Compartir
Publicidad
Oppo R15 Pro, análisis: hay un nuevo jugador chino en Occidente y llega pisando fuerte
Análisis

Oppo R15 Pro, análisis: hay un nuevo jugador chino en Occidente y llega pisando fuerte

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Android

El fabricante chino Oppo, se encuentra en el cuarto puesto del ranking mundial de fabricantes que más venden pese a que su proceso de internacionalización no ha hecho más que comenzar. En breve Oppo aterrizará en España y con él su catálogo de smartphones, donde algunos no quieren saltarse ni una sola de las tendencias actuales del mercado.

Uno de estos terminales "a la última" es el Oppo R15 Pro, teléfono que llegará a Europa en julio y que ya hemos podido probar y analizar para contaros qué tal se desenvuelve en el día a día. Cuerpo cerámico, cámara dual y por su puesto, el ya casi inevitable notch son algunos de los elementos que encontramos en este gama media. Veamos qué tal se ha comportado siendo nuestro teléfono principal durante esta temporada que hemos pasado a su lado.

Tabla de especificaciones

OPPO R15 PRO

DIMENSIONES

156.5 x 75.2 x 8 mm 180 gramos

PANTALLA

AMOLED FullHD+ (1080 x 2280 píxeles) 6.28 pulgadas 19:9 84.1% aprovechamiento del frontal

PROCESADOR

Snapdragon 660

RAM

6 GB

ALMACENAMIENTO

128 GB ampliables hasta 256 GB

CÁMARA FRONTAL

20 MP (f/2.0)

CÁMARA TRASERA

Dual 16 MP (f/1.7) + 20 MP (f/1.7)

BATERÍA

3430 mAh con carga rápida VOOC Flash Charge

SISTEMA OPERATIVO

Android 8.1 bajo ColorOS 5.0

OTROS

Lector de huellas, reconocimiento facial, NFC, Bluetooh

PRECIO

425 euros

Diseño: apostando por la cerámica

En términos de diseño el Oppo R15 Pro es un terminal que no pasa para nada desapercibido. Lejos del notch que corona su pantalla y del que hablaremos con más adelante en su correspondiente apartado, tiene un aire premium que hace inevitable que llame la atención cuando lo tenemos en la mano.

Sobre materiales el terminal no se queda corto. Su cuerpo unibody presume de una trasera acabada cerámica, material que compite directamente en el segmento premium con el cristal tan demandado hoy día en la gama alta. El terminal está disponible en dos colores, rojo y azul, ambos con un acabado irisado que cambia según la luz incida en él en una u otra dirección y que ahora han adoptado otras marcas como Huawei.

La trasera del Oppo R15 Pro está acabada en cerámica, un material que compite directamente con el cristal para lo bueno y para lo malo

La cerámica es bonita, como también lo es el cristal, pero como dice el refrán "para presumir hay que sufrir" y tener entre las manos un teléfono brillante y bonito tiene un precio, bueno más bien dos: la presencia inevitable de huellas y los resbalones cuando lo sostenemos en la mano o lo depositamos sobre superficies ligeramente inclinadas.

Img 0021

Afortunadamente el Oppo R15 Pro no está compuesto completamente por cerámica (como el Xiaomi Mi Mix) ya que el marco que bordea el cuerpo y en el que se encuentran los botones, está acabado en aluminio, lo que hace que sostenerlo en la mano pierda algo de peligrosidad.

Y hablando de botones, en el lateral derecho del terminal nos encontramos con el botón de inicio y el slot para tarjetas microSD y SIM, mientras que en el izquierdo se ubican los botones de volumen. El frontal queda casi despejado, protagonizado por una pantalla que ocupa un 84.1% de éste y salpicado únicamente por un comedido marco inferior y el notch que alberga dentro de él un pequeño altavoz y la cámara frontal.

La trasera interrumpe su tono irisado con la presencia del sensor de huellas, ubicado sobre el emblema de la marca y con las dos cámaras posicionadas en horizontal dentro de un marco que no sobresale demasiado acompañadas de un flash LED. Las conectividades están todas unificadas en la parte inferior, donde tenemos la entrada microUSB y también la de auriculares acompañadas por un altavoz.

OPPO R15 PRO

ONEPLUS 6

HUAWEI P20 PRO

SAMSUNG GALAXY S9 PLUS

LG G7 THINQ

PANTALLA

6.28 pulgadas

6.28 pulgadas

6.1 pulgadas

6.2 pulgadas

6.1 pulgadas

DIMENSIONES

156.5 x 75.2 x 8 mm

155.7 x 75.4 x 7.8 mm

155 x 73.9 x 7.8 mm

155 x 73.9 x 7.8 mm

153.2 x 71.9 x 7.9 mm

PESO

180 gramos

177 gramos

180 gramos

189 gramos

162 gramos

APROVECHAMIENTO DEL FRONTAL

84.1%

83.8%

82%

84.2%

82.6%

Respecto a las dimensiones, como podemos ver en la tabla anterior, no es un teléfono pequeño ni mucho menos dado el tamaño de su pantalla, sin embargo en mano es muy manejable manteniendo un grosor y un peso muy buenos. El tacto es también muy agradable aunque como añadimos unas líneas más arriba, es bastante resbaladizo por lo que para evitarnos sustos lo mejor es ponerle una funda.

Pantalla: mucho brillo, menos nitidez

Oppo no se ha querido quedar corto en términos de pantalla y ha decido contar con la tecnología AMOLED para este terminal. Sobre el papel tenemos unas especificaciones que prometen: un panel de 6.28 pulgadas con un ratio de aspecto 19:9 y con resolución FullHD+(1080 x 2280 píxeles) con una densidad de 401 ppp.

Los datos pintan muy bien, pero aquí lo que prima es la experiencia y sobre ella tenemos dos sensaciones. Por un lado la reproducción del color es muy buena (como AMOLED que es) y los ajustes que vienen por defecto también nos dejan una experiencia de visualización a la altura, pero no podemos evitar percibir que nos falta un punto de nitidez.

09ab3bad C64e 4b26 8e98 A967e457611f

Esto se ve de manera bastante clara en los iconos del escritorio, que se notan como "estirados" y poco nítidos, algo que se percibe de forma brusca cuando inicias el teléfono por primera vez aunque con el uso te acabas acostumbrando. Sin embargo, el contenido multimedia se reproduce perfectamente nítido, por lo que es posible que esto se deba a la propia capa de personalización.

Cuando iniciamos el terminal por primera vez nos damos cuenta de que a los iconos del escritorio les falta un punto de nitidez

Como decimos, los parámetros preestablecidos están a un nivel muy equilibrado, algo de agradecer ya que no podemos ajustar manualmente ninguno salvo la temperatura del color y el brillo. Eso sí, el brillo en esta pantalla es más que suficiente, tanto en interior como exterior y su ajuste automático responde rápidamente, incluso en las transiciones más bruscas.

Respecto al notch, éste no tiene un tamaño demasiado grande y permite que los iconos de notificaciones se ubiquen a su alrededor, por lo que en ese sentido no molesta especialmente. Sin embargo sigue sin ser compatible con algunas de las aplicaciones más populares como Facebook Messenger o Instagram, tapando algunas de las funciones o dificultando su uso, algo que resulta bastante molesto.

Rendimiento: le llamaban fluido

El Oppo R15 Pro no llega con lo más alto en el mundo de los chips actuales, pero sí que llega sobrado de RAM, lo que le otorga la chispa suficiente para dejarnos un muy buen sabor de boca. Encontramos en él un procesador Qualcomm Snapdragon 660 acompañado por 6GB de RAM y 128 de almacenamiento interno con la posibilidad de ampliación hasta 256 mediante microSD.

Como decimos, los 6 GB de RAM le dan al dispositivo ese extra para poder gestionar la multitarea o la alta demanda sin ningún tipo de problemas. En el uso en el día a día, realizando llamadas, navegando o utilizando redes sociales, el teléfono ha respondido sin problema, lejos de lags o cierres súbitos.

Img 0305

Los mismo sucedió con un uso más intensivo, incluso con la ejecución de aplicaciones de alta demanda de recursos como juegos pesados o editores. Aquí el teléfono respondió sin problema a todas nuestras "perrerías" aunque eso sí, la temperatura subía en este caso de manera considerable y el teléfono llegaba incluso a molestar ligeramente en la manos.

El teléfono tiene un rendimiento muy bueno en todas las situaciones pero se calienta demasiado cuando lo llevamos a alta demanda

La navegación por el teléfono en sí también es bastante fluida, desde la apertura de aplicaciones como las transiciones por los escritorios, aunque en alguna ocasión la aplicación de la cámara ha tardado más de lo normal en abrirse o en cambiar de modo.

Éstas son nuestras sensaciones con el terminal y su rendimiento en el día a día, pero para aquellos que valoréis también los resultados de los tests sintéticos aquí os dejamos una tabla comparando al Oppo R15 Pro con algunos terminales de características similares.

OPPO R15 PRO

NOKIA 7 PLUS

ELEPHONE U PRO

HONOR 9

PROCESADOR

SNAPDRAGON 660

SNAPDRAGON 660

SNAPDRAGON 660

KIRIN 960

RAM

6 GB

4 GB

6 GB

4 GB

ANTUTU

130.779

141.522

133.147

121.708

GEEKBENCH (SINGLE/MULTI)

1.272 / 3.830

1.645 / 5.909

1.611 / 5.630

1.842 / 4.669

PCMARK (WORK 2.0)

27.345

26.348

25.350

22.128

Por último mencionar en este apartado que el Oppo R15 Pro llega con dos sistemas de desbloqueo biométricos. Por un lado el sensor de huellas digitales que se encuentra ubicado en la trasera y del que podemos decir que no solo se encuentra de manera fácil e intuitiva al sostener en el terminal en la mano, sino que responde de manera rápida y precisa, sin lecturas erráticas en ningún momento.

El segundo sistema de desbloqueo es mediante reconocimiento facial, basado en el sistema nativo de Android, sin que el fabricante haya aplicado ningún añadido. Este un sistema depende únicamente de la cámara frontal y al igual que en el sensor de huellas, responde rápidamente salvo que estemos en un entorno muy poco iluminado donde no es capaz de reconocer nuestro rostro y tendremos que desbloquear con el sensor de huellas.

A falta de amperios buena es la carga rápida

Hemos visto que el Oppo R15 Pro nos ha dado una experiencia muy buena en el campo del rendimiento pero de nada nos sirve esto si no hay una autonomía buena que nos permita utilizar el teléfono sin miedo a quedarnos tirados u obligarnos a ir con una powerbank a todas partes.

En este teléfono encontramos una batería de 3430 mAh, amperaje estándar que debería ser suficiente para un terminal con un procesador de gama media, pero que se ve algo mermada con una pantalla de 6.28 pulgadas y una resolución tan alta. Durante día de uso normal, utilizando aplicaciones de mensajería, redes sociales, llamadas y algo de navegación web, logramos llegar al final de la jornada con aproximadamente un 30% de batería.

Img 0023

Las cosas dejaron de ser tan bonitas cuando decidimos darle un uso más exhaustivo, reproduciendo contenido multimedia desde datos móviles, ejecutando juegos de alta demanda y dándole mucho uso a la cámara. Aquí sí notamos como, además de calentarse, la batería del teléfono drenaba.

No tenemos datos concretos de las horas de pantalla ya que ColorOS, la capa de personalización de Oppo, no nos ofrece este dato, pero en una jornada como la que acabamos de describir nos tocó visitar el enchufe pasadas unas 10 horas.

La capa de personalización de Oppo no nos permite saber las horas de pantalla que consumen la batería

Y hablando de enchufe, afortunadamente el Oppo R15 Pro llega con sistema de carga rápida marca de la casa, el sistema VOOC. Tenemos que decir que es un sistema de carga rápida con todas las de la ley, y es que en cuestión de media hora alcanzamos casi el 50% de la carga total del teléfono (utilizando el enchufe y el cable microUSB que incluye) así que con este dato el apartado de la autonomía se equilibra bastante.

Software de la casa

Hemos comentado que no pudimos comprobar las horas pantalla consumidas dado que la capa de personalización del fabricante no nos lo permite. Este software es ColorOS que se encuentra en este teléfono en su versión 5.0 y sobre Android Oreo 8.1. ColorOS es un calco de iOS, con una administración por escritorios idéntica y donde incluso gestos como cerrar aplicaciones en multitarea deslizando de arriba a abajo, son iguales que en el sistema operativo de Apple.

Software 1

Es una capa muy fácil de asimilar para los que -como es mi caso- estamos acostumbrados a funcionar con iPhone, pero puede ser algo chocante al principio para los que lleguen directamente de Android en sus versiones más puras, aunque no es difícil acostumbrarse. Como vemos, es una capa bastante densa, algo que también se refleja en el bloatware que la acompaña.

Software 2

El terminal llega de serie con todo el ecosistema de Google y Microsoft Office, además de con varias aplicaciones propias del sistema como "Gestor del teléfono" o "Tienda de temas". Pese a este exceso de bloatware por defecto, es posible eliminar todas las aplicaciones y aquí nos topamos con otro parecido razonable con iOS. Y es que al pulsar prolongadamente sobre una aplicación para eliminarla o introducirla en una carpeta, todas las aplicaciones comienzan a "temblar" y es posible eliminarlas sin tener que ir una a una.

La importancia del selfie, marca Asia

Lo que hemos visto hasta ahora del Oppo R15 Pro le deja en muy buen lugar respecto a los de su clase e incluso podríamos decir que tiene papeletas para codearse con algunos miembros de las altas esferas, pero nos falta ver uno de los puntos más importantes y que puede ser clave a la hora de coronar -o no- a un teléfono.

Hablamos de la cámara, un terreno en el que sobre el papel el Oppo R15 Pro llega bien servido. Para la cámara principal encontramos dos sensores de 20 y 16 megapíxeles, ambos con una apertura bastante interesante, f/1.7. En el caso de la cámara frontal, Oppo sigue la estela de otros fabricantes patrios y sube la apuesta hasta 20 megapíxeles con apertura f/2.0.

Como vemos se trata de una configuración que no deja indiferente, pero ya sabemos que en esto de la fotografía móvil no todo es hardware y que el software tiene un papel fundamental, así que vamos a ver cómo se ha portado la combinación de ambos en cuestión de resultados.

Photo5265060976804342072
Ampliacionbien
Photo5265060976804342073

Como podemos observar, la cámara principal ofrece muy buenos resultados en condiciones lumínicas óptimas disparando en modo automático, aunque en ocasiones la reproducción del color -pese a que es generalmente buena- tiende a saturar demasiado. En general con buena luz natural en exterior los resultados son muy buenos, sin ruido evidente y con colores muy vibrantes.

Photo5262616238469786022
Photo5265060976804342069
Hdr

En el caso del interiores, es capaz de reproducir bien los detalles sin aplanar demasiado las texturas, aunque el ruido se vuelve bastante evidente en cuanto la luz disminuye y el balance de blancos en modo automático no acierta demasiado, por lo que en alguna ocasión nos hemos topado confotos bastante oscurecidas.

Photo5262616238469786021

Ambas cámaras cuentan con la posibilidad de realizar modo bokeh, aunque en el caso de la frontal trabajo del desenfoque recae en el software. Sobre los resultados diremos que no son perfectos y que en ocasiones nos encontramos con un recorte de zonas (especialmente el pelo) bastante artificial, pero en términos generales son unos resultados decentes y a la altura de lo esperado.

Photo5262616238469786031 Modo retrato cámara trasera
Modo Retrato Modo con y sin retrato en la cámara frontal

Respecto a la cámara frontal los resultados son de lo mejor que nos hemos encontrado últimamente en la gama media. Y es que los selfies no solo dan unos resultados nítidos tanto en interior como exterior, sino que aparecen muy luminosos, algo que además podemos acentuar con el modo belleza que en el caso del software de Oppo, nos permite ajustarlo de manera manual o aplicar un modo automático.

Selfieoppo Selfie exterior (izq.) y selfie interior (der.).

Personalmente el modo automático me parece que ofrece unos resultados demasiado exagerados, por lo que en los casos en los que he querido mejorar el resultado de alguna autofoto, he optado por utilizar el modo belleza en el nivel 1 (tiene hasta 6 niveles, pero el último te convierte en otra persona).

Por último tenemos que mencionar el software, que si bien es muy intuitivo y fácil ejecutar tanto en los cambios entre modos como en los de cámaras, es otro calco absoluto del software de iOS tal y como podemos ver en la siguiente foto. Esto no es algo negativo en términos de uso dado que el software de la cámara del iPhone es (en mi opinión) uno de los que más facilidades nos ponen a la hora de disparar, pero sí es reseñable ver hasta qué punto ColorOS se basa en el sistema operativo de los de Cupertino.

Camaradasoft

Oppo R15 Pro, la opinión de Xataka Android

Tras este tiempo con el Oppo R15 Pro a mi lado como teléfono principal me quedo con una idea principal y con varias conclusiones sobre sus fortalezas y debilidades. La idea principal es que Oppo tiene buenas herramientas para competir en el mercado y prueba de ello es este terminal en el que todos los detalles, desde el diseño hasta el software están cuidados. Eso sí en este caso "basándose" bastante en otros fabricantes como es el claro caso de su capa de personalización.

Oppofin

Pero paralelismos de software aparte, el Oppo R15 Pro se ha comportado no solo a la altura de los de su gama, sino un escalón más arriba y nos ha dejado una experiencia muy buena en todos sus apartados (incluido el diseño) que solamente se ha visto afectada en cierto modo por la duración ajustada de la batería.

Es un teléfono que por 425 euros al cambio no tiene nada que envidiar a terminales de precio mucho más elevados, aunque quizás tenga que ajustarse un poco si quiere hacerle frente a Xiaomi. Pese a esto, parece que la llegada de Oppo a España -si se acompaña de una buena estrategia comercial- puede situarle en un lugar muy destacado siempre que ofrezca un buen catálogo con terminales como éste.

8.1

Diseño8.5
Pantalla8.0
Rendimiento8.5
Cámaras8
Sistema operativo7.5
Autonomía8

A favor

  • Diseño premium y dimensiones correctas
  • La pantalla tiene un brillo excelente
  • La cámara frontal da unos resultados muy interesante

En contra

  • Se resbala mucho
  • Los iconos en la pantalla no se reproducen con nitidez
  • La batería es escasa para un usuario exigente

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio