Sigue a

La patente definitiva de Apple

La patente 8,223,134. Bajo ese numerito que ha obtenido Apple esta semana se esconde un arma colosal en su lucha contra Android, aunque en realidad también le valdría contra Windows Phone, RIM, y en general casi cualquier sistema operativo móvil que tenga una interfaz gráfica.

Hemos querido analizar con detenimiento el posible alcance de la noticia, y tanto los pro-Apple como los pro-Android coincidimos en que esta patente puede suponer un antes y un después en la guerra de patentes. Sólo el nombre completo da una idea de la enorme porción de territorio que abarca: “Dispositivo electrónico portátil, método e interfaz gráfica de usuario para mostrar listas electrónicas y documentos”.

Lo abarca casi todo

Tal y como suena. La patente cubre todos los aspectos genéricos que Apple diseñó para el iPhone, incluyendo publicar blogs, escribir y leer correos electrónicos, realizar y recibir llamadas telefónicas, cámara, reproductor de vídeo, calendario, navegador, widgets (más simples que los de Android), teclado virtual, búsquedas, notas, mapas… y sobre todo, una interfaz multitáctil.

Incluso desplazar la vista por un documento que no cabría en la pantalla, usando gestos táctiles y barras de desplazamiento. “La madre de todas las patentes de smartphones”, la están llamando.

Vamos, que en la guerra de patentes, aunque el principal contrincante es actualmente Android, casi nadie estaría a salvo. Y a un nivel absolutamente letal.

Pero es más. Al cubrir tantos aspectos relacionados con el diseño de la capa software, los creadores de apps también quedan desprotegidos frente a posibles demandas por parte de Apple. Hay que recordar que ya les hizo juego sucio a los desarrolladores, patentando interfaces de aplicaciones que había encontrado en la App Store.

Apple tiene una “bomba nuclear”. ¿Ahora qué?

Potencialmente, puede ser un enorme paso hacia atrás en el desarrollo tecnológico, tanto a nivel de hardware como software, y una gran merma en la competitividad del sector.

Aunque también es obvio que detonar una bomba termonuclear como esta pueda ser muy contraproducente incluso para la propia Apple. Pero ya se sabe, con armas de este calibre no hace falta ni usarlas: tenerlas bajo tu control es suficiente para evitar enfrentamientos.

En un litigio cualquiera, Apple podría usar esta especie de “patente comodín” tanto para atacar como para defenderse. Y sus adversarios se lo pensarán dos veces antes de iniciar un nuevo caso contra Apple, porque sus posibilidades de victoria se pueden reducir de forma considerable.

No me cabe duda de que si el añorado Steve Jobs siguiera al frente de Apple, no tardaríamos en ver una batería de demandas contra los principales fabricantes de Android, y quizás contra otros sistemas operativos. Afortunadamente, Tim Cook me parece que es algo más pacífico en este sentido, al menos por el momento.

Por cierto, gracias a todos los que nos habéis enviado la pista por muy diversas fuentes.

Vía | Patently Apple
Más información | U.S. Patent and Trademark Office, Phandroid, Wired
En Xataka Android | Apple tendra que arrepentirse y comunicar públicamente que Samsung no copió el iPad

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios