Compartir
Publicidad

La gama media está muy competida, ¿qué hay que tener en cuenta?

La gama media está muy competida, ¿qué hay que tener en cuenta?
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A día de hoy entendemos el mercado de los móviles Android como tres escalones. Los móviles de entrada, los de gama media y en lo más alto los buques insignias. Cada uno ofrece una experiencia diferente y gracias a esta clasificación podemos encuadrar a todos los terminales. Sin embargo, en los últimos dos años las líneas han estado algo difusas gracias a la aparición de teléfonos de entrada con pretensiones de ser algo más.

2015 apunta a ser un año donde la gama media de Android se vuelva a redefinir. Quieren dejar claro que pueden ofrecer algo más que los teléfonos de menos de 200 euros. Ser competitivos, diferentes y dejar claro que si están por encima no es solo por la etiqueta de su precio. Este año, la guerra en este nicho puede ser incluso más interesante que la ya clásica lucha de titanes por llevarse el trono de mejor móvil del año.

La gama media se redibuja

En los últimos años, varios fabricantes se habían acomodado haciendo teléfonos de gama media. Versiones “mini” de sus tope de gama donde se escalaba en diseño y se optaba por un hardware barato que funcionaba pero que dejaba mucho que desear cuando lo teníamos en la mano. Compromisos que terminaban siendo frustrantes y hacían que la inversión en terminales de ese tipo no merecería la pena.

Ante esta situación, otras compañías trabajaron para tener terminales igual de competitivos o, en algunos casos, mejores que ellos. Eran más baratos, venían bajo la mano de marcas de confianza, lo que conocíamos como gama media se iba desdibujando ante unos dispositivos de entrada que cada vez pegaban más fuerte. Tenían que contraatacar, sentarse de nuevo en la mesa y redefinir los esquemas del escalón intermedio.

No todo valía y los fabricantes se dieron cuenta de que no podían seguir con la misma estrategia. Samsung fue una de las primeras en darse cuenta tras ver cómo las alarmas saltaban al ver que los resultados de 2014 habían caído. Rescataron al Galaxy Alpha para convertir sus líneas de diseño en un terminal de gama media, de los de verdad.

Honor

Se pusieron manos a la obra y lanzaron la seria A en tres tamaños: A3, A5 y A7. En Xataka analizamos el modelo de 5 pulgadas y pudimos comprobar que, efectivamente, se trataba de un terminal que definía bien lo que era la gama media. Especificaciones potentes y sin los compromisos que tenía un móvil de entrada, todo ello con un cuerpo metálico que lo hacía diferente al resto.

Luego fue Sony en Barcelona. Con el M4 decidieron darle un cambio importante al M2 y cuidar algunos aspectos críticos: se mejoraba el diseño (es muy Z3) y en la pantalla se apostaba por componentes de calidad y donde los móviles de entrada no destacan tanto. Es decir: pantalla (más calidad y resolución) y cámara. Si todo va según lo previsto, le conoceremos a fondo el mes en mayo y su precio debería estar alrededor de los 300 euros.

Este año tenemos auténticos móviles de gama media: sin compromisos y sacando buena notas en algunos apartados clave como la cámara y la pantalla.

Para acabar, entre los grandes, tenemos a LG. Los coreanos presentaron sus terminales en el Mobile pero de momento parece que se centrarán en la gama de entrada. El año pasado lo hicieron bien escalando el G3 a un formato más pequeño y con especificaciones correctas, aún así da la sensación de que tienen algo bajo la manga para lo que queda de año.

Ojo también a Huawei con Honor. Fruto de la necesidad de crear una nueva marca para entrar en determinados mercados (Estados Unidos se les atraganta) han cuajado terminales muy interesantes y que sirven además para definir la nueva línea de estilo de la gama media: terminales sin grandes compromisos y con algún que otro factor diferencial en el que despuntan.

A5

Todos estos terminales han ganado en prestaciones, los fabricantes han mimado más tanto los componentes como la experiencia y lo que hemos visto hasta ahora hace que nos planteemos su compra y no recurramos a los gama de entrada usando el argumento de que son más baratos. Esta vez han logrado diferenciarse de verdad.

Las operadoras, su gran aliado

Cuando mucha gente me pregunta sobre qué móvil comprarse, lo normal es que venga acompañado con un presupuesto, una cifra que siempre se traduce en “menos de 200 euros”. Territorio de gama de entrada. No quieren ataduras con las operadoras sino pagarlo a toca teja y tener un teléfono competente que les dure un año y medio, quizás dos. Ahí el rey, en mi opinión, es Motorola quien francamente lo ha hecho muy bien, aunque la renovación del Moto G este 2015 me ha resultado descafeinada.

El precio sigue siendo una barrera de entrada para muchos y más cuando no hay muchas pretensiones de querer algo más. A pesar del rechazo a los compromisos con las operadoras, precisamente son éstas las que sirven como puerta para que los Galaxy A, Xperia M4 Aqua y compañía se hagan un hueco a través de la financiación mes a mes o las ofertas de cada empresa.

Que esta gama funcione es crucial para muchas compañías. Los gama alta son los más mediáticos pero al final quienes engordan las cuentas de las empresas son los terminales de menor rango. Este año vienen con fuerza y veremos si será suficiente para frenar el avance de los Motorola, bq, Xiaomi y compañía.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos