Compartir
Publicidad

Vodafone Smart 4G, análisis de uso durante un mes

Vodafone Smart 4G, análisis de uso durante un mes
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vodafone vuelve a la carga con uno de esos móviles rebautizados con el nombre de la operadora, el Vodafone Smart 4G, un terminal que bajo su carcasa viene firmado por el fabricante chino Coolpad. En concreto es el modelo 8860U, un nombre con mucho menos gancho.

El Smart 4G es un LTE asequible y compacto, con especificaciones de gama media pero pensado para exprimir las posibilidades de la red de datos que la operadora ha desplegado por las principales ciudades del país.

Diseño y materiales

En el Smart 4G predomina la gran pantalla y el plástico de la carcasa trasera, con un tacto algo gomoso y agradable. La carcasa es desmontable, lo que permite el acceso a la batería, la ranura microSIM y la microSD. El único logotipo visible es el de Vodafone, en la carcasa y en el frontal. En la batería aparece el verdadero fabricante, Coolpad.

El panel IPS garantiza un buen ángulo de visión sin distorsión de colores. Con una resolución de 960x540 en 4.5 pulgadas, se queda en una densidad de 245ppi. Los píxeles se aprecian, como es de esperar en un gama media, pero en general es una buena pantalla para un móvil de estas características. Se comporta bien incluso en exteriores.

Vodafone Smart 4G, carcasa trasera

En el frontal hay un pequeño espacio entre el borde de plástico y el cristal, en el que se acumula un poco de suciedad. Es la única falta que le encuentro al diseño, sencillo y con esquinas redondeadas. El borde lateral tiene una línea curva de aspecto metálico que engloba a los botones y conectores.

Resulta poco habitual la ubicación del conector microUSB, pues está en la parte superior del móvil, junto al conector de auriculares. Debido a esto, es incómodo de usar mientras se está cargando, sobre todo con la pantalla en modo vertical.

El botón de encendido se encuentra en el lateral derecho, mientras que el botón de volumen está en el lado opuesto. Con eso terminamos el repaso a los controles físicos, puesto que al no contar con botones capacitivos se utilizan los botones en pantalla de la interfaz de Android.

Vodafone Smart 4G, vista lateral

En la parte trasera encontramos la generosa ranura para el altavoz, y la cámara sobresaliendo de la superficie. Pese a tratarse de un sensor de 8 megapíxeles, la calidad de la óptica es normalita. La típica de un terminal de gama media. Junto a la cámara, encontramos el flash LED.

Hablando de LEDs, el Smart 4G tiene un LED de notificaciones en el frontal, capaz de emitir luz de varios colores. Es algo que hasta que no se tiene no se da cuenta uno de lo útil que puede ser para saber al momento si es una notificación importante o secundaria, siempre que las aplicaciones sepan utilizarlo y uno configurarlas de forma adecuada.

Se echa en falta, eso sí, un sensor de iluminación que ajuste el brillo de la pantalla de forma automática. En tablets de 10 pulgadas es innecesario, en tablets de 7 es útil, y en un móvil me parece una carencia importante.

Vodafone Smart 4G, hardware

El procesador cuenta con buenas referencias, ya que viene firmado por Qualcomm. Es un Snapdragon 400 corriendo a 1.2GHz, un doble núcleo (Krait) acompañado por una GPU Adreno 305. No faltan los típicos datos de gama media: 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento interno, que por suerte se pueden ampliar con tarjetas microSD. La ranura, como ya hemos comentado, es accesible desmontando la carcasa y la batería.

Vodafone Smart 4G: Especificaciones
Pantalla IPS 4.5 pulgadas, multitáctil 5 puntos
Resolución 960x540 píxeles, 245ppi
Procesador Qualcomm Snapdragon 400 1.2GHz
Procesador gráfico Adreno 305
RAM 1 GB
Memoria 8 GB + microSD
Versión S.O. Android 4.2.2 Jelly Bean
Conectividad 2G/3G/LTE (Cat. 3), WiFi 802.11a/b/g/n/ac, Bluetooth 4.0, NFC, GPS
Puertos de expansión MicroUSB OTG, MicroSD
Cámaras Frontal: 0.3Mpx / Trasera: 8Mpx
Batería 1880 mAh
Acceso a Google Play Sí, de serie
Precio 230 Euros

En cuanto a dimensiones, sus medidas son de 134x67.1 milímetros, con 10.25 milímetros de grosor. No es fino, pero tampoco nada exagerado. En cuanto al peso, sus 153 gramos se antojan elevados para un dispositivo de 4.5 pulgadas. En efecto en la mano parece pesar más de la cuenta, pero nada que no se olvide a los pocos días de uso.

Los 1880 mAh de batería cunden más de lo que preveía. Día y medio con un uso normal, y un día completo con uso más intensivo, valores que considero más que satisfactorios. El consumo en reposo es contenido, lo que ayuda al resultado global.

Vodafone Smart 4G, vista frontal

Rendimiento y benchmarks

Como no podía ser de otra forma, hemos enfrentado al tablet a nuestra galería de benchmarks habituales. Así se ha defendido:

Vodafone Smart 4G: rendimiento
AnTuTu v4.0.4 13788 puntos
Quadrant v2.1.1 5148
Vellamo HTML 5: 2056 / Metal: 522
3DMark v1.2 Ice Storm / Extreme / Unlimited : 4570 / 2321 / 4002
Epic Citadel v1.07 44.9 FPS @ 904x544, Ultra HQ / 54.8 FPS @ 904x544, HQ / 55.9 FPS @ 904x544, High Performance
BenchmarkPI 1.11 387 milisegundos

El dispositivo funciona con soltura, y sólo sus 8 GB de almacenamiento y la justita densidad de píxeles de la pantalla le marcan como gama media. Es además uno de los dispositivos LTE más asequibles, aunque la disponibilidad de conexión a alta velocidad queda condicionada por la cobertura de Vodafone. Si vives en una gran ciudad es muy probable que puedas exprimirla al máximo.

Vodafone Smart 4G, conectores en la parte superior

Software

Como no podía ser de otra forma, Vodafone mete sus zarpas e inunda el terminal de software innecesario y prescindible. Discover, que mezcla estadísticas del teléfono con publicidad de los servicios de la compañía. Vodafone Contacts, para hacer copias de seguridad de la libreta de direcciones. Vodafone Cloud, para almacenar en la nube. Mi Web, con la que se accede a varios servicios para clientes. Updates, que se encarga de mantener al día esta plétora de aplicaciones.

Sólo una destacable, Vodafone Protect. Es un servicio gratuito que te permite blindar el terminal, de tal forma que es imposible acceder a su contenido si te lo roban, además de poder conocer de forma remota su ubicación. Eso sí, una vez activado te anima a contratar McAfee Antivirus, previo pago.

Al menos parece que al ser independientes y actualizadas mediante Updates, no deberían retrasar la llegada de una hipotética actualización de Android. De esas que la gama media no suele ver, aunque nunca se sabe.

Vodafone Smart 4G, contenido de la caja

Vodafone Smart 4G, conclusiones

Durante el mes que he tenido el Smart 4G he podido comprobar que es un gran gama media. Se comporta bien en exteriores, más si en tu zona hay cobertura LTE. Su autonomía te permite aguantar más que de sobra el día completo, con la tranquilidad de saber que no vas a acabar la tarde a la caza del enchufe salvaje.

Algo pesado para su tamaño, sí, es la impresión inicial al sacarlo de la caja, pero pronto se termina olvidando. En el bolsillo al final ni lo notas. Es algo incómodo usarlo mientras carga, debido a que el conector está situado en la parte superior. Salvo que trabajes en apaisado, claro.

No puede adquirirse libre, como es lógico, y está disponible por 0 euros casi con cualquiera de las tarifas que ofrece la operadora.


6.8



Diseño7.0
Pantalla7.5
Rendimiento7.0
Software6.5
Cámara5.0
Autonomía8.0

A favor

  • LTE
  • Autonomía
  • Rendimiento

En contra

  • Cámara
  • Software innecesario

El Vodafone Smart 4G ha sido cedido para la prueba por parte de Vodafone. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos