Compartir
Publicidad
Probamos Vivaldi para Android, el navegador que viene al móvil a competir con Chrome, Firefox y compañía
Aplicaciones Android

Probamos Vivaldi para Android, el navegador que viene al móvil a competir con Chrome, Firefox y compañía

Publicidad
Publicidad

La versión 2.7 de Vivaldi es la que actualmente se puede descargar para sistemas de escritorio, y en este momento el navegador aterriza en Android. Un sistema operativo que sigue acumulando grandes desembarcos como el de un navegador muy reconocido pese al peso específico de los gigantes como Edge, Chrome o Safari.

Vivaldi llega a Android respetando las máximas que le han llevado a su posición hasta el momento. Máximas como la personalización de la experiencia de navegación para cada usuario, o en hincapié que hacen en la privacidad para quien decida usar su plataforma. Ahora, Vivaldi se hace móvil y hemos podido probarlo de primera mano.

Un diseño clásico y reconocible, pero con añadidos

El navegador Vivaldi

Nadie va a reinventar en este momento el mundo de los navegadores, y Vivaldi tampoco. Mucho menos cuando llega directo desde el mundo del PC y su versión móvil es, lógicamente, heredera en diseño y funcionalidades de su matriz. Así que nos topamos con un diseño bastante clásico, con la barra de direcciones en la parte superior y con la de navegación en la inferior.

Tenemos pocos gestos por ahora, más allá de deslizar hacia abajo sobre la barra de direcciones para desplegar las pestañas. Aunque teniendo un botón dedicado en la parte inferior derecha, que resulta bastante más accesible que el gesto, acabaremos olvidando que existe. No sabemos si en el futuro tendremos algún otro gesto a pantalla completa pero por el momento, Vivaldi se mantiene sin ellos. Algo que sin duda juega a favor de su ligereza.

Vivaldi cuenta ahora con muy pocos gestos pero recordemos que hablamos de una versión Beta

En esta barra de navegación inferior tenemos, por orden de izquierda a derecha, un botón para acceder a los marcadores, un botón para retroceder, un botón para ir a las páginas más visitadas que se convierte en botón de búsqueda cuando estamos en la página de inicio, el botón para avanzar y el botón para las pestañas. En todo momento tendremos en pantalla cuántas pestañas tenemos abiertas y basta un simple toque para acceder a ellas, colocadas en forma de mosaico para poder cambiar entre ellas o cerrarlas.

En la parte superior, junto a la barra de direcciones, tenemos otro botón adicional con el logotipo de Vivaldi para acceder al menú del navegador con una organización bastante clásica que nos conocemos de memoria. Con el botón de actualización para la página (aunque podemos arrastrar la web hacia abajo para conseguir el mismo efecto), las opciones de pestañas y marcadores, el menú compartir o la ayuda. También la opción para activar la versión para ordenadores, en caso de que queramos forzar a la web a evitar la maquetación para móvil. Y claro está, podremos navegar de incógnito.

Capturar página: una opción interesante que puede dar mucho juego.

Pero hay una opción muy interesante que merece la pena destacar y es la de Capturar página. Activándola, Vivaldi nos ofrece dos tipos de captura de página. Una de ellas con la posibilidad de capturar el área visible de la web, muy parecido a la captura que haríamos con el propio teléfono, y otra con la posibilidad de capturar toda la página, lo que nos generará un archivo JPG con toda la extensión de la web. Muy interesante para archivarlas y/o compartirlas.

La configuración de Vivaldi

Vivaldi

En cuanto a la configuración de este Vivaldi móvil que desembarca en Android, tampoco nos encontramos con nada excesivamente extraño más allá de la propia organización del navegador para cada uno de sus temas. Tenemos la elección del búscador que se encargará de localizar la información que pidamos en la barra de direcciones, y que incluye también a DuckDuckGo, a Qwant o a Ecosia.

Tenemos el gestor de contraseñas con posibilidad de desactivarlo cuando queramos, o de indicarle que nos pida iniciar sesión en las distintas webs que visitemos pese a almacenar las contraseñas. También encontramos el gestor de métodos de pago, con posibilidad de guardar, eliminar o editar la información de las distintas tarjetas de crédito que usemos para pagar online, y la opción ya clásica de iniciar sesión con nuestro usuario de Vivaldi para así sincronizarlo con otros dispositivos donde también lo usemos.

Opciones interesantes como prohibir el trackeo hacen de Vivaldi una opción a considerar

Disponemos de una sección dedicada a la privacidad que incluye una interesante opción de la que Vivaldi hace alarde. Podemos decidir que el navegador no haga seguimiento de nuestra navegación, de forma que se eliminará el tracking que se usa habitualmente en publicidad para mostrar anuncios relacionados con qué hacemos y qué webs visitamos. Eso no eliminará la publicidad de las webs, claro está, pero sí hará que dichas webs nos muestren publicidad genérica al no saber de dónde venimos o qué andamos haciendo.

Y sí, Vivaldi también ofrece traducción instantánea de los sitios web que visitemos en otros idiomas. Estos idiomas disponibles pueden gestionarse desde la configuración en el apartado Idiomas y ahí decidiremos si queremos esta traducción y a que idiomas queremos que nos la ofrezca. Por defecto lo encontramos con el Español activado, pero podemos navegar en inglés si ése es nuestro deseo.

Nuestra experiencia con Vivaldi para Android

Vivaldi Beta

Como vemos, Vivaldi es un navegador bastante clásico en cuanto a organización pero tampoco pretende ser revolucionario en este sentido. Lo que lo caracteriza, una vez lo hemos podido probar, es su velocidad a la hora de solicitar y renderizar páginas, al nivel del Chrome con el que ha convivido durante las pruebas, y que una vez te haces a la interfaz todo es mucho más natural.

Hemos probado a desactivar el trackeo de navegación mientras visitábamos algunas tiendas online y el resultado ha sido satisfactorio, con anuncios genéricos en casi todas ellas salvo algunas, como Amazon, que sí que gestionan sus propias cookies y nos reconocen por la IP. Pero la experiencia ha sido bastante satisfactoria.

Tal vez cambiar de navegador a estas alturas te resulte pesado, sobre todo si sincronizas actualmente con algún otro que ya tengas en el ordenador o el tablet, pero si ya eres usuario de Vivaldi en otros dispositivos, el espejo para móviles ya está aquí. Y si no te preocupa tanto cambiar de navegador, Vivaldi bien merece que le eches un vistazo pues es rápido, eficiente en cuanto a memoria y fácil de usar. Una buena opción que ahora disfrutamos en Android. Bienvenida sea.

Vivaldi Beta

Vivaldi Beta

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio