Google se ve forzada a reconsiderar su estrategia con Google Wallet debido a su poca implementación

Síguenos

Google Wallet

Google se caracteriza por ser una de esas empresas en la que si un producto no funciona a la primera lo revisan por completo y aplican varias estrategias antes de darlo por perdido. Esto ya pasó en su momento con Wave y Buzz, aunque admito que no son los mejores ejemplos, y ahora no les queda más remedio que repensar sus planes y estrategias con uno de sus productos más ambiciosos y prometedores: Google Wallet.

Con la idea de sustituir las tarjetas de crédito y los cupones mediante el uso de teléfonos móviles con tecnología NFC para efectuar los pagos y los correspondientes descuentos por medio de cupones y tarjetas de puntos y fidelidad. Sin embargo subestimó una de las partes más importantes que tenían que haber estimado: es labor de los establecimientos y no solamente de los consumidores el implantar esta tecnología.

Por mucho que un usuario quiera efectuar el pago con ese servicio, si en la tienda no se poseen los medios adecuados no se va a poder efectuar el cobro y por ende Google no gana dinero ofreciendo a las empresas la gestión de programas de fidelidad y cupones. Además, no está solo en el campo de los pagos por NFC, ya que en Estados Unidos las operadoras móviles ya tienen su propio sistema integrado que compite directamente con Google, ISIS.

Si no puedes con tu enemigo, únete a ellos

Esto lleva a Google a una posición de indefensión en la que ha estado varias veces. Se encuentra en una situación en la que necesita que las empresas confíen en Google Wallet y los pagos NFC, pero por el momento las empresas no ven los suficientes incentivos para gastar dinero en material y formación a los empleados para que solamente lo usen una ínfima parte de los clientes, además de los impedimentos que ponen las operadoras americanas en que no se use este sistema y sí se use ISIS.

ISIS por contra tiene más aceptación en Estados Unidos de la que tiene Google Wallet, dejándoles en superioridad estratégica. Por el momento solamente caben dos opciones para sacar adelante el servicio. La primera pasaría por aliarse con las operadoras que usan ISIS y concederles una parte de los beneficios que generen cuando se genera un cupón para Google Wallet, cupones que las propias empresas crean pagando a Google.

El segundo camino que podría tomar es el de hacer lo mismo que Wallet en la web pero llevándolo a la tienda. Es decir, el cajero da unos datos al cliente, éste los introduce y por medio de los servidores de Google se efectúa el pago, eliminando la necesidad de usar un hardware distinto y solamente instalando un software en los terminales de venta. Sea como sea, Google en este campo está en una de las situaciones más complicadas que se pudo esperar, aunque es lo suficiente previsible para esperar que la cosa acabase de una forma parecida a esta.

En Xataka Android | Las tarjetas prepago vuelven a Google Wallet, con compensación incluida
Vía | Bloomberg

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario