Compartir
Publicidad
4.340 millones de euros: multa récord de la Unión Europea a Google por la posición dominante de Android
Mercado

4.340 millones de euros: multa récord de la Unión Europea a Google por la posición dominante de Android

Publicidad
Publicidad

4.340 millones de euros de multa, una cifra histórica para un Google que ya ostenta los dos primeros puestos en el ranking de multas del mercado tecnológico. Shopping fue el primero y ahora el toca el turno a Android. Europa lleva tiempo tomándose muy en serio la lucha contra diversos monopolios en el mercado tecnológico, y Google, en 2017, recibió una multa, que en su momento ya fue de récord, debido al abuso de posición dominante ejercido con su buscador en beneficio de las compras.

Hace un año, la sentencia obligaba a Google al pago de una multa de 2.420 millones de euros a Google, una cifra que finalizaba un proceso de investigación de más de dos años y que también instaba a los de Mountain View a cesar su conducta en plazo máximo de tres meses. 90 días tenía Google para corregir sus malas praxis o se enfrentaría a una nueva sanción del 5% de la facturación diaria de Alphabet, su matriz. Ahora, en 2018, Google recibe un nuevo castigo, y vuelve a elevar el techo en cuanto a su importe. Las prácticas con Android le costarán a Google 4.340 millones de euros.

Una acusación de 2016

Comision Europea

Como decimos, la anterior multa a Google por posición dominante con Google Shopping ya fue histórica. La empresa ahora liderada por Sundar Pichai superaba los 497 millones de dólares impuestos a Microsoft en 2007, los 561 millones a la misma compañía en 2013 e incluso los 1.100 millones a Intel en 2008. Los 2.420 millones impuestos a Google fijaron un nuevo techo, y la nueva multa casi duplica dicha cantidad.

La Comisión Europea puso sobre la mesa en 2016 el caso que hoy se cierra. Con un año de investigación a sus espaldas, la Comisión afirmó que Google había implementado una estrategia en los dispositivos móviles para preservar y favorecer su dominio de la búsqueda en Internet en general. Todo se debía a que Google Search llegaba fijado por defecto en los teléfonos con Android, y eso impedía el progreso de los buscadores rivales.

En 2015 se abría la investigación por Shopping, cerrada en 2017, y en 2016 se inició la de Android, cerrada ahora

La Comisión también indicaba que este comportamiento dañaba a los clientes al restringir a la competencia, y no dudó en redactar un pliego de cargos contra Google por violación de las leyes anticompetencia, principalmente por tres factores: la preinstalación obligatoria del buscador de Google y de Chrome, la imposibilidad de usar otros sistemas basados en Android y los incentivos económicos a los constructores para la preinstalación de Google Search.

Google no dudó en defenderse de las tres acusaciones a través de una serie de declaraciones que, sin embargo, resultaron bastante genéricas y que, al parecer, no convencieron a los miembros de la Comisión Europea, pues el caso nos ha conducido hasta aquí. A una nueva multa al gigante tecnológico por posición dominante, y con Android en el ojo del huracán.

Un Android de 4.340 millones de euros

Android Oreo

Después de varios momentos de duda en la Comisión Europea, que pudo haber impuesto la sanción hace una semana pero que tenía claro que quería cerrar el caso antes de las vacaciones, la multa se ha hecho realidad. De hecho, puede que Google tenga que dar las gracias a Trump de este retraso, pues las tensiones entre éste y Europa habrían aconsejado dejar la multa para más adelante, con las aguas más calmadas.

En la cifra se ha tenido en cuenta la ingente cuota de mercado que Android posee en Europa

En la multa se ha tenido en cuenta que Google posee una cuota de Android muy elevada en Europa, y que ésta no ha dejado de crecer en los últimos años, elevando así la cantidad a una cifra muy superior a la sufrida por Google Shopping y fijando un nuevo techo histórico para este tipo de sanciones.

La Comisión Europea ha establecido que los daños causados por Google a su competencia y a los usuarios se sitúan en 4.340 millones de euros, fijando así la mayor multa de la historia del mercado tecnológico. Una multa que, además, llegará acompañada de diversos cambios impuestos a Google, cuyas consecuencias se vivirán en los próximos meses.

La decisión de la Comisión concluye que Google es dominante en los mercados de los servicios generales de búsqueda en Internet , los sistemas operativos móviles con licencia y las tiendas de aplicaciones para el sistema operativo móvil Android

En el texto que acompaña a la decisión de la Comisión Europea se fijan, también, las acciones que Google tendrá que llevar a cabo en un plazo de 90 días, aunque el gigante tecnológico tendrá oportunidad de recurrir la misma. Según la Comisión Europea, Google tendrá que:

  • Detenerse y no volver a participar en ninguno de los tres tipos de prácticas (estipulados más arriba). Además, requieren a Google para que no tome cualquier medida en el mismo sentido que las anteriores y no condenada en el documento.

La decisión no impide que Google establezca un sistema razonable, justo y objetivo para garantizar el correcto funcionamiento de los dispositivos Android que utilizan aplicaciones y servicios patentados de Google, sin afectar a la libertad de los fabricantes de dispositivos para producir dispositivos basados ​​en forks de Android.

La Comisión Europea estipula, a su vez, que si Google no puede garantizar el cumplimiento de esta sanción, será responsable de pagos de incumplimiento de hasta el 5% de la facturación mundial diaria promedio de Alphabet. Algo a lo que ya fue condenado en la anterior multa, la relativa a Google Shopping.

Google puede recibir más demandas, pero recurrirá

Por último, la Comisión Europea hace a Google responsable y, por tanto, susceptible de acciones civiles por daños y perjuicios que cualquier persona o empresa afectada por su comportamiento contrario a la competencia pueda presentar ante los tribunales de los Estados miembros. Se abre, por tanto, un periodo de espera en el que Google podría ser demandado de nuevo por empresas y particulares.

Google no ha tardado en responder, y lo ha hecho a través de un portavoz de la compañía. Destacando las innovaciones que el sistema Android ha potenciado, y aclarando que el sistema operativo ha permitido que haya opciones para todos los usuarios, Google deja patente que la sentencia de la Comisión Europea será recurrida.

Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión.

Vía | Comisión Europea
En Xataka Móvil | El Senado de los Estados Unidos cumple su promesa y tumba el acuerdo de Trump con ZTE

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos