Compartir
Publicidad
Publicidad
WhatsApp es gratis: todo sigue igual
Comunicación y mensajería

WhatsApp es gratis: todo sigue igual

Publicidad
Publicidad

La noticia del día es, sin duda, que WhatsApp dejará de cobrar un dólar al año a sus usuarios. Sin embargo, por muy espectacular que suene, incluso el cambio de modelo de negocio que se impone todo sigue exactamente igual que ayer.

¿Cómo puede ser esto? ¿Todo igual? Si han fluido ríos de tinta sobre este asunto, desde la prensa especializada (no hay más que mirar todo lo que hemos sacado nosotros sobre el asunto) hasta la más generalista. Pues sí, todo sigue igual, vamos a ver por qué.

La mayoría de los usuarios no pagan por WhatsApp

En España casi todo el mundo usa WhatsApp. Y todo el mundo conocemos a alguien que se niega sistemáticamente a pagar la suscripción anual por principios. Y aunque alguna vez se han llevado algún susto (un baneo que puede durar unos días) normalmente acaba renovándose solo por unos meses.

Las cifras oficiales son escasas, pero hay algunos datos. En 2013 tenía 400 millones de usuarios y sin embargo ingresó únicamente 10 millones de dólares. En 2014 los ingresos subieron a 15 millones pero los usuarios a 600 millones.

El motivo es obvio: lo complicado de un servicio de mensajería instantánea es lograr una buena cuota de mercado. Algunos, incluso siendo gratis y con muy buena calidad (por ejemplo Telegram) no logran llegar a una masa crítica como la que tiene WhatsApp. WhatsApp podría haber sido más agresiva cobrando a sus usuarios ya que tenía una posición dominante, pero la historia demuestra que no es tan complicado dejar de ser el primero y pasar a ser irrelevante (ICQ, MSN, Gtalk...).

Por tanto aunque estemos dando la noticia a bombo y platillo de que WhatsApp pasa a ser gratis, ya lo era para la mayoría de la gente. Y para los que lo pagábamos, en fin, el coste anual era menor que el precio de un café... irrelevante (a pesar de la polvareda que levantó cuando se empezó a cobrar).

El cambio de modelo de negocio era imperativo

Whatsapp2

Lo segundo que hemos explicado con mucha profusión los medios es que WhatsApp deja su modelo de negocio de cobrar al usuario y se enfoca al mercado de la comunicación corporativa para sacar el dinero. Pero realmente el cambio es obligado y nada tiene que ver con que WhatsApp deje de cobrar.

Uno de los problemas que tienen las aplicaciones de mensajería es cómo rentabilizar el número de usuarios. Cobrar es complicado, como hemos visto. Y poner publicidad en algo tan personal como una comunicación privada es problemático. Así que casi todos se están decantando por cobrar a empresas o vender complementos que enriquezcan la capacidad de comunicación.

El camino de WhatsApp estaba claro. La inversión de Facebook en la empresa (21.800 millones de dólares) impone un modelo de negocio serio y existe una demanda clara por parte de las empresas de usar WhatsApp para comunicarse con sus clientes.

Los nostálgicos del WhatsApp de pago no tienen nada que echar de menos

De todo lo que he leído hoy de WhatsApp lo que más me ha llamado la atención es un comentario de mi compañero en El Blog Salmón, Javier Navarro:

¿Por qué le gustaba que fuera de pago WhatsApp? Casi lo único que he escuchado en estos años desde que WhatsApp se decidió (aunque no de forma muy firme) a cobrar a sus usuarios han sido quejas. Sin embargo pagar por algo te da una garantía: estás pagando por un producto y no eres el producto de un tercero.

Si WhatsApp se centra de lleno en ofrecer servicios para que las empresas nos contacten la experiencia de usuario cambiaría notablemente. Y es que estaría ofreciendo a sus verdaderos clientes (las empresas) lo que piden, algo que es normal. En cambio mientras cobren a los usuarios de la mensajería el cliente al que contentar cambiaría. Parece lógico pero no es así.

Incluso aunque siguieran cobrando a los usuarios WhatsApp no logra ser rentable (y menos si tenemos en cuenta el precio pagado por Facebook) con los ingresos de los usuarios. Algo tendrían que haber metido que inyectara dinero a la plataforma y los ingresos de usuarios serían ridículos comparativamente. De hecho serían tan ridículos que han decidido eliminarlos del todo para evitar que sea una barrera de entrada a nuevos usuarios.

Si realmente quisiéramos una plataforma de mensajería instantánea que se centre en los clientes a base de cobrarles y hacer un producto centrado en ellos a lo mejor deberíamos mirar herramientas de este tipo corporativas. Slack (fuera de la versión gratuita muy limitada) cuesta unos 7 dólares al mes. ¿Estamos dispuestos a pagar esto por un producto centrado en nosotros? No lo creo.

WhatsApp ahora es gratuito pero ya lo era para la mayoría de sus usuarios. Y no cambia su modelo de negocio porque realmente no tenía ninguno. Es decir, todo sigue igual. Si acaso han encontrado una forma de sacarle dinero.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos