¿Dónde guarda WhatsApp las conversaciones?

¿Dónde guarda WhatsApp las conversaciones?
Sin comentarios

WhatsApp es la app de mensajería móvil más extendida del planeta, incluso por encima de su hermana Facebook Messenger, pero no funciona como ella. Tampoco funciona como Telegram o como Skype. En realidad, WhatsApp funciona como la Signal de la que también toma su algoritmo de cifrado. Eso significa que cuando cambiamos de dispositivo, los chats ya no están allí porque no se almacenan en el exterior del teléfono.

Distinto es cuando hacemos una copia de seguridad, aunque ya estaríamos hablando de otro asunto. Así que si los chats de WhatsApp no se mantienen cuando cambiamos de teléfono es que deben alojarse únicamente en el interior de nuestro propio dispositivo. La pregunta que surge a raíz de esto es, ¿y dónde los guarda? Así que vamos a tratar de explicaros eso, dónde guarda WhatsApp las conversaciones en el interior de nuestro teléfono móvil.

WhatsApp almacena tus chats en tu teléfono

Como hemos dicho, la única forma de "sacar" los mensajes de WhatsApp de nuestro teléfono móvil es a través de la copia de seguridad almacenada en la nube, porque de otra manera la copia sigue siendo interna. WhatsApp emplea Google Drive para almacenar las copias externas, de forma que cuando cambiamos de teléfono podemos restaurar la última versión (recomendamos actualizar la copia justo antes de cambiar de teléfono) para que todo siga estando en su lugar.

Pero mientras no se produzca esta copia de seguridad, WhatsApp lo almacena todo en local. Eso significa, por ejemplo, que una vez que un mensaje se entrega a su receptor, ya seamos nosotros porque nos lo mandan o nuestro destinatario cuando lo enviamos nosotros, el mensaje desaparece de los servidores de la aplicación. Porque durante el envío sí que pasa por sus servidores, lógicamente, a modo de centralita telefónica que conecta unos usuarios con otros.

Así pues, los chats se guardan en el interior del teléfono y podemos deciros la ruta exacta. Para que lo podáis ver por vosotros mismos necesitaréis un explorador de archivos instalado en nuestro teléfono móvil, uno como Google Files o similares. En Android encontramos muchos muy prácticos y cualquiera de ellos nos va a servir para bucear por las entrañas de nuestro móvil (siempre que el sistema no haya protegido determinadas carpetas).

Copias Whatsapp
Almacenamiento interno > Android > Media > com.whatsapp > WhatsApp > Databases

En nuestro ejemplo vamos a emplear Google Files o 'Archivos de Google', instalado por defecto en nuestro Google Pixel 5. Basta con abrirlo para ver el árbol de directorios del sistema y desde ahí podemos empezar a navegar. Os vamos marcando las carpetas por las que vamos pasando:

  • Almacenamiento interno
  • Android
  • Media
  • com.whatsapp
  • WhatsApp
  • Databases

Llegamos a la carpeta 'Databases' después de seguir la ruta que os hemos indicado y nos topamos con un listado de archivos, cada uno de los cuales representa la base de datos de cada uno de los días en los que se ha creado. Son las copias que WhatsApp va actualizando cada día hasta pasar al siguiente, y son dichas copias las que luego se exportan a un servidor externo en el caso de salvarlas en Google Drive. Verás que sólo se guardan unos pocos días, y es que WhatsApp va eliminando los archivos más antiguos para que no devoren la memoria interna de nuestro teléfono.

Los chats de texto y el resto de archivos (imágenes, vídeos, audios, stickers) se almacenan por separado.

Pero aquí sólo se encuentran los chats, el texto de cada una de nuestras conversaciones. Para localizar el resto de archivos que intercambiamos por WhatsApp hemos de volver a la carpeta anterior, a WhatsApp, y luego acceder a Media. Ahí podemos ver los gifs animados, imágenes, vídeos, archivos de audio, notas de voz, documentos e incluso las fotografías de perfil. Y sí, también los stickers. Aunque varias de estas carpetas son fácilmente accesibles desde otras apps del teléfono como Google Fotos.

Así pues, ya sabéis dónde están almacenados los chats de nuestro WhatsApp. En las tripas de nuestro teléfono móvil para que únicamente nosotros tengamos acceso a ellas. Y cuando salen del teléfono para viajar a la nube, también se guardan con nuestro usuario para que, de nuevo, estén protegidas de accesos no deseados.

Temas
Inicio