Realme C30, análisis: un gama de entrada con batería inagotable a precio de ganga
Análisis

Realme C30, análisis: un gama de entrada con batería inagotable a precio de ganga

HOY SE HABLA DE

Realme se ha puesto como reto por delante el dominar la gama de entrada de dispositivos, sin tener que sacrificar su rendimiento o su batería. Es por ello que han apostado para coronar como rey de esta gama al nuevo Realme C30 que se presentó en el mes de julio y que se convierte en una buena recomendación para usuarios que busquen un terminal en torno a los 150 euros.

En Xataka Android hemos podido probar a fondo este equipo que promete dentro de nuestro mercado para sacar interesantes conclusiones. De estas podemos adelantar que este móvil brilla por una batería inagotable, pero que se ha quedado "atascado" en Android 11 como uno de sus puntos más negativos.

Ficha técnica del Realme C30

REALME C30

Pantalla

LCD 6,5 pulgadas
Resolución HD+

Procesador

Unisoc T612

RAM

2 GB / 3 GB / 4 GB LPDDR4X

Almacenamiento

32 GB / 64 GB UFS 2.2 + Micro SD hasta 1 TB

Cámara trasera

8 MP f/2.0

Cámara frontal

5 MP f/2.2, FF

Batería

5.000 mAh (carga 10 W)

Sistema operativo

Realme UI Go Edition basado en Android 11

Conectividad

Dual SIM, 4G/LTE, WiFi, Bluetooth 5.0, MicroUSB, jack 3,5 mm

Dimensiones y peso

164,1 x 75,6 x 8,5 mm
182 g

Precio

Desde 139 euros (precio oficial de la marca)

Un diseño colorido y de aspecto juvenil

Conector

En lo que respecta al apartado estético, este dispositivo destaca por ser un móvil muy colorido y sobre todo juvenil, gracias que está presente en tres tonalidades diferentes: verde, negro y azul. La parte trasera destaca por no ser plana, sino que cuentan con relieves que tiene como parte positiva que cuesta mucho que se resbale de la mano o de una superficie, pero que por contra es un lugar ideal para cualquier tipo de suciedad.

Su diseño evita que se pueda resbalar de la mano, pero se llega a acumular suciedad en su parte trasera.

Pero el principal problema que puede llegar a tener, sobre todo para los que tenemos las manos pequeñas, está en los bordes. Al igual que ocurre en otros dispositivos de Realme, la marca apuesta por un diseño plano que hace que pueda ser incómodo usarlo durante varios minutos de manera continuada. Esto hace que se tenga que utilizar obligatoriamente una funda, aunque no se siente una sensación de corte al tener una fusión con la pantalla correcta en forma de escalón.

Laterales

En pantalla no podíamos espera mucho para este rango de precios, y al final se ha terminado cumpliendo. Con una pantalla de 6,5 pulgadas, Realme ha apostado por un panel IPS con resolución HD+, que no Full HD. Esto hace que a la hora de ver contenido multimedia no se tenga una imagen completamente nítida y los colores no sean los más fieles del mercado. Pero para una persona poco exigente, que es el público de este C30, es suficiente. Donde sí que se va a terminar notando mucho esta pantalla es en la calle con mucha luz, donde difícilmente vas a ver algo al tener una tasa de brillo realmente baja.

Pantallaj

El Realme C30 cuenta con un único altavoz en la parte inferior que cumple con lo esperado. A hora de reproducir música no se obtiene el mejor resultado posible, pero si mantenemos un nivel medio de volumen se aprecia con buena calidad el sonido de canciones o de vídeos. El problema es cuando se sube demasiado que pasa a estar saturado. Pero para evitar esto se cuenta al lado del puerto de carga con un jack para conectar auriculares de mayor calidad.

Batería y rendimiento, dos puntos donde sobresale este Realme C30

Frontal

Realme sigue apostando en este terminal por el procesador UNISOC T612, un desconocido para muchos usuarios, pero que poco a poco va sorprendiendo a cada vez más personas. Y a nosotros nos ha vuelto a generar muy buenas sensaciones mientras lo estábamos usando de manera intensa estos días. Puesto a prueba con aplicaciones y juegos no hemos encontrado apenas lag. Para poder hacerlo hemos tenido que forzarlo con juegos exigentes. Pero para un uso cotidiano, sin duda la experiencia es realmente buena, acompañado de sus 4 GB de RAM.

Realme C30

Realme C11

Realme C35

Narzo 50i Prime

Moto G31

Procesador

UNISOC T612

Mediatek Helio G35

UNISOC T616

Mediatek Helio G96

Exynos 850

RAM

4 GB

2 GB

4 GB

4 GB

4 GB

GEEKBENCH 5.0 (Single Core / Multi Core)

331 / 1.286

175 / 984

371 / 1.366

325 / 1305

352 / 1300

3D MARK (WILD LIFE UNLIMITED)

410

-

463

410

1.807 (Sling Shot)

PCMARK WORK 3.0

7.445

3.658

7.663

7.817

6.452

Potencia

Donde si observamos problemas es precisamente en los sistemas de desbloqueo. No se cuenta con un sistema de reconocimiento de huella en pantalla o en alguno de sus bordes. Se apuesta únicamente por un sistema de reconocimiento facial que se puede desbloquear con una simple fotografía, aunque es algo a lo que ya estamos acostumbrados en estos dispositivos. Y esto se suma también a que en su hardware no se integra un chip NFC, por lo que se queda completamente fuera de los sistemas de pago contactless.

Un procesador y una batería que hacen a este C30 un equipo más que recomendable.

Un punto que nos ha gustado bastante, aunque es algo completamente personal, es la capa de personalización de Realme. Es bastante sutil y no sobrecarga apenas la vista, con pocas aplicaciones que llegan preinstaladas. Pero el gran problema que tiene es que la gama de entrada de Realme, incluido este C30, se ha quedado atascada en Android 11 cuando ya los dispositivos llegan con Android 12 y con la vista ya puesta en Android 13.

Pero además de la potencia, algo que se debe destacar de este Realme es la batería. Aunque hay que diferenciar dos aspectos dentro de un concepto tan amplio: capacidad y tiempo de carga. En este caso, se cuenta con una capacidad de 5.000 mAh que permite usar el dispositivo durante más de un día de manera intensa sin preocuparte de pasar por el cargador. Pero tiene un gran problema: el tiempo de carga es demasiado lento, llegando a tener que esperar más de 3 horas para que se recargue. Esto se debe a que tiene una carga máxima de 10 W, y no cuenta con USB-C sino microUSB cuando ya prácticamente todos los gamas de entrada se han adaptado perfectamente a la toma de USB-C por sus prestaciones.

Unas cámaras que cumplen, pero solo con buena iluminación

La interfaz que se integra en este dispositivo es idéntica a otras gamas de entrada de Realme, brillando por la simpleza y por la escasez de funciones debido a las limitaciones del hardware. En concreto, al abrirla tendremos acceso al modo automático para realizar fotografías rápidamente, aunque también se podrá cambiar a vertical o vídeo en la parte inferior. De manera extra se agrega una sección extra donde apenas se puede encontrar nada, salvo las funciones de modo noche y modo manual.

Interfaz Camara Realme

En la parte superior de la interfaz se pueden encontrar varias funcionalidades: HDR y modo belleza. Estos se activan de manera automática, aunque si es cierto que al activar el modo de belleza se consigue un resultado bastante irreal al no estar del todo conseguido. A continuación te mostramos de lo que es capaz esta cámara, que cuenta únicamente con una lente, en el día a día.

No Hdr Frontal
Lente principal (sin HDR)
Si Hdr Frontal
Lente principal (con HDR)

Uno de los aspectos más importantes para que esta cámara tenga un buen resultado sin duda es la iluminación. En el caso de querer realizar fotografías en interior, no vas a conseguir apenas nitidez. Pero en exteriores se defiende, aunque siempre que tenga el HDR activado, como vemos en los ejemplos anteriores. Con el HDR se consigue tener un mejor detalle de los elementos, así como un color más natural. Es por ello que nos ha sorprendido para bien, siempre teniendo en cuenta que hablamos de un dispositivo de entrada.

Su cámara puede brillar, pero únicamente en condiciones de iluminación muy favorables. En interiores, el resultado llega a ser pésimo.
Selfie No Hdr
Selfie (sin HDR)
Selfie Si Hdr
Selfie (con HDR)

En lo que respecta al selfie, la diferencia entre tener activado o no el modo HDR es drástica. Como se observa en los ejemplos anteriores, con el HDR desactivado se consigue que tanto el cielo como la calle a la derecha esté completamente quemada por la luz del sol. Pero al momento de activar el HDR se elimina por completo este quemado y se pueden apreciar esos detalles en el fondo. Además, en lo que respecta al sujeto de la fotografía, también suaviza más la piel, y captura mejora los detalles, sobre todo si nos centramos en el pelo.

Sin Modo Noche Hdr
Lente principal (sin modo noche y HDR activado)
Con Modo Noche
Lente principal (con modo noche activado)

Entre las escasas funciones de la cámara se puede encontrar el modo noche "PRO" que ha sido una gran decepción. Como se puede ver en las fotos de la parte superior, el modo noche hace que la foto que se realice acabe completamente granulada y le aplique una capa de color por encima que no llegamos a entender del todo. Esto hace que claramente, pueda ser mejor realizar la fotografía de noche con el HDR activado y no con este modo noche poco profesional.

El modo noche del Realme C30 es una decepción. Los resultados parecen sacados de auténticas películas de terror.

Lo más gracioso para nosotros es que se tenga la coletilla Pro, aludiendo a un resultado profesional. Bajo nuestro punto de vista, en un móvil con estas prestaciones, si no se cuenta con un modo noche que pueda al menos hacer una foto decente, mejor omitirlo completamente ya que es un punto realmente negativo. Esto es lo que han hecho en la cámara selfie donde no se puede encontrar este modo.

Realme C30, la opinión de Xataka Android

C30 Realme

En líneas generales, este Realme C30 es un dispositivo de gama de entrada que cumple con las expectativas que teníamos depositadas sobre él, aunque cuenta con grandes carencias. Comenzando por un sistema operativo que se ha quedado estancado y acabando en una cámara demasiado simple que no incluye un modo retrato o un modo macro para sacar fotografías con mejor detalle.

Pero, por otro lado, ofrece lo que cualquier usuario con un presupuesto más ajustado busca en un dispositivo: que no se quede colgado y tenga una batería inagotable. Sus 5.000 mAh han sorprendido, aunque tiene como punto negativo un sistema de carga extremadamente lento a 10 W y con puerto microUSB. En definitiva, por un precio de 139 euros, es un teléfono correcto y que cumple con todas las funciones básicas que se esperan.

6,9

Diseño8
Pantalla6.5
Rendimiento7
Cámara5
Software7
Autonomía8.5

A favor

  • Autonomía que permite usar el dispositivo durante todo el día.
  • Rendimiento que permite emplear cualquier aplicación sin ralentización.
  • Permite usar varias tarjetas SIM de manera simultánea.

En contra

  • Integra como sistema operativo Android 11, quedando muy desfasado.
  • Sistema de carga lento para una batería de 5.000 mAh.
  • Cámara en modo nocturno que no ofrece buenos resultados.

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Realme. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.
Temas
Inicio