Compartir
Publicidad
Huawei Mate 10 Lite, análisis tras un mes de uso: el reto de mantener la esencia y bajar el precio
Análisis

Huawei Mate 10 Lite, análisis tras un mes de uso: el reto de mantener la esencia y bajar el precio

Publicidad
Publicidad

La saga Lite de Huawei es una de las más exitosas de la firma china. La premisa funciona: terminales que se inspiran en el buque insignia de la firma pero recortan especificaciones para llegar a precios más asequibles. Hasta ahora, los Lite de Huawei se habían inspirado en la serie Huawei P, pero este año la compañía ha querido ampliar su alcance sumando también a la serie Mate con el Huawei Mate 10 Lite.

Ya en el análisis vimos que el Huawei Mate 10 Lite es un digno 'hermano pequeño' del modelo original. Apuesta por un panel muy amplio que se suma a la tendencia 18:9, diseño de metal y cámaras dobles delante y detrás. Hemos probado el Mate 10 Lite durante un mes, os contamos nuestras impresiones.

Huawei Mate 10 Lite en vídeo

Diseño: el gama media que quería ser gama alta

Nada más sacarlo de la caja, el diseño sorprende por sus buenos acabados, y es que es en su exterior donde más similitudes vemos con el gama alta en el que se inspira. El diseño hace que el Mate 10 Lite parezca un terminal de una gama superior y su espalda metálica le da un toque elegante, aunque también es cierto que resulta algo resbaladiza en el manejo. Aquí usar una funda protectora puede ser la solución.

Otro detalle que no termina de convencer en el uso diario es que la cámara trasera sobresale bastante del chasis. No supone un problema grave, pero este 'bump' hace que vayamos con cuidado extra al colocarlo sobre una mesa. Sin embargo, el cristal que la protege es muy resistente y no tiene ni un solo arañazo.

Huawei Mate 10 Lite

En la parte trasera también tenemos el lector de huellas, una ubicación que personalmente no me resulta del todo cómoda, aunque a cambio tenemos un rendimiento muy bueno y un frontal que se acerca a la idea de 'todo pantalla'. Es el precio a pagar.

Hablando de pantalla, la del Mate 10 Lite no defrauda en absoluto. La amplitud potencia la experiencia visual y su resolución FullHD+ es más que suficiente para que podamos ver el contenido con total claridad. Mención especial al menú de configuración tan detallado donde podemos ajustar la tonalidad del panel, aunque la reproducción del color es bastante acertada.

Experiencia de uso: luces y sombras

Huawei Mate 10 Lite

En el análisis inicial ya comentamos que el rendimiento del chip Kirin 659 era muy bueno en el día a día y tras un mes de uso se reafirman las sensaciones. No hay lag o cierres inesperados en tareas básicas como consultar redes sociales, navegar, ver vídeos en YouTube o usar juegos simples. Sin embargo, es cuando apostamos por juegos más exigentes donde se notan las limitaciones del cerebro de este Huawei.

En general, aunque la experiencia es buena, es en el desempeño gráfico donde este Mate 10 Lite nos recuerda que estamos ante un smartphone de gama media. Si quieres un terminal para jugar a alta potencia, esta no es la mejor opción.

Huawei Mate 10 Lite EMUI con Nougat

En el lado del software, destacar que la experiencia de uso de la capa EMUI es muy buena y destaca por su fluidez. Trae bastantes apps preinstaladas (muchas de las cuales podemos eliminar) y en general tiene muchos ajustes, algo que personalmente me acaba agobiando un poco. Pero el punto negativo del software no es la capa en sí, sino el hecho de que todavía tengamos Android Nougat, aunque esperamos la actualización a Oreo próximamente.

Con respecto a la batería, la serie Mate es conocida por su excelente autonomía, ¿se traslada esto a su variante Lite? Sí, aunque hay algún 'pero'.Lo habitual en este mes ha sido llegar de sobra al día sin tener que visitar el enchufe, pero ha habido algunos días de uso más exigente en los que ha tocado pasar a repostar antes de lo previsto, aunque no es lo habitual.

El punto negativo o el 'pero' de la batería no es su duración, sino la ausencia de carga rápida o USB-C, haciendo que el proceso llegue a superar las dos horas, algo que si tienes prisa desde luego no ayuda.

Cámaras: un desenfoque por partida doble que todavía tiene que mejorar

Huawei Mate 10 Lite

Las cámaras son uno de los puntos destacados de este smartphone. Tenemos dobles cámaras tanto delante como detrás; para la trasera Huawei apuesta por un sensor de 16 megapíxeles con uno secundario de 2 megapíxeles y en la delantera tenemos un combo de 13+2 megapíxeles.

El objetivo principal de esta configuración es poder hacer el efecto bokeh o desenfoque de fondo tan de moda. Sin embargo, el Mate 10 Lite vuelve a recordarnos que es un gama media y aquí no llega a sorprender. Ojo porque en muchos casos consigue buen resultado, pero depende en gran medida de las condiciones lumínicas y la escena fotografiada, por lo que es un poco 'lotería.

Huawei Mate 10 Lite El desenfoque del fondo es resultón también con la cámara doble, pero no siempre conseguimos resultados óptimos.

La sensación se mantiene con la cámara delantera, donde también depende mucho de las condiciones que el recorte del sujeto quede más natural o por el contrario sea más errático. Sin embargo, es un añadido interesante si eres de sacarte muchos selfies.

Con respecto a la calidad, sucede lo mismo que en la mayoría de smartphones, sobre todo los de gama media; cuando tenemos buena luz nos devuelve imágenes muy nítidas, con tonos fieles y en general muy bien resueltas, pero es caer la luz y empiezan a manifestarse debilidades aquí y allá.

Huawei Mate 10 Lite Los resultados dependen en gran parte de la luz, aunque si tienes buen pulso se consiguen fotos interesantes de noche.

Antes de cerrar este apartado toca mencionar la aplicación de la cámara. Aquí sucede un poco lo mismo que con EMUI, tenemos muchas funciones propias, tantas que pueden llegar a agobiar un poco, al menos esa es mi percepción. Sin embargo, también es cierto que una vez te pones a jugar con efectos como el de larga exposición se consiguen efectos muy interesantes.

La serie Lite tiene un nuevo e interesante escudero

Huawei Mate 10 Lite

El Mate 10 Lite tenía por delante la complicada tarea de mantener la esencia de la serie Mate al tiempo que bajaba el listón en especificaciones para contener el precio, y el resultado es un terminal equilibrado que consigue plasmar el espíritu del conocido phablet, pero haciéndolo más asequible.

Tras pasar un mes conviviendo con el Huawei Mate 10 Lite, sin duda su diseño es uno de los puntos que más convencen. La sensación de que es un móvil superior a su gama se mantiene. Es un móvil muy sobrio que no te cansas de ver.

Las cámaras y el rendimiento son quizás los puntos en los que en ocasiones se nota que estamos ante un terminal más básico, pero solamente notamos carencias en escenarios más exigentes como al jugar a juegos muy pesados o hacer fotos en condiciones complejas.

En definitiva, el Huawei Mate 10 Lite es una buena opción para quien quiere esa experiencia phablet a un precio más asequible. Hablando de precio, el terminal se puede conseguir por 271 euros (el precio oficial era 299 euros), y aquí viene su mayor hándicap: competir en una gama media cada vez más saturada de opciones muy económicas no será sencillo.

En Xataka Móvil | Huawei Mate 10 Lite, análisis: el hermano pequeño que viene con ganas de guerra
En Xataka | Huawei Mate 10, análisis: todo un acierto en diseño y cámara que juega también la baza de su precio

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio