Compartir
Publicidad
Coolpad Torino: un buen phablet con sensor de huellas
Móviles Android

Coolpad Torino: un buen phablet con sensor de huellas

Publicidad
Publicidad

Coolpad es un fabricante bastante desconocido entre el público dado que se movía, mayormente, por China, donde vendía sus móviles de gama de entrada a unos precios razonables. No obstante, y aunque su presencia internacional es muy discreta, han decidido dar un paso adelante con móviles como este Coolpad Torino que hemos analizado.

Se trata de un phablet relativamente económico que, durante las dos semanas aproximadamente que lo he podido analizar, ha sido bastante solvente en la mayoría de situaciones. Por supuesto, teniendo en cuenta que su precio supera por muy poco los 200€, este Coolpad Torino tiene sus carencias, pero nada fuera de lo normal. Veamos cuáles son sus fortalezas y debilidades.

Especificaciones técnicas a la altura de la gama media en casi todo

El Coolpad Torino es un phablet al que no se le puede pedir demasiado por poco más de 200€, pero en su mayoría de especificaciones está bastante a la altura de la gama media. Hay alguna cosa que se echa de menos incluso para el rango de precios que tiene, pero también puede presumir de algunas ventajas.

Coolpad Torino, especificaciones
Dimensiones físicas 154 x 76,5 x 8,7 mm
163 gr.
Pantalla 5,5 pulgadas
Resolución 1.280 x 720 píxeles, 267 ppp
Procesador Qualcomm Snapdragon 415
Octa-core 1.3 GHz
Procesador gráfico Adreno 405
RAM 3 GB
Memoria 16 GB + microSD hasta 32 GB
Versión Android 5.1.1 Lollipop
Conectividad LTE, Wi-Fi 802.11 b/g/n/, WiFi Direct
GPS con soporte A-GPS
Bluetooth 4.0 A2DP
Radio FM
Dual-SIM (sólo la principal soporta LTE)
Cámaras Trasera: 13 MP con autofocus, flash LED, HDR y vídeo 1080p
Frontal: 5 MP
Batería Batería Li-Ion, 2.500 mAh
Acceso a Google Play Sí, de serie
Precio de salida 216,93€

Una de las cosas más positivas que nos encontramos en este smartphone es que decidan no apostar por MediaTek, sino por un procesador de Qualcomm, el Snapdragon 415, un Octa-core de 64 bits a 1,3 GHz. Uno de los mayores fuertes de este procesador es su eficiencia energética, algo que veremos en el apartado de la autonomía.

A este procesador le acompañan nada más y nada menos que 3 GB de RAM, una buena cantidad viendo su precio. Además disponemos de 16 GB de almacenamiento ampliables mediante tarjetas microSD de hasta 32 GB, más o menos algo de esperar. Esta ranura para microSD sustituye a una de las tarjetas SIM, por lo que tienes un Dual SIM o un terminal con una SIM y una microSD.

Para ver el contenido tenemos una** pantalla de 5,5 pulgadas con resolución HD**, que puede quedarse un poco corta para los más exigentes, pero debemos tener en cuenta el precio que tiene y el beneficio a nivel de autonomía. La tecnología de esta pantalla es, como en muchos casos, IPS, más adelante hablaremos de su calidad.

Si nos vamos a la conectividad, notaremos la ausencia de NFC, aunque felizmente sí que nos encontraremos con un lector de huellas en la parte trasera. También nos encontramos con radio FM, LTE, Bluetooth 4.0, Dual-SIM si no usas microSD y GPS con soporte A-GPS. En conjunto, es algo que puede estar en cualquier gama media.

El Coolpad Torino es un phablet de gama media que incluye un buen sensor de huellas en su parte trasera, pero se echa de menos el NFC y que venga con Android Marshmallow de serie.
Trio Capturas 1

Nos vamos al apartado de las cámaras para encontrarnos con un sensor de 13 MP en la parte trasera, un flash LED con una buena potencia y la capacidad de grabar vídeo en 1.080p. Su cámara delantera es de 5 MP, suficiente para los selfies y videollamadas, y en esta ocasión no encontramos ningún flash en esta localización.

El apartado de batería va un poco igual que en terminales anteriores que he podido analizar, son 2.500 mAh que, sobre el papel, se quedan un poco cortos, pero una vez más el procesador supondrá una mejora sustancial sin perder fluidez gracias a su no muy alta resolución de pantalla.

Lo que más destaca a nivel de hardware de este terminal es de la presencia de un sensor de huellas, algo que pronto dejará de ser destacable para ser un estándar. Como iremos viendo a lo largo de este análisis, veremos un terminal con un comportamiento correcto en muchas situaciones, pero que tiene algunos defectos a tener en cuenta.

Un diseño bastante corriente para un móvil chino, pero bastante cómodo

Img 20160708 142448

Es el momento de ver el aspecto exterior de este Coolpad Torino, y nos encontramos con un diseño bastante habitual en los móviles chinos de hace uno o dos años. La parte trasera es de plástico brillante que, aunque se note que es plástico, no es de mala calidad y se siente bastante robusto en la mano. Los bordes, eso sí, son metálicos.

El terminal que analizamos es blanco (el único disponible, de hecho) y con todos los bordes de color dorado, tanto los laterales, como el anillo que rodea la cámara, e incluso los botones capacitivos. Es un terminal que no es demasiado resbaladizo, y es hasta cómodo en muchas ocasiones, pero hagamos un repaso a conciencia de este terminal.

En la parte delantera nos encontramos con su pantalla de 5,5 pulgadas, unos biseles muy pequeños, aunque con truco, porque al encender la pantalla vemos los bordes negros alrededor de ésta, quitando un pelín de belleza. Por encima de la pantalla están los sensores, cámara, auricular para llamadas y LED de notificaciones. Debajo, como decía, tenemos los botones capacitivos de color dorado y que no se iluminan.

En la parte trasera nos encontramos con su cámara principal que sobresale muy poco, su flash LED, su sensor de huellas que se hunde ligeramente y, en la parte inferior, su altavoz. Esta parte trasera es de plástico bastante sólido al tacto, pero ten en cuenta que no se puede retirar.

El diseño, a nivel visual, no destaca de cualquier otro móvil de plástico, aunque sí que resulta relativamente cómodo de sostener para el tamaño que tiene.
Img 20160708 142107

En el borde superior vemos el conector de auriculares y la bandeja para dos nanoSIM o nanoSIM + microSD. En el borde inferior tenemos el micrófono y el conector microUSB situado ligeramente a la izquierda. En el borde derecho tenemos el botón de encendido en solitario, mientras que en el borde izquierdo tenemos los botones de volúmen separados entre sí.

En cuanto a los botones, tienen un recorrido perfecto, los tres son metálicos y sobresalen lo justo. Un punto curioso es que todos ellos tienen un tacto ligeramente rugoso, en su justa medida. La situación de los tres botones es muy buena, aunque si hubieran estado un centímetro más abajo sería mejor, pero es cuestión del tamaño de la mano de cada uno.

En diseño, más allá de todos esos bordes dorados, no es para nada destacable a nivel visual, pero sí es bastante práctico gracias a la comodidad de la parte trasera, que se curva al llegar a los bordes. El cristal delantero se curva muy ligeramente en los laterales, pero corresponde a los bordes negros que afean un poco la parte delantera cuando enciendes la pantalla.

Una pantalla a la altura del precio

A modo de repaso, tenemos una pantalla de 5,5 pulgadas con resolución HD y una densidad de 267 ppp, algo bastante estándar entre los phablets que rondan los 200€. La tecnología de pantalla que nos encontramos es IPS, lo que le da una visibilidad decente en exteriores, pero sin alardes, con el brillo al máximo puedes tener una vista decente del contenido.

Los ángulos de visión de esta pantalla son muy buenos, algo de esperar en una pantalla IPS de calidad, incluso con el brillo al mínimo, si no hay reflejos, verás el contenido a la perfección, sin apenas perder nitidez. El táctil, por su parte, responde sin problemas en cualquier situación y es bastante precisa, no ha sido necesario pulsar con más fuerza ni más de una vez.

Si eres un usuario exigente, la resolución de esta pantalla se te va a quedar corta, pero si buscas un móvil barato, del que disfrutar del contenido por su tamaño y no buscas resoluciones muy altas, esta pantalla no te va a decepcionar, ni siquiera en condiciones en las que haya mucha luz solar.

Buen rendimiento y mejor autonomía

Trio Capturas 2

Lo primero que debemos tener en cuenta es que este terminal usa un Snapdragon 415, con sus 8 núcleos de 64 bits a 1,3 GHz, y le acompañan nada más y nada menos que 3 GB de RAM. Durante todos estos días no me he encontrado problemas en el rendimiento si tenemos en cuenta que hablamos de un phablet que ronda los 200€.

El hecho de que se equipe en este terminal un procesador de Qualcomm es, para muchos, una garantía de que el terminal no te va a plantar a la primera de cambio (aunque esta distinción, con la mejora de MediaTek, ya casi no tiene sentido), y es que en este tiempo que lo he tenido ha sido perfectamente capaz de mover esta pantalla de 5,5 pulgadas y resolución HD sin ningún tipo de problemas.

En la interfaz, al igual que en las páginas web, el terminal se ha movido a la perfección, si bien en las webs, dependiendo del contenido que tuviera que cargar, le costaba un poco, aunque en general no le costará más de lo que se puede esperar de este procesador. En Asphalt 8 se ha portado bastante bien, aunque si quieres una experiencia muy fluida, mejor olvídate de poner los gráficos al máximo.

Ahora llega el momento de hablar de su autonomía, terreno en el que estoy bastante contento, pues en reposo prácticamente no gasta nada de batería, y cuando le das un uso normal (chat, navegar, redes sociales, correos...) no te será muy difícil pasar del día, e incluso llegar a los dos días. Todo ello a pesar de no tener Android Marshmallow, de lo que hablaremos más adelante.

Este terminal cuenta, además, con la posibilidad de usar carga rápida, una vez lo enchufas puedes usar este modo o la carga normal a través de un icono en la barra de notificaciones. En caso de usar la carga rápida te advertirá de que el terminal se podría calentar un poco, aunque al no usarlo, este calentamiento es más bien testimonial, tal y como he comprobado estos días.

Con la carga rápida activada, el terminal pasa del 30% al 100% en aproximadamente una hora, un tiempo bastante asumible. Por último comentar que, de media, he conseguido entre 3 horas y media y poco más de 4 horas de pantalla en cada carga, depende, claro, de la clase de aplicaciones que uses.

Trio Capturas 4
Benchmarks Coolpad Torino
(Snapdragon 405)
3DMark Ice Storm Unlimited: 7.976
Geekbench 3 Single-Core: 616 puntos
Multi-Core: 2.453 puntos
AnTuTu 33.796 puntos
Epic Citadel Ultra High Quality: 49,2 FPS
Vellamo Chrome Browser: 1.382 puntos
Metal: 991 puntos
Multicore: 1.370 puntos
Quadrant 21.260 puntos

Buena cámara de día, ruidosa de noche

Vamos a tener en cuenta, primero de todo, que hablamos de un móvil de poco más de 200€ a la hora de hablar de sus fotografías. Primero veamos sus características: detrás tenemos una cámara de 13 MP con apertura f/2.2 y flash LED normal, mientras que delante tenemos una cámara de 5 MP con apertura también de f/2.2.

Durante el día tanto la trasera como la delantera se portan bastante bien, son relativamente rápidas y con un rango dinámico aceptable para el precio que tiene este terminal. El nivel de detalle está acorde a la resolución de ambas cámaras, y el software de procesado no arruina las fotos.

En cuanto a fotos en modo macro, el nivel de detalle es bastante decente, e incluso al ampliar las imágenes se pueden apreciar bien la mayoría de los detalles más pequeños, como podrás apreciar en algunas de las imágenes que te mostramos. En general, de día se comporta bastante bien teniendo en cuenta su precio.

Img 20160630 090251

De noche es donde flaquea, como cualquier otro terminal, y en esta ocasión, si bien captura una cantidad de luz bastante aceptable, tendremos que pagar el precio de un exceso de ruido. Su flash, bastante potente, puede ayudarte en ciertas situaciones, aunque debes estar a una distancia prudencial para que no te salgan quemadas.

La cámara delantera, dado que no hay un flash que ilumine los selfies, mejor no usarla de noche si no hay una buena fuente de luz cerca, y aun así es muy posible que salga con exceso de ruido. Tampoco son puntos malos en un terminal de 200€, es más bien lo normal.

La interfaz de la cámara es bastante intuitiva, aunque a más de uno le resulte un poco molesto que los menús, cuando tienes el terminal en horizontal, no se adapten a la posición. En esta interfaz, además de los modos normales (panorama, HDR...) un modo Pro que te permitirá jugar con la exposición (incluído el tiempo), el enfoque o el balance de blancos, entre otros.

También cuenta, en el menú de tres puntos, con modos para hacer fotos de exposición larga, GIFs o fotos que podrás reenfocar una vez sacadas. Buena parte de las opciones están bastante a mano, pudiendo acceder a ellas con uno o dos toques, aunque también es verdad que tampoco cuenta con infinidad de opciones.

Img 20160707 010713
Img 20160708 142835

Un software muy personalizado y un tanto obsoleto

Aquí nos encontramos con el que quizás sea el punto más flaco de este terminal, y es que viene con Android 5.1.1 Lollipop, que a estas alturas es casi un pecado, y lo peor es que posiblemente no vea actualización alguna. Dejando esto de lado, nos encontramos con su interfaz propia, llamada CoolUI, en su versión 8.0.

A nivel estético nos encontramos con una capa sin cajón de aplicaciones y los iconos bastante personalizados. La cortina de notificaciones tampoco se libra de su ración de personalización, donde destacan los colores marrones con fondo blanco. Su apartado de ajustes también está personalizado, pero esta vez sin iconos marrones.

En cuanto a bloatware, si bien hay una cantidad media de apps propias, varias de ellas son bastante útiles, como Cool Butler, que es un centro de gestión de aplicaciones, seguridad y autonomía. Desde aquí puedes bloquear números de teléfono no deseados, ver los datos que gastan las apps o administrar el modo de consumo energético. Aquí hay mucho por descubrir.

Trio Capturas 3

También encontramos un acceso directo para administrar tus huellas digitales o un icono para apagar la pantalla directamente. Pero hay algo que, a nivel de privacidad, puede gustar más de uno, y es un espacio privado, en el que podrás guardar fotos o archivos privados. En este espacio hay simplemente una serie de aplicaciones habilitadas.

Este espacio privado es, en definitiva, un segundo móvil virtual, por lo que en este sitio tendrías que volver a configurar todo, incluídas cuentas. La galería en este espacio se llama fotos privadas, y las imágenes que guardes aquí no se muestran en el espacio principal y viceversa, aunque tienes la opción de compartir archivos entre espacios.

El teclado que viene instalado de serie es Touchpal, un buen teclado si no te gusta el de Google (que viene también preinstalado). En cuanto al espacio disponible, de los 16 GB te quedarán cerca de 10 GB libres, por lo que a poco que instales algunos juegos pesados tendrás que echar mano de una tarjeta microSD.

En general, más allá de la versión de Android un tanto atrasada y su mas que agresiva personalización, la experiencia ha sido buena, no me he encontrado con lags que puedan fastidiar la experiencia de uso. No obstante, no a todo el mundo le gustará a nivel estético.

Coolpad Torino, la opinión de Xataka Android

Un poco a modo de resumen, el Coolpad Torino es un buen terminal, con un equilibrio que está bastante logrado para el precio que tiene, y es que se trata de un gama media que es capaz de resolver la mayoría de las situaciones con solvencia y, además, difícilmente te dejará plantado.

Durante estas dos semanas le he machacado con juegos, he probado su autonomía, todas las opciones posibles y, sin duda, lo que más me ha gustado es la duración de su batería, aunque también quiero hacer una mención al sensor de huellas, que funciona de una manera relativamente rápida y muy fiable, en estas dos semanas no me ha fallado en ningún momento.

Lo peor de este terminal, no me cabe duda, es la versión de Android que gasta, y es que a mediados de 2016 ir con Android 5.1.1 por la vida es algo que debería estar prohibido. Con Marshmallow estoy segurísimo de que la batería, buena de por sí, sería aún mejor, por lo que es algo que el fabricante debería mirar.

Su capa de personalización no dejará a nadie indiferente: o la amas o la odias estéticamente hablando, y en cuanto a bloatware, por suerte hay cosas muy útiles como las ya mencionadas. Además, y a pesar de que por la versión de Android no lo tiene de forma nativa, en los ajustes hay un apartado de gestión de permisos, con lo que se arregla (muy poco) la versión de Android ya obsoleta.

Durante todo el análisis hemos tenido en cuenta que se trata de un móvil de 216€, un precio que me parece justo. Quizás eche de menos el NFC, pero al menos tenemos un sensor de huellas que, como dije antes, funciona bastante bien. Para un usuario medio este terminal será más que suficiente, y teniendo todo esto en cuenta, aquí tienes nuestra valoración final:

6,54


Diseño6,5
Pantalla6,5
Rendimiento6,75
Cámara6,25
Software6.5
Autonomía6,75

A favor

  • Pantalla con buena visibilidad en exteriores
  • Sensor de huellas dactilares
  • Autonomía

En contra

  • Android 5.1.1 Lollipop a estas alturas
  • Interfaz demasiado intrusiva
  • Ausencia NFC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio