Compartir
Publicidad
LG X Screen, análisis: así se comporta la gran apuesta de LG en la gama media
Móviles Android

LG X Screen, análisis: así se comporta la gran apuesta de LG en la gama media

Publicidad
Publicidad

LG es un fabricante conocido, sobre todo en estos últimos tiempos, por sus terminales de gama alta, pero no se centran únicamente en esta gama, sino que también apuestan por la gama media y baja. Si bien en la gama alta son capaces de hacer productos casi revolucionarios, en las gamas inferiores todavía tienen bastante margen de mejora.

En esta ocasión han decidido traer tres modelos para la gama media, siendo éstos los LG X Power, LG X Cam y nuestro protagonista, el LG X Screen. Cada uno de ellos tiene una cualidad diferencial, siendo el del último la cualidad de tener una pantalla secundaria, como la del LG V20, para accesos rápidos.

En este análisis veremos los puntos fuerte y débiles de este terminal que, a pesar de no estar mal para el día a día, hay cosas en las que LG puede mejorar bastante cuando se habla de la gama media y de entrada. Vamos a empezar por ver las especificaciones técnicas de este LG X Screen para ir abriendo boca.

Especificaciones sin alardes, pero suficientes para un uso básico

El LG X Screen es un terminal que cumplirá bien para el uso más estándar, como pueden ser llamadas, chats, redes sociales o juegos sencillos. Veremos que nos falta un sensor de huellas en este terminal, pero sí tenemos cosas tan populares como el NFC o una radio FM. También veremos que en ciertos momentos algunas de las especificaciones se nos quedan cortas.

LG X Screen, especificaciones
Dimensiones físicas 142.6 x 71.8 x 7.1 mm
120 gr.
Pantalla 4,93 pulgadas
Resolución 1.280 x 720 píxeles, 298 ppp
Procesador Qualcomm Snapdragon 410
Quad-core 1.2 GHz
Procesador gráfico Adreno 306
RAM 2 GB
Memoria 16 GB + microSD hasta 256 GB
Versión Android 6.0.1 Marshmallow
Conectividad LTE, NFC, Wi-Fi 802.11 b/g/n/
GPS con soporte A-GPS y GLONASS
Bluetooth 4.1 A2DP
Radio FM
Cámaras Trasera: 13 MP f/2.2 con autofocus, flash LED, HDR y vídeo 1080p
Frontal: 8 MP
Batería Batería Li-Ion, 2.300 mAh, no extraíble
Acceso a Google Play Sí, de serie
Precio de salida 193,48€

Vamos a empezar por el cerebro de este terminal, el más que machacado Snapdragon 410, que si bien ha demostrado ser más que competente, siendo un terminal de 2016 podría haber apostado por el Snapdragon 415, algo superior y más eficiente. A este procesador le acompañan unos suficientes 2 GB de RAM.

En cuanto a almacenamiento, tenemos unos 16 GB que se antojarán suficientes si no eres exigente, pero si se te quedan cortos en algún momento podrás ampliarlo con una tarjeta microSD de hasta 256 GB. No es que sea una barbaridad de almacenamiento, pero al menos está lejos de esos que apenas te daban para un par de juegos normales y las app básicas.

La pantalla que trae el LG X Screen es de 4,93 pulgadas con resolución HD, que no es muy alta, pero estamos en ese tamaño en el que esa resolución es todavía admisible. Como no puede ser de otra manera, la pantalla usa tecnología IPS, de la cual hablaremos dentro de unas cuantas líneas.

En cuanto a conectividad, LG no duda en meter un chip NFC, la popular radio FM, así como LTE, por supuesto. Por lo demás contamos con GPS con GLONASS, Bluetooth 4.1, Wi-Fi Direct y DLNA como características más notables.

En cuanto a conectividad, podemos decir que LG le ha puesto de todo, incluso una radio FM, pero algunas de las especificaciones, eso sí, son un tanto justas
Trio Capturas 1

En cuanto a cámaras veremos unas especificaciones normales, teniendo delante un sensor de 13 MP con apertura f/2.2, autofocus, y grabación en vídeo FullHD. Delante tendremos una cámara de 8 MP con apertura f/2.4, más que suficiente para los selfies de la mayoría, aunque no cuenta con un flash propio para condiciones de muy poca luz.

Quizás el punto más flojo de este terminal en cuanto a especificaciones sea su batería, que se queda en unos muy cortos 2.300 mAh. Teniendo en cuenta que no es extraíble y tampoco dispone de carga rápida, llegar al final del día podría, según el tipo de usuario que seas, ser un pequeño desafío.

En definitiva, se trata de un móvil de gama media-baja con un procesador un tanto justo, una pantalla relativamente pequeña, unas memorias suficientes y una batería que se nos antoja un tanto corta para alguien que necesite de un uso intensivo en determinado momento. Por suerte, en cuanto a conectividad no nos falta prácticamente de nada.

Diseño cómodo para la mano, pero bastante resbaladizo

Img 20161014 150446

Últimamente están en auge los llamados terminales 'premium', recibiendo este nombre los móviles construidos con cristal o metal. Este X Screen no es una excepción, siendo la parte trasera de cristal y los bordes metálicos. Como suele pasar con cualquier móvil de cristal, es un tanto resbaladizo y las huellas se quedan con mucha facilidad.

Haciendo nuestro repaso habitual, vamos a empezar por la parte delantera y, al mismo tiempo, lo diferencial del terminal. Encontramos su pantalla de 4,93 pulgadas con el logo de LG debajo y encima veremos la cámara frontal, los sensores, el altavoz para llamadas y su pantalla secundaria de 1,73 pulgadas.

La cámara frontal, por cierto, la veremos al lado de la pantalla secundaria, dando la sensación de que "irrumpe" en su espacio, pero esto es algo que pasa también tanto en el LG V10 como en el LG V20, por lo que no hay que extrañarse.

Los marcos son un tanto mejorables teniendo en cuenta que los botones están en la pantalla y los bordes laterales podrían haberse ajustado un poco más. Detrás nos encontramos con lo típico, la cámara, el flash LED y el logo de LG nuevamente. La trasera, como decíamos, es de cristal y las huellas son muy visibles al poco de tenerlo en la mano.

No es un terminal que destaque visualmente, y quizás podrían haber mejorado un poco el tema de los biseles, especialmente los laterales.

Img 20161014 150441

En el borde superior vemos únicamente un micrófono de cancelación, mientras que en el inferior tenemos el jack de 3,5 mm, el conector para el microUSB y el altavoz. En el lateral izquierdo nos encontramos con los botones de volúmen y en el derecho con el de encendido y la bandeja para meter las nanoSIM y la tarjeta microSD. Si usas la microSD, sólo habrá espacio para una nanoSIM.

En cuanto a los botones, éstos no sobresalen de más ni bailan en sus posiciones. La pulsación puede hacerse sin problema, ya que no son demasiado blandos ni demasiado duros. Los botones de volúmen, además, pueden hacer como atajos al pulsar dos veces. Pulsando dos veces el e subir te hará una captura, mientras que con el de abajo te lleva directamente a la cámara.

En resumen, no es un terminal feo y sí bastante ligero gracias a sus 120 gramos y cómodo por su tamaño, pero se echa de menos que los bordes estuvieran un poco más ajustados, sabemos que LG es perfectamente capaz de hacer virguerías para construir teléfonos compactos para el tamaño que tienen.

Una pantalla con buena visibilidad en exteriores y una secundaria que funciona bastante bien

Img 20161010 192234

Como ya mencionamos antes, el LG X Screen trae una pantalla de 4,93 pulgadas y resolución HD bastante adecuada, dando como resultado una densidad de 298 ppp. La tecnología que emplea, como no puede ser de otra manera, es IPS de buena calidad.

En lo referente a los ángulos de visión no hay problema alguno, se ve casi a la perfección en todo momento, aunque puede que la facilidad con la que se quedan las huellas te acabe estorbando un poco. En exteriores, al poner el brillo al máximo, la visión es más que adecuada, pudiendo ver el contenido relativamente sin problemas. El brillo medio es eso sí, algo bajo.

En cuanto al panel táctil, éste responde sin ningún problema en todo momento, quizás no de una forma tan rápida que tiene la gama alta, pero casi no se retrasa. Esta buena sensación se mantiene cuando usas el doble toque para despertar o apagar el dispositivo. En este aspecto no hay nada que objetar.

Respecto a la pantalla, no hay ninguna queja con sus ángulos de visión, su visibilidad a la luz del sol ni con su sensibilidad táctil. La pantalla secundaria, aunque útil, con una batería tan justa acaba por notarse el gasto que supone.

Vamos a dedicarle un pequeño espacio a la pantalla secundaria, la cual permanece encendida en todo momento. Cuando la pantalla principal está encendida, ésta puede mostrar accesos rápidos, los iconos a las apps más usadas, un mensaje configurado por tí o la reproducción de música. Por supuesto, también te dejará ver las notificaciones sin que tengas que salir de tu aplicación.

Cuando está apagada la pantalla principal, el brillo de la secundaria se reduce para mostrarte la hora, fecha y batería, aunque te puede mostrar también lo dicho en el párrafo anterior arrastrando. A la hora de navegar por esta pequeña pantalla no tendrás problemas, es también muy precisa y responde al instante.

Lo que sí he notado es que si miras con cierto ángulo, hay en esa zona una pequeña fuga de luz que hace que la mini pantalla no quede tan oscurecida. Además, como ya explicaré en su apartado correspondiente, aunque su objetivo es ahorrar batería, ésta pantalla, al estar encendida todo el tiempo, también gasta.

Un rendimiento aceptable y una autonomía más bien justa

Trio Capturas 2

A modo de recordatorio, cabe mencionar que trae un procesador Snapdragon 410, de cuantro núcleos a 1,2 GHz y 2 GB de RAM. Sobre el papel son unas especificaciones suficientes para un usuario normal que no necesite correr aplicaciones muy complejas, aunque se echa de menos un procesador un poco menos modesto.

En cuanto al rendimiento en sí, funciona bastante bien, aunque no lo podemos comparar con, por ejemplo, el Moto G4 Play ya analizado, básicamente porque sobre Android hay una capa de personalización que, en conjunción con el hardware, hace que se note ese descenso en el rendimiento respecto al terminal estadounidense.

A la hora de abrir aplicaciones es donde notamos que el hardware está algo limitado, y es que en varios casos ha tardado un poco más de la cuenta en ejecutarlas, aunque en ningún caso se ha forzado un cierre de ninguna aplicación. Con los juegos que empiezan a ser exigentes es posible que haya que hacer un pequeño ejercicio de paciencia, pero para un usuario poco exigente rendirá bien.

El apartado en el que quizás haya que ser más duro es en el de la batería, y ya nos lo podemos imaginar viendo su cifra, 2.300 mAh, una cantidad muy poco vista últimamente. La batería, como ya hemos dicho, no es extraíble, así que tendrás que tirar con ella toda su vida útil. Además, si necesitaras cargar el móvil en poco tiempo, te llevarás una decepción al no contar con carga rápida.

Durante los días que hemos podido probarlo, llegar al final del día no era demasiado difícil si no le dabas un uso medianamente intensivo, pero aun así no llega precisamente fresco. Hemos conseguido casi 3 horas de pantalla con el brillo al 30% más o menos, y dando un uso básico al móvil (teléfono, chat, correo y algo de redes sociales).

Eso sí, lo mejor es no ejecutar juegos durante mucho tiempo, ya que empezaremos a notar cómo la batería baja a toda velocidad. La pantalla secundaria, además, también tiene su gasto al permanecer encendida todo el rato, e inevitablemente repercutirá en una autonomía aún más baja. Es una lástima que no venga con más batería, porque esto le hace perder algunos enteros.

Duo Capturas 1
Benchmarks LG X Screen
(Snapdragon 410)
3DMark Ice Storm Unlimited: 4.310
Geekbench 4 Single-Core: 511 puntos
Multi-Core: 1.312 puntos
AnTuTu 28.149 puntos
Epic Citadel Ultra High Quality: 29,9 FPS
Vellamo Chrome Browser: 2.105 puntos
Metal: 853 puntos
Multicore: 1.174 puntos
Quadrant 14.176 puntos

Una cámara suficiente, pero con un rango dinámico mejorable

Sobre el papel, la cámara del X Screen no pinta mal al contar con un sensor de 13 MP, apertura f/2.2, flash LED, autoenfoque y grabación de vídeo FullHD. En la parte delantera nos encontramos con un sensor de 8 MP, apertura f/2.4 y grabación en vídeo FullHD. No cuenta con un flash LED, aunque puede usar la pantalla para simular uno.

Si bien en cuanto a especificaciones no está mal, lo mejor es no cantar victoria, pues aunque en condiciones idóneas hace buenas fotos, como cualquier otro terminal, cuando añadimos elementos como sombras o el atardecer, la cámara empieza a mostrar sus limitaciones. Las fotos eso sí, se disparan rápido.

En comparación a otros terminales en su rango de precio, como el Moto G4 Play, las fotos tienen un rango dinámico un tanto pobre, y si haces fotos al atardecer puedes empezar a ver las imágenes un tanto amarillentas o anaranjadas. Los lugares a la sombra van a quedar demasiado oscuros para distinguirlos bien.

20161010 190916

Teniendo en cuenta el tipo de teléfono del que estamos hablando, cuando cae la noche las fotos pierden calidad, haciéndose notar que hablamos de un gama media baja y lo limitado del hardware de la cámara. Seguimos notando ese pobre rango dinámico, aunque sí que aprovecha bien la luz de las farolas.

20161010 191350

Una de los defectos más o menos comunes en las cámaras de LG es el efecto acuarela, del que aquí también vemos rastros, sobre todo de noche, a cambio de reducir la cantidad de ruido. El flash LED, eso sí, es realmente potente, algo común, también, en los móviles de LG, aunque corremos el riesgo de que la imágen quede quemada si la hacemos muy de cerca.

20161004 011854

La interfaz de la cámara es bastante sencilla, teniendo las opciones más comunes a mano. Lo que sí se nota, sobre todo para los que quieran variedad, es la ausencia de modos más allá del automático y simple. Echamos de menos modos manuales, aunque sean limitados, para poder "jugar" con las fotografías.

Software típico de LG

Si algo sabe todo el mundo, es que LG mete su capa de personalización sobre Android. En esta ocasión tenemos Marshmallow con la interfaz LG UI. Como curiosidad, por defecto la interfaz aparece sin cajón de aplicaciones, característica inaugurada en el LG G5, pero si vas a Ajustes y luego a Pantalla, puedes descargar la UI con el cajón de apps.

Tiene una cantidad mediana de bloatware instalado, donde encontramos apps como LG Backup, Smart World (esa tienda que nadie usa), Remote Call Service o su propia app de e-mail. Ninguna de esas aplicaciones se pueden desinstalar sin root, aunque en general no entorpecen la experiencia de uso del terminal.

Trio Capturas 3

De los 16 GB que trae el terminal, puedes usar poco más de 10 GB para tus aplicaciones, fotos, música y demás archivos, aunque si no es suficiente siempre puedes recurrir a la tarjeta microSD. El parche de seguridad con el que viene el LG X Screen es el de julio de este año, otro aspecto a mejorar.

La experiencia de uso por la interfaz es buena, no hay retrasos desesperantes a la hora de ir de una pantalla de inicio a otra, acceder al cajón de aplicaciones o al panel de ajustes, todo se produce con bastante soltura y fluidez. Eso sí, no esperen un funcionamiento tan bueno como el que se prouciría en Android puro.

LG X Screen, la opinión de Xataka Android

Llevo bastante tiempo en Android, y LG siempre ha sido uno de los fabricantes que han necesitado trabajar bastante en la gama media y de entrada, y al probar este terminal veo que han experimentado cierta mejoría y, además, se han esforzado en dar características únicas a sus móviles, no obstante, aún necesita mejorar.

Es cierto que hablamos de un móvil barato, pero el procesador está ya un poco obsoleto (lo que no quita que funcione bien), y su batería es demasiado corta para alguien que quiera darle un uso mediano, corriendo peligro de no llegar al final del día, sobre todo si hablamos de que hay una pequeña pantalla secunaria que, aunque muy poco, consume batería.

Img 20161014 150047

Hablando de la pantalla secundaria, ésta me ha gustado bastante, funciona muy bien, no da problema alguno y tengo curiosidad por ver qué otras funciones podrían estar en una bestia como el LG V20. Algo siempre interesante es también la comodidad con la que puedes sujetar el terminal, pero al ser algo resbaladizo y quedarse las huellas le quita encanto.

Hecho de menos un sensor de huellas para añadir seguridad al móvil y un modo manual (aunque sea limitado) para jugar con las fotografías. Quizás lo que más atraiga a alguien a comprárselo es lo bien que funciona si no le exiges demasiado y su pantalla secundaria a un precio razonable. Te dejamos a continuación las valoraciones que le hemos dado.

6.77


Diseño7
Pantalla7.5
Rendimiento6.5
Cámara6
Software7
Autonomía6

A favor

  • Es un terminal muy cómodo para el día a día
  • La pantalla secundaria funciona bastante bien

En contra

  • Autonomía bastante justa tirando a baja
  • Cámara con un rango dinámico pobre
  • Los marcos podrían ser más reducidos, LG es bastante experto en ello


Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos