Compartir
Publicidad
Del Galaxy S6 al Galaxy S9: así ha evolucionado la gama alta de Samsung en los últimos años
Móviles Android

Del Galaxy S6 al Galaxy S9: así ha evolucionado la gama alta de Samsung en los últimos años

Publicidad
Publicidad

Ocho años después, nos volvemos a ver las caras con Samsung y su ya icónica línea Galaxy S, que vuelve al Mobile World Congress tras un año de tregua. Lo hace a manos llenas de ambición —algo más discreta eso sí que el pasado año—, con un renovado tándem de teléfonos con lo mejor que es capaz de poner en los espacarates este gigante de la electrónica coreano.

Nos centramos en la evolución en esta segunda etapa de la marca. Desde la llegada del metal, el cristal y la curva. Desde la despedida del plástico. De lo que llegó tras esa incursión sahariana que hizo tambalear a esta saga para renacer con el paso más firme que nunca. Veamos qué ha cambiado y qué no, cómo ha sido la evolución de la niña bonita de Samsung del S6 al S9.

Ficha técnica, los Galaxy S cara a cara

Antes de empezar, veamos en un repaso rápido los cambios que sobre el papel, traen los teléfonos de Samsung en estos últimos 3 años de presentaciones, donde hemos visto cuatro parejas de terminales, además de ese S6 Edge+ que sirvió para pivotar hacia la estrategia de 'uno grande, uno pequeño'.

Galaxy S9 y S9 Plus S9+

Sorprende ver que, año a año, los teléfonos de Samsung no han hecho más que —además de crecer, lo que ya no sorprende a nadie— engordar, en grosor y en peso. De esos 7 milímetros raspados que hacían que los biseles (sobre todo en modelos Edge), se clavaran prácticamente en las manos, hemos ido subiendo para ir encajando dentro todos los componentes que tocan sin tocar lo que más pasiones levanta: la batería.

Desde que reincluyeron la resistencia al agua y la microSD en los Galaxy S7 (que teníamos en el S5 y se perdió en la llegada del unibody), Samsung se ha mantenido fiel al conector jack de 3.5 milímetros. También a la carga inalámbrica. Menos, eso sí, al mando por infrarrojos.

Vemos también que llevamos ya un tiempo sobre los 4GB de RAM en Samsung, y que solo en el S9+ se sube hasta los 6GB que ya vemos en otras muchas marcas. Esto convierte al modelo Plus en el más futureproof de la nueva pareja, además del más apetitoso de los dos gracias a su segunda cámara con telefoto.

Galaxy

S6 / Edge

S6 Edge+

S7 / Edge

S8 / +

S9 / +

Dimensiones (mm)

143 x 71
142 x 70
154 x 76 142 x 70
151 x 73
149 x 68
160 x 73
148 x 69
158 x 74
Grosor (mm) 6.8 / 7.0 6.9 7.9 / 7.7 8.0 / 8.1 8.5 / 8.5
Peso (g) 138 / 132 153 152 / 157 155 / 173 163 / 189
Pantalla 5.1", 16:9
Super AMOLED
5.7", 16:9
Super AMOLED
5.1" / 5.5", 16:9
Super AMOLED
5.8" / 6.2", 18.5:9
Super AMOLED
5.8" / 6.2", 18.5:9
Super AMOLED
Resolución WQHD
1.440 x 2.560
WQHD
1.440 x 2.560
WQHD
1.440 x 2.560
QHD+
1.440 x 2.960
QHD+
1.440 x 2.960
Procesador Exynos 7420 Exynos 7420 Exynos 8890, Snapdragon 820 Exynos 8895, Snapdragon 835 Exynos 9810, Snapdragon 845
RAM 3 GB 4 GB 4 GB 4 GB 4 / 6 GB
Memoria 32, 64, 128GB 32, 64 GB 32, 64 GB / 32, 64, 128GB 64 GB 64, 128, 256 GB
Android 5.0 Lollipop, actualizable 5.1 Lollipop 6.0 Marshmallow 7.0 Nougat 8.0 Oreo
Conectividad LTE Cat 6, NFC, Bluetooth 4.1, Wi‑Fi ac, Ant+, GPS, IR LTE Cat 6, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi ac, Ant+, GPS, IR LTE Cat 9, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi ac, Ant+, GPS LTE Cat 16, NFC, Bluetooth 5.0, Wi‑Fi ac, Ant+, GPS (Galileo) LTE Cat 18, NFC, Bluetooth 5.0, Wi‑Fi ad, Ant+, GPS (Galileo)
Cámara frontal 5 MP, f/1.9 5 MP, f/1.9 5 MP, f/1.7 8 MP, f/1.7 8 MP, f/1.7
Cámara principal 16 MP, f/1.9, OIS 16 MP, f/1.9, OIS 12 MP, f/1.7, OIS, PDAF 12 MP, f/1.7, OIS, PDAF 12 MP, f/1.5-2.4, cámara Super Lenta 960fps / además 12 MP telefoto f/2.4
Batería (mAh) 2.550 / 2600 3.000 3.000 / 3.600 3.000 / 3.500 3.000 / 3.500 mAh
Presentación Marzo 2015 Agosto 2015 Febrero 2016 Marzo 2017 Febrero 2018
Precio salida (euros) 699 / 849 849 719 / 819 809 / 909 849 / 949
Otros Sensor ritmo cardíaco, jack 3.5mm, lector de huellas (delante), carga inalámbrica Sensor ritmo cardíaco, jack 3.5mm, lector de huellas (delante), carga inalámbrica Sensor ritmo cardíaco, jack 3.5mm, lector de huellas (delante), carga rápida inalámbrica, resistencia al agua Sensor ritmo cardíaco, jack 3.5mm, lector de huellas (atrás), escáner de iris, carga rápida inalámbrica, resistencia al agua Sensor ritmo cardíaco, jack 3.5mm, lector de huellas (atrás), Intelligent Scan(escáner de iris + detección facial), carga rápida inalámbrica, sonido estéreo, resistencia al agua

Nuestros análisis: Galaxy S6 | Galaxy S6 edge | Galaxy S7 Edge | Galaxy S8+

Toma de contacto | Samsung Galaxy S9 y S9+, primeras impresiones: ‘plus’ ya no sólo significa más grande, también significa mejor

El metal, el cristal, la curva

S6 Edge

Es en el diseño donde más rápidamente se reconoce el golpe de timón que se dio para afrontar esta segunda etapa en los Galaxy S, mucho más refinada y atenta al detalle que antes. Para bien o mal, atrás quedaron aquellas tapas flexibles que descubrían la batería y el resto de ranuras y tripas.

En el Galaxy S6 llegó un teléfono lejos de ser perfecto, pero que sentó las bases de diseño y dirección del mayor fabricante de móviles del mundo. Aunque nacieron en meses distintos, el S6 eran en realidad tres teléfonos: el sucesor de Galaxy S5, su versión Edge y una variante que llegó, meses después, con más centímetros de curva.

Teléfonos más finos, con bordes algo angulosos y que perdían tanto resistencia al agua como ranura microSD. Un año más tarde, con el S7 y Edge, se refinaron estas líneas y veíamos unos teléfonos más trabajados y completos. Echando la vista atrás, es fácil reconocer al Galaxy S6 Edge+ como el terminal que sirvió a la marca para pivotar entre la fórmula de 'un teléfono, con y sin curva' a la de 'dos teléfonos, pequeño y grande' en la que finalmente dominó la pantalla flexible.

Galaxy S7 Edge

Seamos sinceros, en aquellos años Samsung introdujo los Edges simplemente porque tenía la tecnología para hacerlo. Sin mucha utilidad, e incluso acierto. Las críticas eran más o menos coordinadas: la curva era impresionante, pero era mucha curva, inútil e incómoda. En el S7 Edge llegaba con mayor acierto.

El S7 fue una refinación, un pulir aristas. Lo mismo que, adelantando acontecimientos, es hoy el Galaxy S9 respecto al S8. Esta octava edición trae el 'todo pantalla' como slogan. Un nuevo formato, más alargado que mantiene proporciones en mano pero una fila extra de contenido a su pantalla, ahora más vertical.

El Galaxy S8 le valió a Samsung palabras mayores, con un diseño que hoy perfila, colocando las cosas en su sitio. El S9 reposiciona el sensor de huellas abajo de la cámara, más fácil de alcanzar. Esta fue una de las grandes críticas al gran flagship de 2017. Con este movimiento llegan también grandes razones para dejar de usarlo: ahora en escáner de iris se acompaña de detección facial en 100 puntos para formar Intelligent Scan, el desbloqueo facial ahora vitaminado de Samsung.

S7 Edge S8 Plus

Vemos también mayor atención al detalle. Como leemos en las primeras impresiones, ahora los tonos se equilibran y no se distingue tan fácilmente qué es pantalla y qué es marco. Samsung insiste en el botón Bixby, que levantó algunas ampollas en la 2018, al tener la herramienta a medio cocinar y no presentada en muchos países e idiomas.

Ahora ya sí, los Galaxy S ven por fin borroso y doble

Galaxy S9 resistencia al agua

Una constante en los teléfonos más top de Samsung ha sido su rendimiento fotográfico todoterreno. Unas ediciones han destacado más que otras, desde luego, y esta que se anuncia hoy viene a dar que hablar. Pero empecemos por el principio.

Aunque en aquella primera etapa la tendencia era a cámaras con más megapíxels en cada teléfono, obviamente también más rápidas y con mayor sensibilidad, la baraja se rompió con la pareja S7. Nos olvidamos aquí de los grandes archivos de 16 megapixels del S6 para dar cabida a sensores más luminosos y con mayor rendimiento en baja luz.

Y como digo, con los Galaxy S7 se clavaron en los 12 megapixels que se mantienen hasta hoy, cimentando con una de las mejores experiencias fotográficas que tenemos hoy en fotografía móvil. Con este modelo llegó el rapidísimo y robusto enfoque PDAF Dual Pixel que Samsung mantiene hasta día de hoy. Con la serie Galaxy S8 mejoró cámara frontal (ahora con autofocus) y repitió trasera, hasta la novedad que estrena hoy.

Y es que el tándem S9 llega con una cámara con apertura variable. Ya sabéis: más apertura es igual a más desenfoque de fondo, y a mas luz (veremos si a costa de un extra de nitidez en la imagen). Menor apertura resulta en imágenes con menos desenfoque, pero mejor resueltas, para escenas de luz abundante. Además, se introduce el modo de grabación a cámara súper lenta, de hasta 960 fotogramas por segundo que habíamos visto en Sony.

Galaxy S9+ S9 Plus doble cámara

Solo para mayores es la segunda cámara, que llega únicamente al modelo Plus. Lo hace con la misma fórmula que veíamos en el Note 8: un segundo objetivo con zoom fijo, perfecto para retratos.

A falta de probar esta cámara a fondo, queda todavía por ver dónde se sitúa en términos de rendimiento, y cómo podemos situarla en la escala de progresión de Samsung, pero todo apunta a que este es uno de esos años donde el salto es largo.

De dos en dos

Si echamos la vista atrás vemos que Samsung solía ir a por todas en sus lanzamientos: no dejaba escapar ni un solo hueco en la tecnología, iba con todo a cada lanzamiento de teléfono. Esto daba como resultado teléfonos en los que absolutamente todas las características se movían adelante, con innovaciones que quizá no tenían el tiempo suficiente como para madurar y llegar a cada versión del teléfono.

Galaxy S9 y S9 Plus S9+

Ahora, y cada vez de forma más acentuada diría, vemos como esto ya no es así. Como hemos comentado antes, los diseños aguantan un par de años: en el primero se innova, en el segundo se refina. Y no solo aquí, si atendemos a la tecnología de pantallas y su rendimiento. O a las cámaras: no hay más que ver el S7 y S8.

El año pasado vimos un cambio estético, que en este es menor. Se mueve el sensor de huellas, llega el altavoz en estéreo y se ajusta el frontal ligeramente. Este año la novedad golpea con las prometedoras cámaras (que distancia también entre grande y pequeño), y por dentro: mucho más rendimiento.

Por tanto, tenemos menos novedades, pero más pensadas y trabajadas; de mayor calidad. Habrá quien lo encuentre aburrido -ya no hay reseteo anual que desgranar-, pero desde luego, a mi me convence más.

En Xataka | Samsung Galaxy S9 y S9+, primeras impresiones: ‘plus’ ya no sólo significa más grande, también significa mejor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio