Síguenos

Acer Iconia B1

Unas semanas después de su presentación en el CES 2013 hemos tenido la oportunidad de probar en profundidad el Acer Iconia B1. Nos encontramos ante un tablet de siete pulgadas destinado al segmento de entrada, es decir, competitivo en precio y sencillo en todos sus aspectos.

Quizá sea excesivamente sencillo en los materiales, algo justo en las especificaciones y a simple vista no se distinguiría del típico tablet chino que venden en los grandes almacenes. Pero cuida bastante el software, ya que trae Android 4.1.2 y el precio es de 119 euros.

Acer Iconia B1, materiales y acabados

Entramos a analizar los meteriales y los acabados de este tablet de siete pulgadas. Y en esta ocasión nos encontramos ante su punto más débil. Todos los materiales son plásticos y, lo que es peor, se nota que son plásticos.

La parte trasera es además lisa, lo que acentúa el tacto a plástico barato. En los bordes podemos ver una tira de color azul que también es de plástico y se ve demasiado sencillo. Lo peor de todo es la parte frontal, pues no estamos ante una pantalla de cristal duro sino que su aspecto es también el de plástico. Lo dicho, plástico por todos los lados.

Cuando se tiene en las manos da la sensación de que estamos ante un producto de baja calidad, que se puede romper en cualquier momento, y además con el uso va quedando una capa de grasa que no aprecio tanto en tablets y móviles que frontales de cristal.

El marco negro que rodea la pantalla me parece excesivo. Es cierto que es necesario para se que se pueda usar para leer como si fuera un libro, pero creo que se podría haber ajustado un poco. No acaban de convencerme los marcos amplios que abundan en los tablets de siete pulgadas.

En definitiva, los acabados y materiales son baratos y así se ven. Si se compara con un Nexus 7, por ejemplo, no hay color. Las sensaciones son mucho peores. Pero claro, la diferencia de calidades también se refleja en el precio.

Ver galeria completa » Acer Iconia B1 (17 fotos)

Acer Iconia B1, hardware

El procesador que mueve el tablet Iconia B1 es un Mediatek de doble núcleo a 1.2 GHz. Si bien no estamos ante lo mejor del mercado la sensación es que va fluido, tanto al moverse por las aplicaciones como al navegar como al jugar (y he probado algunos juegos exigentes, como el Dead Trigger, que iba bastante bien, aunque los tiempos de carga eran un poco lentos).

La pantalla es de siete pulgadas y con resolución 1024 × 600 píxeles. Es capacitiva y con reconoce cinco puntos de presión. La sensación que da es que le falta algo de resolución. Para los más exigentes o para los que quieran leer libros creo que acabarían con la vista cansada. Estamos acostumbrados a ver resoluciones mayores en tablets de este tamaño. Por otro lado, el ángulo de visión es algo limitado, hay que tenerlo bastante bien enfrentado para poder ver bien los colores (a partir de 70º empiezan a cambiar) y la pantalla refleja bastante la luz (no es apta para ser usada en exteriores).

La memoria interna es de 8 GB ampliables mediante tarjetas microSD (en la parte inferior) hasta 32 GB. De los 8GB internos hay 6 GB libres (en dos particiones, a pesar de que en Jelly Bean no es necesario). La conectividad es básciamente WiFi, sin 3G, aunque también trae Bluetooth 4.0. El tablet tiene GPS y una batería de 2.710 mAh. Sólo dispone de cámara frontal de 0.3 megapíxeles, básicamente para videoconferencias (funcionan bien).

El tablet dispone también de un puerto USB que no es OTG. El conector de audio de 3,5 mm completa la parte de conectores de este tablet. Es decir, los más exigentes se verán privados de un conector HDMI para conectarlo a la televisión.

Software y sistema operativo

Acer Iconia B1

Como he explicado antes, la versión que trae el Acer Iconia B1 es Android 4.1.2 Jelly Bean, con lo que está casi a la última. El tablet viene con las aplicaciones de Google, como Google Play, Gmail, Chrome, Maps, Currents y algunas más. Y por supuesto podemos instalar lo que queramos desde Google Play.

No existe una excesiva personalización, casi podríamos decir que estamos ante una versión pura de Android. Sin embargo, en la barra de notificaciones hay unos cuantos accesos directos que son trabajo de Acer. Estos sirven para activar y desactivar el Wifi, el Bluetooth, el modo avión, o la rotación de la pantalla. Son pequeñas mejoras no intrusivas que se agradecen.

Acer Iconia B1

Aparte de estas mínimas modificaciones que hay al inferfaz Android, no hay mucho más que venga por parte de Acer. La excepción es una aplicación para registrar nuestro producto, y el resto son las aplicaciones de Android y Google que vienen en casi todos los terminales.

Acer Iconia B1, la opinión de Xataka Android

El Acer Iconia B1 es un tablet de entrada que cumple con todos los estereotipos. Por un lado tenemos acabados que son fundamentalmente plásticos de baja calidad y una pantalla que podría ser mucho mejor (por el plástico que la recubre y por la resolución).

Pero por otro lado tenemos una potencia adecuada, una conectividad bastante buena (si exceptuamos el 3G, cosa que no es necesaria para todos los usuarios) y un sistema operativo Android que está casi a la última. Y por supuesto el precio es interesante, 119 euros.

Si me pidieran recomendación yo siempre diría que merece la pena pagar un poco más y tener mejores acabados y resolución de pantalla, pero ante un presupuesto ajustado el Acer Iconia B1 no me parece una mala opción.

En Xataka Android | Iconia B1, toda la información del nuevo Android de Acer

Deja un comentario

Ordenar por:

12 comentarios