Sigue a Xataka Android

Mapas interiores en Google Maps

Parece que hoy Google Maps está teniendo un día muy movido en lo que respecta a leyes internacionales. Si hace unas horas se hablaba de un juicio en Alemania, hoy se está hablando de una medida que, si bien no corta directamente el servicio, podrían ponerle algunos problemas en caso de no obedecer las peticiones del gobierno de España.

En una propuesta no de ley presentada en la Comisión de Defensa por el Partido Popular se ha contemplado el poder censurar unilateralmente contenido de servicios cartográficos, entre los que se encuentra Google Maps, aunque no estaría limitado únicamente a este servicio. Los argumentos se resumen en evitar que cierta información caiga en manos de grupos terroristas.

Según los parlamentarios, algunos grupos terroristas han afirmado obtener información geográfica de servicios online como Google Maps o los mapas de Bing. Aunque las palabras que han usado han sido, como poco, desafortunadas.

Es obvio que el terrorismo no existe por culpa de estas nuevas formas de acceso a la información cartográfica, pero sí pueden facilitar la comisión de actos terroristas si no se protege debidamente la difusión de estos datos sobre instalaciones sensibles

El objetivo es algo más que Google

Evidentemente quien lo use tiene más información del lugar, pero lo tiene tanto un grupo que quiera atacar un edificio como un simple turista que esté buscando un teatro para una función a la que le han invitado. Esto hace que paguen justos por pecadores, aunque cabe recordar que hasta hace poco unos mapas con tanto nivel de detalle era ilegal que estuviese en manos de población civil, permitiendo tal precisión únicamente al ejército.

En todo caso, y aún enfocándose en Google Maps, la propia empresa ya censura lugares en España a petición de las autoridades. En concreto en España hay localizados un regimiento de transmisiones en Madrid que se censuró en 2009, otro en Somosaguas, también en Madrid, ambos con imágenes desactualizadas, un helipuerto abandonado en Cartagena y una finca con un silo en El Ejido. Es decir, ya ha habido censura en Google Maps sin ningún tipo de ley, simplemente pidiendo a Google que lo hiciese.

Los motivos de esta futura e incierta ley no son nada claros y no nos compete en esta publicación en la que nos debemos centrar en la tecnología y no en las ideas políticas adjuntas. En todo caso, parece más indicada a poder censurar contenido de mapas sin que Google ni ninguna otra empresa pueda quejarse mucho, pero es como ponerle puertas al campo.

Hay decenas de servicios online con fotos de satélite, con lo que va a ser muy difícil que puedan llegar a hacerlo totalmente efectivo. Muy seguramente no sirva más que para perder el tiempo y energías. Aún así, conviene estar al tanto cuando haya novedades serias sobre este proyecto que parece abocado al fracaso y a la inutilidad.

Vía | La Ser

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios