Compartir
Publicidad

Por qué la posible compra de HTC beneficiará a Google

Por qué la posible compra de HTC beneficiará a Google
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ni las Vive, ni el HTC U11, HTC no levanta cabeza. El bache que atraviesa la firma taiwanesa ya ha durado demasiado y los últimos resultados de agosto no trajeron buenas noticias. El repunte de hace unos meses acabó hundiéndose y la firma publicó sus peores cifras hasta la fecha.

Parece que la salvación de la que antaño fue la marca de referencia en el panorama Android se esfuma, pero justo en en el mismo momento se reaviva el rumor de que Google podría comprar la compañía. Las ventajas que supondría para el malogrado negocio de HTC son más que evidentes viendo su situación actual. HTC lo necesita pero, ¿en que beneficiaría a Google?

Por el momento no hay nada confirmado, sino que se trata de un rumor. No obstante, es un rumor que ya lleva tiempo sonando y ahora parece que está adquiriendo fuerza. A finales de agosto, Boomberg apuntaba a esta posibilidad y ahora otras fuentes como Financial Times aseguran que HTC y Google estarían a punto de cerrar el acuerdo.

Android domina en software, ¿y el hardware?

Android rey

Android empezó el año con un 85% de cuota de mercado en todo el mundo, según IDC, y no hay duda de que es el sistema móvil líder indiscutible del panorama móvil. Pero mientras la gran mayoría de móviles llevan la plataforma móvil de Google, la firma mantiene una posición mucho más discreta en el plano del hardware.

Al principio de la línea Nexus, Google solía lanzar un único smartphone al año, siempre fabricado por otras marcas. Por ejemplo el Galaxy Nexus llegó de la mano de Samsung y los Nexus 4 y 5 fueron fabricados por LG. Más tarde, en 2014, nos trajo el Nexus 6 de la mano de Motorola, empresa que habían comprado ese mismo año.

Con Android, Google domina el mercado de plataformas móviles, pero su posición en el terreno del hardware siempre ha sido más discreta.

La dirección de Google fue en gran parte responsable del renacer de la firma americana con los primeros Moto G o los Moto X, todos con Android puro y actualizaciones puntuales, casi como si fuera una subgama más allá de los Nexus. Sin embargo, el matrimonio no cuajó y Google acabó vendiendo Motorola a Lenovo, quedándose sin división de hardware y volviendo al modelo de subcontratar la fabricación de sus móviles.

El año pasado asistimos a un punto de inflexión en la línea de móviles Google y conocimos a los Pixel. La principal diferencia de los Pixel y los Nexus, además del nombre, es que fueron los primeros terminales 'made by Google' en los que la marca del fabricante se ocultó por completo. ¿Y quién fabricó los Pixel? La misma HTC que ahora podrían comprar.

¿Todo por los Pixel?

Pixel XL

El beneficio que obtendría Google con esta jugada es claro: ser un jugador más fuerte en el terreno del hardware y, sobre todo, tener más control sobre todo el proceso de fabricación. Google podría fabricar sus propios móviles sin tener que depender otra compañía que, además de fabricar el móvil de Google, también tiene que seguir dedicándose a sus propios dispositivos.

Precisamente el año pasado HTC tuvo problemas para satisfacer la demanda que requerían los Pixel y Pixel XL, y eso que sólo se vendieron en unos pocos países. Pero esto no es nuevo, ya en época de los Nexus la falta de stock era un problema habitual. Al tener una división de hardware, Google debería evitar en gran medida este problema.

Sin embargo, no hay que olvidar que no sería la primera vez que Google adquiere un fabricante de hardware para acabar malvendiéndolo a otra compañía. ¿Qué ha cambiado para que la compra de HTC tenga sentido?

Google ya compró Motorola y la cosa no salió bien, pero ahora con el cambio de estrategia de los Pixel y la marca 'made by Google', tiene sentido que quieran tener control absoluto sobre sus dispositivos.

Como decíamos, con los Pixel asistimos a un cambio de estrategia importante. Fueron los primeros móviles 'made by Google', una novedad que tiene un objetivo claro: crear marca. Esto ya no son los Nexus, aquí no hay espacio para el logo del fabricante, sino que la marca es Google y nadie más. En este sentido, suena lógico que quieran tener el control absoluto sobre el proceso, y el que es el peor momento para HTC, podría ser el mejor momento para Google.

No obstante, que la misma empresa que proporciona el software entre a competir en hardware es una jugada que ha causado polémica en el pasado. Ya sucedió cuando compraron Motorola y seguro que se repetirá si se acaba cumpliendo esta previsión.

En Xataka Android | ¿Debería HTC vender su división de móviles?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio