Compartir
Publicidad

¿Qué hacer si tu Android se queda tostado?

¿Qué hacer si tu Android se queda tostado?
Guardar
71 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces trasteando con el móvil pasan cosas desagradables. Por ejemplo que no te arranque. Y esto es justo lo que me pasó el otro día. El proceso de recuperar los datos y el terminal en sí fue algo lento y tedioso, así que voy a explicar qué me pasó, por qué y cómo logré recuperar todo. También daré unos consejos para que todo sea más fácil si os ocurre algo.

Lo primero, normalmente no debería pasar nada si no hacemos cosas peligrosas. En mi caso tengo un Nexus 4 con el bootloader desbloqueado, recovery modificado y root. Sí, tengo todos los ingredientes para que algo vaya mal ya que estoy toqueteando las tripas de mi Android, lo sé. Pero es lo divertido de Android.

¿Por qué se puede quedar bloqueado un Android?

En general un Android se puede quedar bloqueado si estamos tocando la partición de sistema. Esto eso, desinstalar alguna aplicación de sistema, mover alguna desde o hacia ahí o actualizar el sistema operativo (ya sea con una ROM o una actualización oficial si teníamos alguna modificación).

En mi caso fue esto último. Me llegó la OTA de Android 4.4 y la instalé sin más, a pesar de que tenía el teléfono rooteado y a partir de Android 4.3 esto requiere una modificación en la partición del sistema. También tenía Cerberus integrado en el sistema, así que cualquiera de estas cosas ha podido ser. No tiene por qué pasarle a todo el mundo, pero si has trasteado hay que tener cuidado.

En mi caso el terminal se quedaba enganchado en el ciclo de arranque. No terminaba nunca. Por suerte tenía acceso al fastboot y al recovery, con lo que sabía que algo podía hacer.

¿Qué puedo hacer en estos casos?

En una primera instancia, el recovery es tu amigo. Puedes hacer un wipe de caché y de Dalvik, eso lo primero. A mi no me funcionó pero seguramente a mucha gente sí. Un wipe de los datos seguro que ayuda, pero no queremos perder la configuración de todo, así que éste será nuestro último recurso.

Nexus 2012

Lo segundo es restaurar un backup desde el recovery. Antes de hacer cualquier actualización lo normal es hacer un NAND backup (desde el recovery o desde ROM Manager) precisamente para ir hacia atrás sin ningún problema. En 10 minutos tienes el teléfono como antes de la actualización. Sí, adivinad quien no hizo dicho backup y el último backup es de hace meses...

Lo tercero que se puede hacer es bajar una imagen de fábrica (o una ROM) y volver a intentar instalar. Si tienes tarjeta SD es muy fácil, basta poner el zip o imagen en la tarjeta y usar el recovery. Si el terminal no admite tarjeta SD (mi Nexus, por ejemplo) entonces hay que hacerlo desde un PC vía adb.

Para que adb funcione hay que tener en el PC instalados los drivers y el SDK de Android. Para que todo vaya rápido lo mejor es tenerlo todo configurado en un PC por si os pasa algo de esto que la cosa vaya rápida, porque cuando hay problemas lo último que queréis es estar instalando cosas (¿ya adivináis quién no tenía los drivers y SDK instalados?).

Al final si usáis Windows y tenéis un Nexus os recomiendo que uséis Unified Android Toolkit, te instala los drivers y baja todos las imagenes de fábrica de forma automática.

¿Se puede instalar una imagen de fábrica sin hacer un wipe?

Uno de los problemas de restaurar la imagen de fábrica sin hacer un wipe es que seguramente no todo vaya fino. De hecho si a eso le sumas que instalas una imagen de fábrica anterior a la versión de la OTA (ejem, instalé la KRT16O cuando la actualización OTA que tenía instalada era la KRT16S) lo normal es que nada funcione bien (quizá esto no fue del todo culpa mía, hay un bug que afecta a algunos Nexus 4 en la OTA de Android 4.4).

Una vez hecho esto, aunque todo no vaya fino, podemos hacer un backup de nuestras aplicaciones con Titanium Backup. Necesitamos hacer root de nuevo, ya que la instalación de la imagen de fábrica nos lo hace perder, pero no es muy complicado.

Sacamos el backup, hacemos full wipe, de nuevo instalamos Titanium Backup y restauramos todo. Y ya tenemos el teléfono funcionando perfectamente.

Conclusiones

Si veis todos los pasos que tuve que dar para recuperar mi teléfono una cosa está clara: nunca hagáis nada en la partición del sistema sin un NAND backup previo. Solucionar las cosas con dicho backup es muy rápido y sencillo, y sin él todo se complica bastante.

También viene bien tener una herramienta como Titanium Backup que nos haga backups regularmente a la nube y podemos hacer un wipe total sin muchas contemplaciones. Y si tenemos un PC preparado con el SDK de Android y los drivers instalados también agilizamos bastante el proceso.

En Xataka Android | Koush lanza un driver universal ADB para Windows Imagen | Andrew Mason

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos