Compartir
Publicidad
Moto G6, análisis: el móvil que lo empezó todo vuelve más premium que nunca, también en el precio
Análisis

Moto G6, análisis: el móvil que lo empezó todo vuelve más premium que nunca, también en el precio

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Android

Un año más, la mítica saga Moto G está de vuelta, y esta vez viene pisando fuerte. La competencia aprieta más que nunca y a Motorola no le queda otra que subir el listón para dejar claro que el Moto G no fue solamente el móvil que lo empezó todo, sino que llegó para quedarse.

Tras un Moto G5 que nos dejó muy buen sabor de boca, Motorola nos trae un Moto G6 más premium que nunca. Este año tenemos un llamativo diseño de cristal, pantalla 18:9, cámara doble con el popular modo retrato y reconocimiento facial. Novedades muy actuales e interesantes para un gama media, pero que vienen acompañadas de un aumento en el precio. Analizamos todas estas novedades y más a continuación.

Moto G6, especificaciones técnicas

MOTO G6

DISEÑO

153,8 x 72,3 x 8,3 mm
167 g
Trasera de cristal
Lector de huellas frontal
Recubrimiento repelente al agua pi2

PANTALLA

IPS 5,7 pulgadas 18:9
FullHD+ 2.160 x 1.080
Corning Gorilla Glass 3

PROCESADOR

Snapdragon 450 octa-core 1.8 GHz
GPU Adreno 506 600 MHz

RAM

3 / 4 GB

CAPACIDAD

32 / 64 GB + MicroSD 128 GB

SOFTWARE

Android 8.0 Oreo

CÁMARA TRASERA

12 + 5 MP, f/1.8, vídeo FullHD 60fps

CÁMARA FRONTAL

8 MP, vídeo FullHD 30fps

CONECTIVIDAD

LTE, Dual SIM, WiFi 2.4 + 5 GHz, Bluetooth 4.2, NFC, GPS, minijack, USB-C

BATERÍA

3.000 mAh
Carga rápida TurboPower

PRECIO

3/32 GB: 249 euros
4/64 GB: 269 euros

Diseño: marcos reducidos, traje de cristal... ¿esto no era un gama media?

El Moto G6 supone un salto importante con respecto al anterior modelo y el diseño es donde más se nota. Tras un Moto G5 con carcasa extraíble que, aunque bien construido, transmitía esa sensación de móvil económico, el Moto G6 sube el listón del diseño en todos los sentidos.

Los Moto G siempre han tenido diseños cómodos y bien construidos, pero transmitían la sensación de móvil económico. Esa sensación se ha diluido por completo en el Moto G6.

Para empezar la carcasa es fija y no podemos acceder a la batería, es el precio a pagar por una mejor construcción. El Moto G6 se siente sólido en mano, pero no resulta nada pesado y el cristal le da un toque distinguido, aunque ya sabemos que todo tiene inconvenientes y el del cristal son las huellas.

Con respecto a la resistencia, el terminal no parece frágil en absoluto, pero ya se sabe que el cristal no es demasiado compatible con las caídas, prueba que por supuesto no he hecho. Lo bueno es que Motorola incluye una funda transparente en la caja, un detalle que vemos en cada vez más móviles y que supone una ventaja tanto desde el punto de vista de la protección como del agarre; el cristal desnudo no es muy resbaladizo, pero con la funda la sujección es mejor.

Moto G6

El modelo probado es el azul oscuro, un tono que a veces parece negro pero que crea unos reflejos muy bonitos dependiendo de cómo incida la luz. Un detalle de la carcasa trasera es que los laterales están curvados y, al menos a mí, me recuerda bastante al estilo de los últimos Galaxy S de Samsung. Eso sí, Motorola mantiene su seña de identidad con esa cámara trasera (que por cierto ahora es doble) colocada en una pieza circular. Lo malo: sigue sobresaliendo del chasis. De nuevo, la funda de silicona es la solución.

El Moto G6 mantiene el lector de huellas en el frontal, por lo que la reducción de marcos, aunque está presente, se queda algo a medias.

Pasamos a la parte frontal, donde vemos que las últimas tendencias también están presentes con una pantalla más alargada, de esquinas ligeramente redondeadas y más ajustada al borde que de costumbre. Punto para el Moto G6 por mantener el lector de huellas en la parte frontal, botón que por cierto tiene una forma bastante alargada y apenas ocupa espacio, pero que convive con el logotipo de la marca. Al final, aunque hay una clara compactación, el marco inferior es bastante más ancho que el resto.

Moto G6

Como mejor podemos ver la evolución en cuanto a compactación es al enfrentarlo con el Moto G5. El modelo del año pasado tenía una pantalla bastante más pequeña, pero el tamaño total del dispositivo no es mucho más compacto, sólo en altura, mientras que la anchura era mayor. También hay un aumento en el peso, aunque aquí los materiales también tienen que ver. El aprovechamiento del frontal es el punto clave, que pasa de un 65% a un 75%. Sin duda un paso adelante.

El Moto G6 sale muy bien parado con respecto a otros móviles actuales. Su frontal está en la línea de smartphones como el Redmi 5 de Xiaomi, el Honor 7A o el Alcatel 5. Los LG Q6 y Huawei P20 Lite arañan unos puntos más, pero no supone una diferencia abismal.

MOTO G6

MOTO G5

XIAOMI REDMI 5

HONOR 7A

LG Q6

HUAWEI P20 LITE

ALCATEL 5

PANTALLA

5,7 pulgadas
18:9 FullHD+

5 pulgadas
16:9 FullHD

5,7 pulgadas
18:9 FullHD+

5,7 pulgadas
18:9 HD+

5,5 pulgadas
18:9 FullHD+

5,84 pulgadas
19:9 FullHD+

5,7 pulgadas
18:9 HD+

PORCENTAJE FRONTAL

75.4%

65.4%

75.9%

75.4%

78%

80.5%

77.4%

DIMENSIONES

153.8 x 72.3 x 8.3 mm

144.3 x 73 x 9.5 mm

151.8 x 72.8 x 7.7 mm

152.4 x 73 x 7.8 mm

142,5 x 69,3 x 8,1 mm

148.6 x 71.2 x 7.4 mm

152.3 x 71.1 x 8.4 mm

PESO

167 g

145 g

157 g

150 g

149 g

145 g

144 g

Pantalla: más tamaño y nuevo formato

Moto G6

Comentábamos que la pantalla del Moto G6 es bastante más grande que la de modelos anteriores, 5,7 pulgadas para ser exactos, pero este no es el único cambio. Como no podía ser de otra forma, el gama media por excelencia se sube al carro de las pantallas alargadas y ahora su panel tiene formato 18:9, lo que implica que la resolución se adapta en lo que conocemos como FullHD+ (2.160 x 1.080 píxeles).

Con una densidad de 424 ppp, el Moto G6 cumple más que de sobra en la parte de nitidez, mientras que ofrece una experiencia correcta en cuanto a contraste y ángulos de visión. Los colores son correctos, aunque tienden a parecer algo fríos, sobre todo los blancos.

Moto G6 12

Aquí Motorola incluye un par de opciones de configuración, los modos estándar e intenso y la temperatura cálida o fría. En el primero he usado el modo intenso ya que no satura en exceso y da un toque más vivo. En el segundo me quedo con la opción neutra ya no permite un ajuste fino sino que sólo ofrece tres posiciones y el cambio es demasiado brusco.

La pantalla cumple de sobra para un móvil de su gama, aunque puestos a pedir no le vendría mal un punto más de brillo.

Teniendo en cuenta la gama en la que estamos, la experiencia visual que ofrece el Moto G6 no presenta ninguna queja evidente y la respuesta táctil es buena. El brillo es la parte más floja y en la que se echa de menos un poco más de intensidad, pero no llega al punto de impedir la lectura en exteriores. Sobre el sistema de brillo automático tampoco hay quejas, suele acertar y rara vez he tenido que ajustarlo manualmente, sólo en algún caso que ha sido más lento de lo habitual.

Rendimiento: mejores sensaciones que puntuaciones

Moto G6

Con los Moto G suele suceder que, aunque en especificaciones no cuenten con chips muy potentes, la optimización del sistema hace que la fluidez sea más notable. Las buenas sensaciones se mantienen con el Moto G6, aunque aquí también tenemos un salto de potencia al montar un Snapdragon 450, chip que ya hemos probado en otros modelos y que ha demostrado ser una opción interesante en la gama media-baja.

El Snapdragon 450 ofrece un rendimiento fluido y los 16 GB por fin son cosa el pasado.

En el uso diario no diré que el Moto G6 vuela, pero ofrece un funcionamiento muy rápido y fluido que hace que las tareas más comunes se ejecuten con total soltura. No tenemos lag en las animaciones, calentamiento ni tampoco hay problemas con la multitarea (por cierto, el modelo analizado es el que cuenta con 3 GB de RAM, pero existe un modelo de 4 GB), aunque sí es cierto que en alguna ocasión puntual ha habido cierta lentitud al procesar las órdenes, pero como digo ha sido puntual. Hablando de memoria, punto para Motorola porque este año tenemos 32 GB en el modelo base, nada de 16 GB.

Obviamente, si queremos disfrutar de juegos de gran carga gráfica sí notaremos que el Snapdragon 450 tiene ciertas dificultades, pero no es imposible jugar a títulos como Asphalt 8. En las pruebas sintéticas el Moto G6 saca puntuaciones algo por debajo de otros móviles con la misma configuración, pero insisto que en la práctica las sensaciones son muy buenas. Hemos incluido también el Moto G5 para ver el salto entre generaciones.

MOTO G6

MOTO G5

XIAOMI REDMI 5

ZTE BLADE V9

PROCESADOR

Snapdragon 450

Snapdragon 430

Snapdragon 450

Snapdragon 450

RAM

3 GB

2 GB

3 GB

3 GB

ANTUTU

68.876

45.741

70.360

70.273

GEEKBENCH 4

740 / 3.852

628 / 2.557

766 / 3.500

753 / 3.754

Antes de cerrar este apartado hay que mencionar el funcionamiento del lector de huellas, el cual como decía está en la parte frontal, justo bajo la pantalla. La fluidez se mantiene en el lector, que pese a su forma tan estrecha no tiene problemas en reconocer la huella. En la parte de seguridad ambién tenemos el desbloqueo facial, pero de eso hablamos más adelante.

Autonomía: bienvenida carga rápida, bienvenido USB-C

Moto G6

Decíamos que el Moto G6 es un salto importante sobre la generación anterior, pero no sólo en diseño o formato, también lo es en autonomía. El terminal añade unos cuantos miliamperios más a su batería (3.000 mAh) que son muy bienvenidos, aunque la parte que más destaca es que el USB-C llega a la gama media y además viene acompañado de un cargador rápido 'Turbopower'.

Primero hablemos de la autonomía. Durante la prueba, lo habitual ha sido superar el día completo con una sola carga, llegando al día y medio largo en días de poco uso y al día con un uso más intensivo, pero en ningún caso he tenido que 'repostar' antes de acabar la jornada. Lo habitual es que el tiempo de pantalla esté en torno a las 6 horas y media.

El aumento de capacidad de la batería es bienvenido, pero más lo es el puerto USB-C y la carga rápida.

En cuanto a la carga, el sistema TurboPower permite cargar de 0 a 100 en 1 hora y 45 minutos, que no está nada mal. Como suele suceder, la carga es más rápida al principio, pudiendo alcanzar un 25% en unos 15 minutos. En una hora llega aproximadamente al 75%, mientras que el 25% restante es el más lento.

Software: Android (casi) puro con desbloqueo facial

Moto G6

La serie Moto G es sinónimo de experiencia Android con muy poca personalización, por lo que antes de encender el Moto G6 ya sabía lo que me iba a encontrar. Si como yo prefieres una capa poco intrusiva y bien optimizada, la de Motorola es una de las más 'user friendly' y que mejor funcionamiento ofrece.

Las intervenciones de Motorola en este launcher son mínimas, y las que tenemos resultan bastante prácticas.

Las intervenciones de Motorola en este launcher son mínimas. En la pantalla de inicio tenemos el widget de fecha y hora con forma redonda que tanto recuerda a la forma circular de la cámara. Además se incluye la app Moto en la que se reúnen una serie de prestaciones como el modo de reducción de luz azul, una herramienta para liberar espacio y sugerencias de energía y ubicación.

Moto G6 La app Moto incluye varias funciones adicionales como la luz nocturna, los gestos o la pantalla Moto.

Como parte de esta ligera personalización, el Moto G6 también incluye la pantalla Moto, una especie de adaptación de Always On que muestra información cuando acercamos la mano al terminal, sin necesidad de tocarlo. Además tenemos otros gestos como la captura de pantalla con tres dedos o la navegación con el lector de huellas que esconde la barra de navegación para así aprovechar toda la pantalla al completo.

Antes comentábamos que además del lector de huellas teníamos la opción de configurar el reconocimiento facial en el asistente de inicio. La experiencia es buena, tanto por la rapidez de configuración como el reconocimiento, aunque como siempre, no es el método más seguro.

Moto G6 El reconocimiento facial es muy sencillo de configurar, aunque no tan seguro como la huella.

En general el desbloqueo facial suele acertar en el reconocimiento, pero obviamente es más rápido si hay buena luz que si estamos en una zona más oscura, aunque también nos reconoce. Eso sí, para poder usarlo es necesario pulsar el botón de inicio y encender la pantalla, no basta sólo con mirarla.

Como decía al principio, no hay sorpresas en el software del Moto G6, pero esto es bueno. Tenemos un software limpio, con algunos añadidos extra resultan muy prácticos y además actualizado a Android Oreo así que no hay quejas en este sentido.

Audio: sonido correcto con algún extra

El apartado de audio no suele ser el punto fuerte en las gamas económicas y el Moto G6 sigue esta tendencia con un sistema de sonido sencillo, sin alardes. Si quieres escuchar música o ver vídeos sin usar auriculares, el terminal ofrece un único altavoz situado en la parte superior, en el mismo sitio donde tenemos el auricular para las llamadas. Tiene un buen volumen, pero la calidad es algo justa y tiene el típico efecto de sonido metálico.

Sólo tenemos un altavoz y no ofrece la mejor calidad, pero al estar en el frontal el sonido está mejor dirigido y suena más claro. Eso sí, para una buena experiencia mejor usar auriculares.

Normalmente el altavoz (sobre todo cuando es sólo uno) suele estar en el borde inferior. La ubicación del altavoz del Moto G6 no es habitual, pero sin duda es mucho mejor ya que al estar en el frontal el sonido llega mucho más claro y eso solventa las carencias que tiene.

Obviamente el sonido se disfruta mucho mejor con auriculares, pero tendrán que ser tuyos porque en la caja no vienen incluidos, una carencia que ya es habitual en la mayoría de móviles, sobre todo gamas medias. Sobre la conexión no hay sorpresas: el mismo minijack de toda la vida.

Moto G6

En el lado del software, el Moto G6 se anota un tanto al contar con Dolby Audio, una mejora que funciona tanto con el altavoz como con auriculares, aunque ya ha quedado clara mi preferencia. Al activarlo, podemos ajustar distintos modos dependiendo del tipo de fuente que estemos escuchando. Los modos son película, música, juego, voz y dos modos personalizados.

Dentro de cada modo podemos usar varios presets ya creados o ajustar el ecualizador a nuestro gusto, que casi es la mejor opción. Por ejemplo al escuchar música, los presets abierto, nítido y concentrado suelen crear efectos demasiado exagerados.

Cámaras: dos lentes y muchas opciones

Moto G6

La llegada de la cámara doble al Moto G se puede considerar la consolidación de la dualidad en gama media. Sí, hay muchos gama media que la llevan. Hasta el Moto G5S Plus llevaba cámara doble, pero era solamente el modelo Plus y en una edición que se anunció a final de año, ahora la cámara dual llega al Moto G a secas, sin eses ni pluses.

Concretamente tenemos un sensor principal de 12 megapíxeles con lente f/1.8, acompañado de un segundo sensor de 5 megapíxeles que es el encargado de leer la profundidad de la escena para conseguir el popular modo retrato, pero también otras funciones interesantes. La cámara delantera cuenta con un sensor de 8 megapíxeles acompañado de un flash LED. Antes de entrar a analizar los resultados que ofrecen, veamos qué nos ofrece en el software.

Moto G6 Interfaz principal, disparo manual y grid de modos.

La app de la cámara es otro de los apartados del sistema donde tenemos personalización. En la barra superior tenemos el HDR automático, el flash LED, temporizador y modo manual, pero además existe la opción de captar movimiento con la función 'Mis momentos', una especie de adaptación de Live Photos.

La cámara doble permite el modo retrato, pero hay muchas más opciones en la app de la cámara. Vale la pena investigarlas todas.

En la parte inferior, sobre el botón disparador, tenemos los modos de foto y vídeo acompañados de un tercer botón con forma de grid que esconde otros modos de disparo. Además del modo retrato, con la cámara doble también tenemos el modo recorte para cambiar el fondo y color directo para mantener sólo una parte de la foto en color, dejando el resto en blanco y negro. También incluye un modo de filtros para la cara que añade máscaras al estilo Snapchat, aunque bastante menos trabajadas.

Hay un botón más sobre estos modos que activa el reconocimiento de objetos, una de las novedades que trae la cámara de los Moto G6. Sólo hay que pulsarlo y nos dará más información sobre el contenido de la imagen, aunque ten paciencia porque a veces tarda bastante.

Moto G6 El editor de retratos nos permite ajustar la cantidad de desenfoque una vez hecha la foto.
Moto G6 También podemos cambiar el fondo, pero el resultado es muy artificial.
Moto G6 El reconocimiento de objetos suele acertar, aunque se toma su tiempo...

Tanto la app de la cámara como los distintos modos de edición ofrecen un funcionamiento fluido en el disparo, aunque algunas ediciones son algo más lentas, pero nada grave. El manejo resulta intuitivo y cómodo ya que las opciones importantes están a mano y no toca navegar por menús para configurarlas. Un detalle que me gusta bastante es que recuerda el último modo que has usado, por ejemplo retrato, y así no hay que estar seleccionándolo cada vez. Pero vamos al lío, estos son los resultados que conseguimos con las cámaras del Moto G6.

Calidad de imagen

Moto G6

Como cualquier cámara, la del Moto G6 sale mejor parada si hay buena luz. Las imágenes son nítidas, con tonos fieles y un rango dinámico bastante amplio gracias al HDR. Al ampliar el detalle se mantiene, pero ya se aprecia un ligero hormigueo en el procesado que deriva en ruido en cuanto la luz desciende, la ventaja es que no suele apreciarse a menos que ampliemos.

Moto G6

Hablando de HDR, el resultado es bastante bueno rescatando zonas más oscuras, aunque tampoco hace milagros y en este caso no ha hecho apenas efecto en el cielo. Por lo general consigue fotos bastante naturales por lo que recomiendo usarlo cuando la escena lo requiera. Eso sí, la detección sobre cuándo hace falta HDR y cuándo no es algo errática y en más de una ocasión lo he activado a mano.

Moto G6

Como decíamos, no hace falta que sea de noche para que el ruido haga acto de presencia, en interiores con buena luz se empieza a notar ese granulado tan característico. Sin embargo, como decíamos es un efecto que sólo se nota cuando recortamos al 100%, el plano general mantiene una buena calidad.

Moto G6

Con noche cerrada las debilidades se multiplican. Es fácil que las fotos salgan movidas pero con un poco de pulso y una buena iluminación se pueden conseguir efectos interesantes. De nuevo, el recorte muestra que el detalle sufre, pero en general la toma está muy bien resuelta, sobre todo desde el punto de vista del balance de blancos.

Modo retrato

Moto G6

Aunque no es el mejor ni el más rápido que encontrarás, el modo retrato del Moto G6 sorprende gratamente. El recorte de la figura es natural y resuelve bien zonas complejas, además de que es capaz de aplicar un desenfoque natural en base a la profundidad de la escena.

Moto G6

Cuando la luz desciende sigue haciendo un buen trabajo en términos de recorte. Aquí ayuda que el desenfoque que nos propone por defecto suele ser suave y hace que no quede un efecto demasiado 'pegote'. La parte mala es que el rendimiento de la cámara se ralentiza, no pasa con una foto pero si hacemos muchas seguidas se empieza a notar el lag.

Moto G6 Desenfoque al mínimo, al 50% y al 100%.

La falta de luz no suele afectar al recorte siempre que no haya movimientos en la escena y la luz no sea muy complicada. Un punto a su favor es que, además de dejarnos editar el desenfoque en el momento de la foto, también lo podemos ajustar a posteriori, por lo que siempre es posible mejorar el resultado si queremos suavizar o reforzar el desenfoque

Cámara selfie

Moto G6

En cuanto a la cámara selfie, aquí no tenemos modo retrato ni tantas funciones como en la cámara principal, pero Motorola sí incluye el modo de selfie de grupo y los filtros con máscaras al estilo Snapchat. Como era de esperar, la calidad baja bastante al usar la cámara frontal, pero a menos que los vayas a imprimir en gran formato, es más que de sobra para hacer selfies y subirlos a redes.

El modo belleza no podía faltar. Se puede configurar en automático, manual o desactivarlo por completo. En automático no aplica un retoque muy exagerado, pero se nota, así que si no te gusta el efecto de piel suavizada mejor ajustarlo a mano.

Moto G6, la opinión y nota de Xataka Android

Moto G6

Constantemente hablamos de lo complicado que es que un smartphone consiga destacar en la gama media, y es que es verdad. El listón está cada vez más alto y ser el móvil que empezó la guerra de la calidad/precio tiene sus ventajas, pero también tiene inconvenientes. El prestigio que arrastra su nombre es directamente proporcional al tamaño de la lupa con la que se le analiza.

Las cosas han cambiado mucho, ¿estará el Moto G a la altura? Me hago la misma pregunta cada año y hasta ahora el gama media de Motorola no ha defraudado. El Moto G6 no sólo mantiene el listón, lo eleva.El punto más claro es el diseño, pero no hay que perder de vista otras mejoras como la memoria del modelo base (32 GB), una cámara doble bastante capaz y carga rápida con USB-C.

Año tras año nos preguntamos si el Moto G estará a la altura. El Moto G6 no sólo mantiene el listón, lo eleva, pero lo hace a costa de un aumento de precio.

Sin embargo, el salto con respecto al Moto G5 tiene truco: el precio. El Moto G6 se coloca en 249 euros para el modelo de 3/32 GB, mientras que el de 4/64 GB sube a 269 euros. Quienes busquen un smartphone en la gama de los 200 euros tendrán que recurrir al Moto G6 Play que no ofrece especificaciones tan completas. 50 euros no es una diferencia abismal, pero en gamas económicas supone un cambio importante.

La idea del móvil que ofrece mucho por muy poco nunca ha sido tan real como lo es ahora, pero todavía es más complicado conseguir que, año tras año, haya un smartphone que siga siendo la referencia. A pesar del aumento del precio, el Moto G6 lo es. Larga vida a la serie Moto G.

8,1

Diseño8.5
Pantalla8
Rendimiento8
Cámara7.75
Software8.5
Autonomía8

A favor

  • El diseño lo hace parecer un móvil de gama superior.
  • El rendimiento es muy fluido para su configuración.
  • Convincente modo retrato.
  • Carga rápida con USB-C

En contra

  • A la pantalla le vendría bien un punto más de brillo.
  • El aumento de precio lo sitúa en ligera desventaja.
  • El sonido del altavoz es mejorable.
  • El ruido no se hace de rogar con poca luz.

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Motorola. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio