Sigue a Xataka Android

Root en Android 3

Todos sabemos que en los smartphones y tablets tenemos información muy sensible. Son dispositivos con los que accedemos a las cuentas bancarias, hacemos compras online y contienen información privada sobre nosotros. En España se está moviendo la legislación para que sea legal para la policía instalar troyanos en los teléfonos y tablets siempre que un juez lo autorice.

Independientemente del debate sobre si esta invasión de la privacidad es legítima o no, normalmente la policía va por detrás del criminal, y si la policía se plantea estas técnicas las organizaciones criminales las llevan usando ya mucho tiempo. ¿Estamos cuidando la seguridad lo suficiente?

No instalar aplicaciones fuera de tiendas oficiales

La primera medida que debemos tomar para que no tengamos troyanos en nuestro Android es no instalar aplicaciones fuera de las tiendas oficiales, normalmente Google Play. Lo bueno de tener las aplicaciones de tiendas oficiales es que si hay algún problema nos la retirarían del dispositivo automáticamente.

Cuando instalamos apks fuera de las tiendas oficiales tenemos que decírselo explícitamente a nuestro Android. Y nos sale un aviso de seguridad. Y esto es por algo. Instalar algo de fuera es peligroso, y ya os contamos en su día el caso del keylogger en SwiftKey.

Vigila los permisos

Otra recomendación básica de seguridad es revisar los permisos de la aplicación al instalarla. Incluso si las estamos instalando desde tiendas oficiales. En Google Play hay veces que aparece malware. Normalmente es retirado del teléfono rápido, pero puede que el daño esté hecho.

Una aplicación podría capturar todos los datos que tecleamos, revisar lo que mandamos a nuestro banco o tiendas online o acceder a nuestra agenda de contactos. ¿De verdad necesitan las aplicaciones los permisos que piden? El caso de Monopoly Gratis es un gran ejemplo de lo cuidadosos que debemos ser.

Usa aplicaciones de seguridad

Y aún así deberíamos usar aplicaciones de seguridad para nuestro dispositivo. Estas aplicaciones pueden ser un antivirus o, a nivel más físico, una protección ante el uso no autorizado de nuestro terminal.

Todos los Android vienen con la posibilidad de bloquear el terminal con un patrón o código PIN. Puede parecer un incordio, pero bastan diez segundos para que alguien coja nuestro terminal, entre en una web, descargue un apk malicioso y nos lo instale. Claro que estamos hablando de casos muy concretos, seríamos el objetivo directo de alguien que nos está intentado espiar y no es algo muy habitual.

Si tenemos bloqueado el teléfono con patrón de seguridad normalmente no es muy complicado averiguarlo mirando las marcas de grasa que quedan en la pantalla. Por ello es conveniente limpiar de vez en cuando el terminal y también instalar una aplicación que avise de cuando se intenta desbloquear de forma fallida. Para ello tenemos aplicaciones como Cerberus (que además permite localización y borrado remoto en caso de robo) y Capptura.

Conclusiones

La seguridad de nuestro terminal Android debería ser una prioridad. Nuestra privacidad y nuestros ahorros depende de ello, así que no merece la pena dejarlo en un plano secundario. Ser precavidos, además, no cuesta apenas tiempo y nos puede ahorrar algún que otro quebradero de cabeza.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios