Compartir
Publicidad

Blackberry Priv, ese oscuro objeto de deseo

Blackberry Priv, ese oscuro objeto de deseo
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo reconozco, hace dos años me pillé por la BlackBerry Q10. Salía perdiendo en muchas cosas por el que por aquel entonces era mi móvil principal (un Galaxy Note 2) pero a pesar de su pequeña pantalla y la gran falta de aplicaciones logró convencerme y que la usara por encima del phablet de Samsung. El teclado fue un motivo poderoso (aunque en la Passport no me terminó de gustar) y cuando supe que los canadienses volvían con un móvil Android no pude evitar alegrarme.

BlackBerry ha sabido imitar el modelo de "filtraciones" para soltar con cuenta gotas información de su nuevo teléfono. Un Priv que será clave para la compañía ya que su éxito o fracaso significará la vida o muerte de la división móvil. Lo que hemos visto nos ha gustado y a mí, personalmente, me tiene cautivado hasta el punto que ha hecho que me planteé comprármelo, a pesar de haber renovado móvil hace poco.

Estos días he estado probando la funda teclado del Samsung Galaxy S6 Edge Plus y si bien tiene algunos aciertos, es un accesorio que deja mucho que desear a cualquier amante de un teclado físico en el móvil. Impreciso, poco rápido y con algunas decisiones de diseño muy cuestionables.

Priv es un dispositivo que hace hincapié en la privacidad y en lo personal. Todo esto está muy bien pero la chicha de este terminal está en su teclado físico. Un elemento que tuvo algo de protagonismo hace años en Android pero que ha terminado desapareciendo. Que sí, que los teclados virtuales cada vez son más precisos pero los físicos (cuando están bien hechos) están todavía un escalón por encima.

Priv 2

Por especificaciones, Priv es un tope de gama pero anda lejos de lo que ofrecen los mejores móviles del año. Monta un Snapdragon 808 cuando otros apuestan por el 810 o SoCs propios como los Exynos 7 de 2015. La cámara muestra un buen rendimiento en las fotos que hemos visto pero este año el listón está muy alto y no va a ser suficiente con ser buena, hay que destacar.

El resto de especificaciones son notables y teniendo en cuenta que es el primer móvil Android de BlackBerry, el resultado es a priori muy bueno. El problema es que la competencia le lleva años de ventaja haciendo smartphones con esta plataforma y algunos elementos como el lector de huellas o la resolución QHD no los tendremos en Priv.

Ellos lo apuestan todo al teclado físico y lo cierto es que gracias a él tienen el elemento más diferencial dentro de la gama alta en Android este año. El resto de fabricantes no ha estado tan inspirado este año a excepción de una Samsung que con su curva ha logrado desmarcarse en lo estético aunque apenas en lo funcional.

Priv 1

En el software también buscan despuntar y ahí espero que la competencia se fije: BlackBerry 10 demostró hace un par de años tener el mejor centro de notificaciones en un móvil y a día de hoy sigue siendo un referente. Todo muy ordenado y limpio, con acceso rápido a lo importante, en lo que hemos podido ver de Priv hasta ahora demuestra que los ingenieros han hecho un buen trabajo llevando este elemento a una plataforma diferente.

El calentón con Priv muere con el precio

Priv

Puede que no sea el mejor tope de gama pero hay pequeños detalles que hacen que me planteé abandonar mi OnePlus 2. Me tienta, echo cuentas, pienso en todos los días que tendré que comer un poco de pan con fiambre para poder permitirme el móvil. Estoy dispuesto a abrazar la Priv y hacerme con ella pero es entonces cuando su presunto precio cae como un jarro de agua fría sobre mí: 799 euros.

Querida BlackBerry, entiendo que has puesto mucho empeño en hacer tu móvil y que detrás de esa Priv hay un gran trabajo de ingeniería pero 799 euros le corta el rollo a cualquiera. Sé perfectamente que terminará bajando de precio pero si vas a exigir dicha cantidad, has de saber que te vamos a apretar muchísimo y lo que hemos visto hasta ahora no justifica la cantidad, lo siento mucho.

Priv es un móvil diferente y atractivo pero a un precio de salida tan alto (cabe recordar que no es definitivo) me temo que va ser difícil que me siga tentando. Me gusta, pero 800 euros son palabras mayores. Por ese precio tengo para comprarme un competidor igual de bueno o mejor con specs y encima quedarme con algo de dinero extra en la cartera.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio