia no nos pilla por sorpresa, sobre todo tras conocer los nuevos casos de incendios en unidades supuestamente seguras. El Samsung Galaxy Note 7 podría haber sobrevivido el primer recall, pero no el segundo y el fabricante no tenía muchas más opciones que matar al que un día fue el mejor phablet del mercado.

Más información en Xataka

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos