Compartir
Publicidad
Así quedaría Android si Trump divide Google por posición dominante
Mercado

Así quedaría Android si Trump divide Google por posición dominante

Publicidad
Publicidad

Los cambios en las administraciones siempre traen nuevas políticas y estamos viendo en estos días que el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, va a realizar muchos cambios y bastante rápido. Esto podría afectar a Google, que podría llegar a ser dividida en varias empresas.

Aunque parezca una posibilidad remota hay que recordar que esto ha sucedido otras veces en el pasado. Por ejemplo en 1984 EEUU decidió dividir en siete compañías el monopolio telefónico AT&T. Y en 1911 también se dividió Standard Oil (empresa de Rockefeller) en 34 empresas diferentes. Microsoft se libró por poco en los tribunales de apelación, pero llegó a estar sentenciado que se dividiera en dos empresas (sistemas operativos y resto de software). Es decir, en EEUU hay una tradición de no permitir monopolios así que no es descabellado.

¿Es Google un monopolio?

Monopolio

Lo primero que hay que considerar es si Google es un monopolio. Y, aunque es complicado determinar lo que es un monopolio en un entorno digital, donde apenas existen barreras de entrada y todo usuario está a un click de pasarse a la competencia, lo cierto es que Google domina muchos sectores (publicidad online, búsquedas, sistema operativo móvil) y usa dicha posición dominante en su beneficio (el ejemplo más claro es cómo promocionan a través de su buscador otros servicios que ofrecen).

Además, hay un precedente. La UE también está investigando a Google por abuso de su posición dominante y aunque de momento no hay medidas concretas sí hay un pliego de cargos por hundir en el buscador a sus competidores promocionando resultados de productos internos.

Los buenos resultados financieros de Alphabet no ayudan. Google ingresó un 22% más que el año anterior, llegando a los 26.064 millones de dólares. Cuando una empresa que se sospecha que es un monopolio va bien, las medidas para romper el monopolio son más urgentes.

¿Buscaría la administración Trump una división de Google?

Dementia 1754431 1920

Con la administración Obama Google no tuvo problemas, de hecho había una relación muy fluida. Quizá excesivamente fluida, ya que al menos 22 personas que trabajaban en la Casa Blanca durante los años de Obama han acabado trabajando en Alphabet (para que luego digan que las puertas giratorias es un problema únicamente en España).

Ahora con Trump la cosa es muy distinta. Como casi todas las empresas tecnológicas han apoyado en mayor o menor medida la candidatura de Clinton. Y esto, que con otro presidente no serían más que unas pequeñas asperezas iniciales, con Trump puede ser determinante. Ya hemos visto en alguna ocasión que puede ser vengativo.

La ley antimonopolios es suficientemente abierta como para poder presentar un caso contra Google, y aunque se supone que los criterios deberían ser la defensa del consumidor, si la administración Trump se empeña en dividir a Google, seguro que encuentra la forma. Y Google, además, está escalando su posición anti-Trump liderando las críticas del sector a la orden ejecutiva que impide la entrada de inmigrantes de siete países de Oriente Medio.

Por tanto, independientemente de si hay suficientes razones para actuar contra la posición dominante de Google en ciertos ámbitos, lo que está claro es que existe un riesgo nada despreciable de que la nueva administración busque una partición del gigante de Montain View.

Android ante una división de Google

Bien, imaginemos que Alpabhet es dividido. ¿Cómo afectaría esto a Android? Aquí la principal duda es cómo quedaría dividido Google. Lo más lógico es que la división de la empresa fuera en dos o en tres. Las patas fundamentales de la empresa son el buscador, la publicidad y el resto.

Separar el buscador parece fundamental, ya que es donde más se puede manipular y usar la posición dominante. Pero también ocurre con la publicidad, con Adsense. De hecho la investigación de la UE es precisamente por abuso en la plataforma de publicidad.

Google

Sea como fuere Android quedaría fuera, quedaría en el grupo de productos extra. Es cierto que tiene una posición dominante pero no existen beneficios para Google sin la parte de la publicidad. Además el código de Android es abierto, cualquiera puede hacer un fork si fuera necesario (aunque como hemos visto en el pasado, no es tan fácil). Y existe un competidor muy duro en el mercado como el iOS.

En el caso de una partición de Google podríamos ver dos cambios fundamentales. Primero, que el buscador que viniera por defecto en los teléfonos Android no fuera necesariamente el de Google. La empresa que se quedara con Android podría negociar con otro proveedor este servicio para lograr ingresos. Esto supondría cambios muy importantes, ya que normalmente Google obliga a los fabricantes a instalar una serie de aplicaciones a cambio de tener acceso a sus servicios. Pero también podría pasar que dejaran libertad a los fabricantes para integrar un buscador por su cuenta. Todo lo que se ha hablado del futuro del teléfono como "secretario" con comandos de voz conversacionales (Google Assistant) quedaría en entredicho.

Si Google se divide habrá un giro de la estrategia Android que acabaría notándose, eso seguro.

Lo segundo que podría cambiar sería la integración de la publicidad en aplicaciones y en Google Play en general. Aquí efectivamente podría haber novedades, pero no se notarían mucho de cara al usuario. Si el gestor de los anuncios es uno u otro es completamente transparente, los únicos que lo notarían serían los desarrolladores, que tendrían otros suministradores para elegir.

Sin embargo a largo plazo sí que los usuarios de Android acabaríamos notando, y mucho, la división de las empresas. Android quizá no sería tan estratégico en esta nueva situación. Recordemos que Android surgió cuando Google vio que la búsqueda iba a pasar del escritorio al móvil y tenía que dominar también dicho segmento. Si ahora la búsqueda es una empresa y Android es otra, quizá no tenga tanto sentido seguir desarrollando a buen ritmo Android o quizá sí pero con otro modelo de negocio: crear más terminales propios, introducir publicidad a nivel de sistema operativo, empujar con más fuerza los servicios de Google Play de pago o cualquier otra cosa. Lo cierto es que solo podemos especular, pero habría un giro de la estrategia que acabaría notándose, eso seguro.

En Xataka Android | Trump usará Android como hizo Obama, pero desde luego no la versión y modelo que quiera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio