Compartir
Publicidad

He hablado por teléfono con Whatsapp unas cuantas horas, así me ha funcionado

He hablado por teléfono con Whatsapp unas cuantas horas, así me ha funcionado
Guardar
101 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hacer llamadas desde WhatsApp puede que sea lo segundo más demandado en esta servicio tras la versión web. Ambas han llegado ya aunque la voz todavía se resiste y llega a cuentagotas con este singular sistema de invitaciones donde tenemos que esperar a que alguien nos llame para que se active el servicio. Resulta curiosa la expectación cuando hay tantísimas opciones a día de hoy.

Sea como sea, ya he podido probarlo y he hecho unas cuantas llamadas para probarlo y ver si realmente la expectación que se ha generado alrededor es tal. Tras probar el servicio de WhatsApp en diferentes condiciones, llamadas largas incluidas, esto es lo que me he encontrado.

Cómo activar las llamadas en Whatsapp

Como decíamos, WhatsApp tiene una especie de sistema de invitaciones por el cual podemos hacer que otra persona tenga llamadas si nos ponemos en contacto con ellas usando este servicio. Lo activa cada cierto tiempo y ayer, por ejemplo, hubo oportunidad para que alguien nos habilitara esta función con una generosa y gratuita llamada.

El funcionamiento es sencillo, esperamos a que alguien nos llame y listo. Tan solo tenemos que tener instalada la última versión (la de la web y la de Google Play valen) y asegurarnos que estamos en Android ya que en iOS y Windows Phone todavía no está. Cuando recibamos la llamada, se nos activará la nueva interfaz.

Llamada 2

En ella veremos que el menú principal de Whatsapp se divide en tres columnas: llamadas, chats y contactos. Con deslizar el dedo podemos pasar de una a otra. Personalmente, creo que se podrían ahorrar el encabezado para decirnos en qué apartado estamos ya que la cantidad de espacio que ocupa es generosa.

Luego nos encontraremos con el icono de llamadas en las conversaciones y, cuando iniciemos una, nos aparecerá una interfaz parecida a la que tenemos cuando usamos el teléfono. Aquí WhatsApp podría aprovechar y a la que le da un lavado de cara a la aplicación para ajustarla a las líneas de Material Design rediseñe el menú de las llamadas, es realmente feo.

Poniendo el servicio a prueba

Ya con el servicio activo, comenzamos con la primera llamada rápida para comprobar que funciona. En este caso el ejemplo no podía ser más favorable: dos conexiones WiFi de fibra (50 mbps y 100 mbps) con buena cobertura. La llamada se escucha sin mayor problema y el lag es aceptable aunque al principio parece que le cuesta un poco más.

No tiene el sonido tan claro como Skype o Facebook Messenger pero funciona sin mayor problema. Noto que el ruido de fondo (mi padre preguntándome cómo le activo WhatsApp en su iPhone 6 Plus) se distorsiona de una forma extraña como no ocurre cuando hago una llamada normal o con otro servicio. En fin, primera prueba resulta con éxito.

Llamada
En unos dos minutos de llamada, esto es lo que me ha consumido con datos.

Probamos ahora con 4G en exteriores e interiores. Donde vivo tengo una recepción muy buena por lo que la señal llega sin mayor problema. Seguimos haciendo llamadas con los dos bajo esta red y la calidad es idéntica a una red WiFi. Se escucha sin problemas y con un ligero retraso aceptable. Hablamos durante unos cinco minutos y veo, en el gestor de Android, que he consumido más o menos 800 KB en hacer la llamada, la cantidad es aceptable.

Vamos ahora con una prueba dura, configuro mi móvil para que solo tenga conexión 3G y hago una llamada a un número que está con datos móviles pero con la velocidad limitada al haberse terminado el bono. Es decir, 64 kbps. Llamo y vemos que este ridículo ancho de banda no da para nada. Se escucha entrecortado, con mucho ruido, imposible comunicarse correctamente.

No se trata tanto de un fallo de optimización por parte de WhatsApp sino que las conexiones a esta velocidad son terribles para cualquier tarea que requiera cierta rapidez. Seguimos probando el servicio y hacemos una llamada larga por WiFi en interiores y otra por la calle como si la hiciéramos por voz: pasando por sitios con poca señal, moviéndonos, entrando y saliendo al transporte público.

Llamada 1

La calidad se resiente un poco en algunos momentos pero en general cumple tanto si queremos hacer una llamada corta como si nos queremos tirar un buen rato hablando. Con buenas conexiones no pierde la llamada pero en situaciones más adversas a veces se desconecta e intenta recuperar la señal.

Habiendo probado varios servicios, creo WhatsApp por fin ha llegado pero lo ha hecho tarde. Lo que ofrece está bien y es indudable que teniendo en cuenta el tirón que tiene el servicio habrá muchos que se animen a usarlo pero a nivel de calidad es correcto, sin más. Soy usuario asiduo de VoIP cuando estoy en el extranjero y lo que he probado hasta ahora no me ha sorprendido.

WhatsApp llega tarde y lo hace con un servicio que cumple en el día a día pero que no está a la altura de las expectativas. Hay mejores alternativas en cuanto a calidad.

Para mí la referencia en Android es Facebook Messenger. Llamadas con mucha calidad y que salvo pequeños cortes funcionan muy bien. Skype también es otra opción a tener en cuenta pero la cantidad de batería que consume en móviles hace que sea una opción secundaria. Cuando viajo en Estados Unidos utilizo la primera para llamar a España a través de datos (SIM prepago USA) y me resuelve muy bien esta necesidad.

¿Un salto en la VoIP? De momento no

Queda la duda de si WhatsApp supondrá por fin un paso adelante para que las llamadas de voz sobre IP se normalicen y no sea algo de nicho. No cabe dudas a estas alturas de que muchos han intentado con infinitud de servicios que las usemos pero ninguna lo ha logrado.

¿Ofrece WhatsApp algo mejor que sus competidores? No, pero su expansión y popularidad hace que tenga potencial para impulsar la categoría. Ahora bien, no es tan sencillo como tener una gran base de usuarios. A esto hay que sumarle la adaptación tecnológica y la oferta de las operadoras móviles a través de sus tarifas de datos. Las hay muy atractivas, como la que presentó Yoigo en el MWC, pero seamos realistas, el momento no ha llegado todavía.

Puede que muchos se animen a probarlas de primeras pero pocos las usarán de forma regular. A esto hay que sumarle la forma en la que ha cambiado la comunicación y es que cada vez tendemos más a que sea asíncrona. Mandar un mensaje (texto o voz) y que la otra persona lo lea cuando pueda, sin comprometerles a que estén en ese mismo momento del tiempo para responder. Ahí están, y en algún momento llegarán de forma definitiva pero no apuntan a que vayan a popularizar las llamadas VoIP. Al menos no a corto plazo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos