Motorola Moto G50, análisis: una gama media competitiva con una autonomía que enamora
Análisis

Motorola Moto G50, análisis: una gama media competitiva con una autonomía que enamora

Sin prisa pero sin pausa, Motorola continúa reforzando su línea Moto G, una línea que ha recibido ya varias incorporaciones desde que duplicase su dígito. Una de esas incorporaciones es la que protagoniza el Motorola Moto G50, un teléfono de línea media con 5G que ofrece interesantes características como un refresco de pantalla elevado, o una gran batería con carga rápida.

El nuevo Motorola pisó el mercado español en el pasado mes de abril y hoy se tumba sobre nuestra mesa de análisis. Sometemos al dispositivo a las pruebas habituales de rendimiento y fotográficas para comprobar de qué pasta está hecho este Android movido por un Snapdragon 480.

Motorola Moto G50, las especificaciones técnicas

Motorola Moto G50

Pantalla

IPS LCD de 6,5 pulgadas
Ratio 20:9
HD+ a 1.600 x 720
Refresco de 90Hz

Procesador

Qualcomm Snapdragon 480

Versiones

4GB/128GB
MicroSD hasta 1TB

Cámaras traseras

Principal: 48 megapíxeles f/1.7
Profundidad: 2 megapíxeles f/2.4
Macro: 5 megapíxeles f/2.4

Cámara frontal

13 megapíxeles f/2.2

Batería

5.000 mAh
Carga rápida de 15W
Cargador de 10W incluido

Sistema

Android 11

Conectividad

5G Dual
WiFi 5
Bluetooth 5.0
Conector de auriculares
GPS
NFC
Radio FM
USB tipo C

Dimensiones y peso

164,9 x 74,9 x 8,95 milímetros
192 gramos

Otros

Lector de huellas trasero
Resistente a salpicaduras de agua
Auriculares incluidos

Precio

269 euros en Amazon

moto g50 (pantalla 6.5" Max Vision HD+, Qualcomm® Snapdragon™ 480 2.0 GHz octa-core, cámara triple de 48MP, batería de 5000 mAH, Dual SIM, 4/128GB, Android 11), Gris [Versión ES/PT]

moto g50 (pantalla 6.5" Max Vision HD+, Qualcomm® Snapdragon™ 480 2.0 GHz octa-core, cámara triple de 48MP, batería de 5000 mAH, Dual SIM, 4/128GB, Android 11), Gris [Versión ES/PT]

Un diseño en la línea con los nuevos Moto G

Análisis del Moto G50

Motorola ha doblado los dígitos de sus Moto G y con ellos ha introducido un diseño que se asemeja mucho en casi todos los modelos. En el Moto G30, por ejemplo, encontrábamos acabado mate en la parte trasera mientras que el Moto G50 apuesta por el brillo, pero en lo demás son bastante parecidos. También tenemos trasera plástica, lo que ayuda en cierta medida a disimular unas huellas que resaltan más con los reflejos. Pero en general se mantiene bastante limpio, sobre todo si le colocamos la funda transparente de silicona que trae incluida.

El plástico mejora el agarre, el tacto y la limpieza, y tenemos una funda de silicona adicional para añadir durabilidad

Para pesar 192 gramos lo cierto es que el Moto G50 es bastante cómodo en mano, principalmente porque tiene el peso muy bien repartido entre todo el terminal. El contar con una trasera de plástico mejora también el agarre y el dispositivo parece muy robusto, aunque obviamente no lo hemos puesto a prueba con caídas y golpes que puedan dañar su integridad. La estructura es bastante clásica con botonera a la derecha (botón dedicado a Assistant incluido), USB y auriculares en la parte inferior junto al altavoz y lector de huellas trasero.

Análisis del Moto G50

El módulo de cámara sobresale con respecto al cuerpo y la pantalla está ligeramente desplazada hacia arriba (lo que nos deja un marco inferior algo más grueso) y coronada por un notch para cámara frontal. La pantalla en sí es de buena calidad tanto en respuesta táctil y ángulos de visión y un poco mediocre en cuanto a su nivel de brillo máximo pero cuenta con 90Hz para ofrecer una mayor fluidez en las animaciones. Su punto débil sin duda se reparte entre el brillo y la densidad, pues aquí tenemos aproximadamente 270 píxeles por pulgada en pantalla y eso hace que este aspecto sea mejorable, aunque pasado un tiempo llegamos a acostumbrarnos a ella.

Análisis del Moto G50

En lo que respecta a la representación de colores, lo cierto es que el Moto G50 cuenta con una pantalla personalizable gracias a sus ajustes así que podemos decidir si queremos tonos más suaves o más saturados, llegando configurada en un modo estándar muy agradable a la vista. Otro punto a favor de la pantalla es que el tratamiento anti-huellas del cristal frontal se porta bastante bien y ayuda a que no tengamos que pasar el teléfono por nuestra ropa más de la cuenta. Una buena noticia.

El altavoz principal del Moto G50 distorsiona antes de la cuenta, todo lo solucionan los auriculares

No queremos abandonar este apartado sin completar la experiencia multimedia hablando del sonido. En este Moto G50 encontramos un único altavoz en la parte inferior que logra una buena nota en potencia aunque no tanto en estridencias, pues elevar el volumen más allá del 80/85% hará que el sonido reduzca la calidad de forma sensible. No ocurre así con el conector de auriculares que ofrece buena calidad en todas las situaciones y permite aprovechar auriculares de gama alta. Los auriculares no están incluidos en la caja, por cierto.

Procesador nuevo y potencia superior a la media

Análisis del Moto G50

Una de las cosas que más nos ha gustado de este Motorola Moto G50 es que llega prácticamente estrenando el Snapdragon 480 de Qualcomm, una de las nuevas gamas medias (de perfil bajo) de la firma para esta temporada y que aporta cosas como el 5G, por ejemplo. El modelo que hemos probado se acompaña de 4GB de RAM y 128GB de memoria interna, y nos habría gustado que existiese un modelo con al menos 6GB de RAM en circulación pues este punto puede ser el más débil de toda su cadena.

El Snapdragon 480 rinde mejor de lo que parece una vez superamos el 'cacheo'

Hablando ya de su uso en el día a día, lo cierto es que el Moto G50 se ha portado bien en casi todas las situaciones. La capa de Motorola, MyUX, es muy ligera y está bastante bien optimizada lo que seguramente eche un cable al teléfono en materia de fluidez, pero este Moto G50 ha respondido tanto en el manejo por la interfaz del teléfono como a la hora de enfrentarse a juegos más o menos pesados. Encontramos, eso sí, pequeños tirones al principio de las ejecuciones, en el momento del cacheo, para posteriormente desaparecer y ofrecer una experiencia bastante buena.

Os dejamos con las pruebas de rendimiento a las que hemos sometido al teléfono.

Análisis del Moto G50

Moto G50

Xiaomi Redmi Note 10S

Xiaomi Redmi Note 10 Pro

Realme 8

POCO X3 NFC

Procesador

Snapdragon 480

Snapdragon 732G

Snapdragon 732G

Helio G95

Snapdragon 732G

RAM

4GB

6GB

6GB

8GB

6GB

Geekbench (Single/Multi)

504 / 1.668 (5.0)

565 / 1.807 (5.0)

508 / 1.668 (5.0)

496 / 1.697 (5.0)

566 / 1.758 (5.0)

3DMark (Wild Life)

988

-

-

-

-

PCMark Work

8.410

7.356

9.427

9.933

8.567

Tanto es así que el procesador del Moto G50 ha podido incluso con juegos muy 'tragones' en el apartado gráfico como Genshin Impact o como Asphalt 9, por más que éstos se adapten a las configuraciones del teléfono en el que estén corriendo, pero sin duda alguna la pantalla de 90Hz ha ayudado a que todo fuese mejor. Como decíamos antes, la RAM es quizá el punto débil pues sí hemos notado algunos problemas con la multitarea. Saltar de una app abierta a otra nos hace ver algo de retardo, y en ocasiones hemos tenido alguna app congelada en segundo plano que no llevaba demasiado tiempo ahí. Android cada vez demanda más memoria y tener 4GB en 2021 se nos antoja corto, pero aparte de esto el Moto G50 nos ha dejado muy buenas sensaciones.

MyUX echa una mano fundamental a la hora de descargar el procesador de peso

Decíamos antes que MyUX es una capa muy ligera que en este Moto G50 corre sobre Android 11. El parecido con la capa de stock de los teléfonos AOSP o incluso de los Google Pixel es asombroso y llega completamente libre de software añadido. Los extras los encontramos en los ajustes propios de la capa pero incluso el teclado Gboard es compartido con las versiones puras de Android. No estamos ante un Android One pero sería difícil distinguirlos, lo cual siempre es positivo. Sobre todo en teléfonos con procesadores de perfil bajo y memorias ajustadas. Un acierto la presencia de MyUX en este Moto G50.

Análisis del Moto G50
Dos días de autonomía sin problemas para los 5.000 mAh del Moto G50

Llegamos a la batería y aquí toca sorprenderse poco, o cada vez menos, pues estamos ya habituados a que las líneas medias monten pilas internas de 5.000 mAh. Ésta llega además con carga rápida TurboPower (marca de la casa) de 15W lo que ayudar a recargar por completo el teléfono en aproximadamente 2 horas, con un chute inicial que permite recargar casi un 35% en la primera media hora de carga. En cuanto a autonomía, el Moto G50 nos ha ofrecido entre 9 y 10 horas de uso de pantalla a 60Hz en una jornada completa (unas 7 horas activando los 90Hz) y soporta de forma solvente dos días de uso, así que podemos decir que el teléfono obtiene un notable alto en este apartado, prácticamente un sobresaliente.

El reto con el Moto G50 es lograr que se quede rápido sin batería. Un reto muy complicado.

Un pequeño pasito antes de hablar de las cámaras, paciencia, que ahora le toca a los sistemas biométricos del Moto G50 que son, a efectos prácticos, dos. En la espalda del teléfono tenemos un lector de huellas incrustado en el logo de la marca que ha funcionado de forma bastante precisa y veloz en todas las ocasiones, incluyendo las pruebas que hemos hecho con los dedos algo humedecidos. El reconocimiento facial también se ha portado bien, aunque con baja luz pierde efectividad y su configuración es algo más compleja así que os recomendamos acudir al lector de huellas para tener una experiencia más fluida.

Triple cámara trasera para el Moto G50

Análisis del Moto G50

Aterrizamos en el que posiblemente sea el punto más gris de toda la configuración de este Moto G50. Ojo, hablamos de gris y no de punto negro, pero antes hablemos de qué equipa el teléfono a nivel fotográfico. De entrada, un sensor de 48 megapíxeles con lente f/1.7, y en los flancos tenemos 2 megapíxeles f/2.4 para profundidad y 5 megapíxeles f/2.4 para fotografía macro. En el frontal, que veremos más adelante, tenemos 13 megapíxeles f/2.2 incrustados en el notch superior.

Análisis del Moto G50

Podemos arrancar con la app de cámara de Motorola que es, todo sea dicho, bastante sencilla. Encontramos las funciones más habituales en pantalla y podemos acceder a los modos extra pulsando en el botón de "hamburguesa" inferior. Ahí encontramos el retrato, el modo de visión nocturna o el modo profesional, que nos confiere controles más avanzados para sacar partido a la cámara. Si queremos hacer una foto con la lente macro tendremos el clásico icono de una flor situado en la parte baja de la interfaz, junto al botón que decide el zoom (siempre digital). En líneas generales, una app simple con algún aspecto mejorable, pero funcional.

Análisis del Moto G50
Con luz, el Moto G50 funciona aparentemente sin problemas con un ligero toque del HDR que se nota mucho más en los cielos que en cualquier otro aspecto y que, por desgracia, tiende a quemar en exceso
Análisis del Moto G50
En fotografías algo más complejas se nota que el Moto G50 no tiene buen rango dinámico, y tiende a oscurecer o a elevar las luces más de lo recomendable.

Llegamos a la fotografías más habituales, a las fotografías con luz. Y como suele ocurrir cuando la luz abunda, el Moto G50 se porta correctamente a la hora de representar colores y en la nitidez de los bordes de los objetos (pese a que aparece ruido en colores casi planos). Esta cámara tiene cierta tendencia a elevar la exposición por lo que es posible que obtengamos algunas zonas altas quemadas, lo que se une a que el rango dinámico no es el mejor. Sin embargo, obtenemos una cámara funcional que encaja con el rendimiento que vemos en otras líneas medias equivalentes.

Análisis del Moto G50
De noche, el Moto G50 muestra demasiado ruido y apaga los tonos.
Análisis del Moto G50
Disponemos de un modo de visión nocturna o fotografía nocturna que mejora las imágenes sin luz, pero tampoco hace milagros.

Cuando la luz desaparece lo que aparecen son las costuras de esta cámara. El ruido asoma antes de la cuenta y el manejo de las fuentes de luz no es el mejor, aunque no tenemos los clásicos flares o destellos que hemos visto en otros fabricantes. Disponemos, eso sí, de un modo de visión nocturna o modo nocturno que mejora las fotografías en estas situaciones pero tampoco le podemos pedir que haga milagros. La calidad se resiente sin luz, también la velocidad de enfoque.

Análisis del Moto G50
El desenfoque en exteriores funciona sin problemas y separa los planos de forma bastante eficiente.
Análisis del Moto G50
En interiores el desenfoque se hace algo más errático y se acompaña de los problemas a la hora de elevar las luces por el rango dinámico. El resultado es más pobre.

Dado que tenemos un lector de profundidad de 2 megapíxeles, el Moto G50 ofrece desenfoque selectivo asistido por hardware y sus resultados no son demasiado destacables. Los contornos se diferencian con algo de soltura cuando hay luz pero se resiente la separación de planos con baja luz o en interiores. Aquí volvemos a ver la tendencia del teléfono a elevar la exposición pues la cámara que ejecuta estas fotografías sigue siendo la principal, para lo bueno y para lo malo.

Análisis del Moto G50
El macro no se porta mal para contar únicamente con 5 megapíxeles y con enfoque al infinito. Se nota bien la sensación de profundidad por el bokeh natural.
Análisis del Moto G50
No poder controlar el punto a enfocar facilita que obtengamos imágenes desenfocadas con bastante frecuencia.

Por último, el Moto G50 monta una cámara macro de 5 megapíxeles cuya distancia de enfoque se encuentra aproximadamente entre los 5 y los 10 centímetros, y cuyo enfoque es al infinito y no se puede graduar. Los resultados son algo pobres y el manejo de la luminosidad no es el mejor. El procesado de estas fotografías sí es correcto aunque (como ya hemos dicho muchas veces) las cámaras macro siguen sin tener sentido en los teléfonos móviles.

Análisis del Moto G50
El Moto G50 maneja los selfies sin mucho esfuerzo aunque los colores se apagan más de la cuenta cuando activamos el modo retrato para desenfocar el fondo.

Llegamos a los selfies antes de cerrar para comentar que su comportamiento es muy parecido al de la cámara principal. Tenemos buena representación de colores, un manejo del rango dinámico superior al frontal y las fotografías se toman con velocidad, tanto de disparo como de enfoque. De noche, la calidad se resiente como de costumbre. El modo retrato se puede activar también para selfies y aquí los colores se apagan algo más de la cuenta, pero el desenfoque es correcto.

Un equipo fotográfico en la media.

En líneas generales, el Moto G50 ofrece una cámara normal para su categoría, sin muchos puntos en los que brillar pero tampoco con un rendimiento que la lleve al suspenso. Reemplazar la lente macro por una súper gran angular habría hecho la cámara más útil en el día a día, sabiendo que las lentes con zoom óptico no abundan en estos rangos de precios. Un equipo de cámaras corriente, sin más. Un punto gris del teléfono, como dijimos al arranque.

Motorola Moto G50, la opinión de Xataka Android

Análisis del Moto G50

Siendo conscientes en todo momento que estamos ante un teléfono cuyo precio de venta se sitúa por encima de los 250 euros, y ése es posiblemente su peor problema una vez lo hemos analizado en profundidad. Encontramos un diseño bastante estándar con una construcción robusta y ergonómica, y una cámara en la que destaca su frecuencia de refresco y que sale perdiendo por su resolución HD+, baja para 6,5 pulgadas.

La batería es lo más destacable de un teléfono que cumple con lo que se le pide sin brillar

En rendimiento tenemos algo correcto para la categoría de su procesador, con la ventaja del aporte del 5G a la ecuación, y que se porta bien en casi todas las situaciones pese a no estar pensado para que le apretemos con apps y juegos muy exigentes. La autonomía, eso sí, es de mucho nivel. Pila de 5.000 mAh con carga rápida y dos días de uso. Sin problemas en este sentido.

La cámara también cumple con lo que debe cumplir pero, como hemos dicho antes, su peor problema está en el precio, algo que se irá corrigiendo con el paso de los meses. Por debajo de estos 269 euros hay móviles muy competitivos y Motorola tendrá que echar mano de su imagen de marca para hacerse un hueco. Veremos qué ocurre cuando algún operador le eche el guante pues estamos ante un teléfono móvil solvente en casi todo.

7,8

Diseño8
Pantalla7
Rendimiento7,25
Cámaras6,75
Software8,5
Autonomía9

A favor

  • La autonomía es descomunal.
  • El plástico aporta buen agarre y tenemos una carcasa de silicona de regalo.
  • Los 90Hz de la pantalla hacen olvidar en cierto modo su baja resolución.
  • Android casi puro siempre, por favor.

En contra

  • 6,5 pulgadas con resolución HD. Baja densidad.
  • El altavoz distorsiona antes de la cuenta.
  • Lentes macro en teléfonos móviles ¿hasta cuándo?

moto g50 (pantalla 6.5" Max Vision HD+, Qualcomm® Snapdragon™ 480 2.0 GHz octa-core, cámara triple de 48MP, batería de 5000 mAH, Dual SIM, 4/128GB, Android 11), Gris [Versión ES/PT]

moto g50 (pantalla 6.5" Max Vision HD+, Qualcomm® Snapdragon™ 480 2.0 GHz octa-core, cámara triple de 48MP, batería de 5000 mAH, Dual SIM, 4/128GB, Android 11), Gris [Versión ES/PT]

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por Motorola. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Inicio