Qué pasa si aceptas todas las cookies sin pararte a configurarlas

Qué pasa si aceptas todas las cookies sin pararte a configurarlas

7 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Qué pasa si aceptas todas las cookies sin pararte a configurarlas

Endulzarse el paladar con una buena galleta, aunque siempre con moderación, es agradable. Pero si hablamos de las cookies en términos de Internet nos estamos refiriendo realmente a esos ficheros de datos que almacenan las páginas web cuando las visitamos.

En Android, al igual que en iOS y en ordenadores, las cookies tienen la misma importancia. Por eso creemos interesante hacer un repaso a qué son exactamente estos ficheros y por qué son tan importantes. De hecho, te explicaremos cuál es el motivo por el que es siempre recomendable pararse a configurarlas sin darle al botón de "aceptar" a ciegas.

Las cookies no son necesariamente malas si sabes en qué consisten

Lo primero de todo es saber qué son exactamente las cookies. Básicamente son una serie de ficheros que se crean con nuestros datos de navegación. Los poseen las webs que visitamos, aunque para ello no solo necesitan nuestro consentimiento expreso, sino que también siguen unas determinadas normas.

Y, como casi todo en la vida, tiene su parte positiva y su parte negativa. Un ejemplo de que estos registros no son necesariamente malos lo encontramos a la hora de hacer compras online. Seguro que en alguna ocasión te ha ocurrido de estar visitando una tienda digital, añadir productos a la cesta, salir sin querer de la web y ver que al volver a entrar siguen en la cesta. Pues bien, esto es gracias a que las cookies mantienen vivo ese recuerdo de los productos que añadiste a la cesta.

Si miramos el lado más polémico de las cookies nos es imprescindible hablar de la publicidad. Los anuncios no son malos, ya que ayudan a dar rentabilidad a páginas web y pueden ser útiles para el usuario al encontrar consejos afines a sus preferencias. Sin embargo, en este último punto está la cuestión que muchas veces se puede ver negativa. De forma muy lícita, por cierto.

Y es que las cookies pueden servir para crear un patrón de comportamiento del usuario rastreando su actividad. Por ejemplo, si buscas información sobre zapatillas de deporte, es más que probable que en siguientes páginas que visites te aparezcan anuncios sobre zapatillas de deporte, independientemente de que la web en la que estés tenga o no relación con esa prenda.

Las leyes europeas sobre Cookies precisamente están tratando de regular que podamos tener un mayor control sobre estos ficheros. Así, no solo tenemos la posibilidad de borrarlas de nuestro navegador, sino también de configurarlas y hacer que los ficheros almacenen solo cierta información.

Tipos de cookies y diferencias entre "aceptar todas" las cookies y "solo las necesarias"

Cookies

Entramos ya de lleno en ese apartado que muchos damos por tedioso cuando entramos en una web y nos salta un aviso sobre cookies y tendemos a marcar cualquier botón. Sin embargo queremos ver por qué es importante dedicarle un tiempo a configurarlas y no aceptarlas sin más o rechazarlas directamente. Y más viendo que hay ciertos sitios web que no lo ponen fácil y su configuración es algo enrevesada.

Resumiendo, tenemos dos tipos de configuraciones, comenzando por las cookies necesarias, conocidas también como cookies técnicas. Estas generan ficheros que se consideran necesarios para que los sitios web puedan controlar el tráfico de usuarios que entran y establecer ciertos mecanismos internos como el de almacenar ciertos datos de compra (véase el ejemplo de la cesta de compra que hablábamos anteriormente). También son válidas para realizar procesos de registro en las webs, poder utilizar elementos de seguridad y optimizar el rendimiento de la web.

Las cookies de personalización, también llamadas cookies de preferencias con frecuencia, son las que rastrean tus preferencias de navegación con el fin único de mejorar tu experiencia de uso. Véase como ejemplo que recuerden tu idioma para mostrarte un contenido que puedas entender, así como la región e incluso el navegador que utilizas. Esto último es especialmente destacable si tenemos en cuenta que hay muchas webs que no están optimizadas para todos los navegadores.

De acuerdo a la normativa europea, todos los sitios webs deben permitir configurar las cookies que se almacenan. De ahí sale el ya famoso pop-up solicitando permisos para almacenar cookies.

También nos encontramos las cookies de rendimiento y análisis, las cuales no deben confundirse con las de publicidad que mencionaremos después. En estas se registra toda la actividad que el usuario lleva a cabo en su navegación por ese sitio web. En cierto modo podríamos decir que sirve para rastrearle, pero únicamente mientras permanece allí, ya que no servirán para rastrearle cuando entre en otra web y tampoco para ofrecerle anuncios personalizados en base a lo que haga en ese sitio web.

Las cookies de publicidad, también conocidas como cookies de marketing sí son las que sirven para crear perfiles de cada usuario. Aceptando estas cookies se permite que exista un rastreo por otras webs con el fin de mostrar publicidad acorde a esos gustos y preferencias que los sitios web creen que tiene el usuario. Aquí entra de lleno el ejemplo de las zapatillas de deporte que mencionábamos en un apartado anterior.

Cookies
Ejemplo de cookies desglosadas

Cabe decir que luego los sitios web pueden hacer variaciones de su configuración de cookies y dividir los diferentes apartados comentados anteriormente en diferentes consentimientos. Por ejemplo, puede que las cookies de publicidad no sean una sola petición, sino que la desglosen consultando al usuario si se le permite crear un perfil publicitario en base a su actividad, si también le permite mostrar anuncios acorde a ello, utilizar sus preferencias con el fin de crear un estudio, etc.

Por tanto, ya no hace falta entrar en demasiados detalles para explicar qué ocurre cuando aceptamos todas las cookies. Y es que al hacerlo se están aceptando todas y cada una de las condiciones expuestas en los anteriores tipos de cookies.

Por tanto, si estás preocupado por tu privacidad, estos ficheros son importantes. De acuerdo a las ya citadas normas europeas, todas las webs tienen la obligación de permitirte configurar las cookies y seleccionar solo las que creas conveniente. En ocasiones debes buscar la opción en la letra pequeña, pero estar, están. Y de esta forma podrás elegir solo algunas e incluso quedarte solo con las necesarias/técnicas.

Inicio