Síguenos

Motorola Razor Maxx

Google cambia de estrategia y cierra Motorola España. Hace poco más de un año, Google compraba la división de móviles de Motorola, causando un enorme revuelo en el ecosistema Android. A golpe de talonario, pasaba de un día para otro a ser no sólo desarrollador de software, sino también de hardware. Por aquel entonces, Google afirmó que Motorola no tendría ninguna ventaja especial frente a otros fabricantes. Parece que ventajas no, pero sí tendrá una nueva hoja de ruta.

Tras la compra, realicé un análisis sobre cómo iba a afectar esta adquisición al mercado Android, y me alegra ver que no iba desencaminado en los planteamientos que expuse. No contaba con el cierre de delegaciones nacionales, pero sí pensaba que Motorola iba a ser la punta de lanza con la que Google iba a tomar las riendas del ecosistema Android.

En definitiva, cualquiera es libre de utilizar Android, pero es Google quien va a establecer el camino a seguir, ya no sólo en software, sino en hardware. Es lógico, la principal ventaja del competidor número uno es la integración entre la capa física y la capa lógica. ¿Por qué no mejorar ese punto débil de Android, ahora que Motorola es parte de Google?

Yo marco el camino, seguidme

Google tiene claro, y así lo ha demostrado con su línea Nexus, que es mucho más eficiente lanzar uno o dos terminales, en lugar de una gama de catorce terminales muy similares. Un Nexus y un Nexus 7, en lugar de renovar Optimus o Xperias cada pocos meses, todos cortados casi por el mismo patrón. Motorola no era de las que más terminales incluía en sus gamas, por otra parte.

Gama Android de Motorola

También llevan tiempo avisando de que están hartos de tanta personalización, y tantos retrasos en las actualizaciones. Dan mala imagen a Android, y en este mercado eso es algo imperdonable. Un poco de uniformidad que simplifique la vida al usuario es más que deseable.

Así es como se hace, ahora cada cual con su estrategia

Hasta ahora, Google no tenía mecanismos para forzar este cambio de estrategia, precisamente por la libertad del sistema. ¿Cómo hacerlo? Mostrando tú el camino, y el que quiera que te siga. De ahí que en mis previsiones comentara que, seguramente, Google utilizaría a Motorola no para lanzar el nuevo Nexus, sino que cada nuevo móvil de Motorola sería un Nexus en sí mismo: nada de personalizaciones, un referente para el resto de fabricantes, y actualizaciones rápidas (por no tener que revisar la inexistente personalización).

En resumen, Google no obligará a los demás fabricantes Android a bailar a su son, pero con este movimiento confirma lo que ya sospechaba hace un año: tampoco quiere tener que depender de los planes del resto de fabricantes. Pero sin imposiciones: cada fabricante es libre de tener su propia estrategia con Android, aunque ahora deberán seguir más de cerca los movimientos de Google.

Guía de diseño Android

Una apuesta de las de todo o nada

Indudablemente, Google está apostándose Motorola a una carta, aunque no es mala baza. Es un movimiento arriesgado, que puede ser una revolución para Android. Como ya dijera en mi análisis del año pasado, en las revoluciones ruedan cabezas y en este caso han sido Motorola España y las delegaciones de muchos otros países.

Android está alcanzando unas cotas globales muy altas, pero le falta mucho camino por recorrer. En este mercado las tornas cambian con demasiado facilidad y hay que hacer apuestas a corto y largo plazo muy arriesgadas si uno quiere seguir vendiendo, o incluso existiendo, en periodos muy cortos de tiempo. Motorola no ofrecía gran cosa a Google en su estado actual, pero las posibilidades eran inmensas.

¿Merecía la pena gastar 12.500 millones de dólares sólo para tener la cartera de patentes? No, una inversión así tenía que ser más global. Los mismos fabricantes por aquella época estaban nerviosos, y con razón (como si los estuvieran apuntando con una pistola, decía por aquel entonces). Google no iba a jugársela de forma rastrera a su ecosistema, pero era lógico que deseara marcar las líneas maestras de la estrategia de Android.

Este movimiento, aunque sin dejar de ser sorprendente, no me parece absurdo. Tampoco me parece que sea un perjuicio para el resto de fabricantes, aunque les obligará a replantearse sus planes de futuro. Es incómodo porque te fuerza a cambiar, pero esto no es necesariamente dañino.

Motorola es Google

Cómo afectará a la venta de terminales Motorola por países

No sé si la marca Motorola seguirá existiendo o no. Lo que sí parece más probable es que Google se haga cargo de la distribución de estos terminales, al estilo de lo que ya hace con Nexus. Es lo suficientemente grande como para negociar con las operadoras, aunque no tanto como para imponer sus condiciones, como ya experimentó en sus propias carnes en los albores de la era Android.

Por aquel entonces, sus planes eran las de ofrecer smartphones gratuitos, con la idea de que fuera la publicidad la que los costeara. Las operadoras de telecomunicaciones hicieron frente común y arruinaron este plan, puesto que no estaban dispuestos a regalar tanto poder a Google. Esto era un negocio a dos bandas, y las operadoras, lógicamente, no estaban por la labor de ceder su parte del control.

Así que veremos terminales Motorola, o con la marca que decidan establecer, disponibles a través de Google Play. Es posible que haya una gama Nexus, construida por Asus, Sony, HTC o Samsung, junto con uno o dos “Googlerolas”. Pero veo más que probable que sean los “Googlerolas” los que a partir de ahora sean la referencia a seguir por el resto de fabricantes.

En Xataka | Google cierra Motorola España, a pesar de sus ventas, en su guerra global al iPhone
En Xataka Android, hace un año | A favor: qué traerá de bueno la compra de Motorola por Google

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios