Compartir
Publicidad
Honor 7X, análisis: la gama media despide 2017 sin marcos y con doble cámara
Móviles Android

Honor 7X, análisis: la gama media despide 2017 sin marcos y con doble cámara

Publicidad
Publicidad

Los flagship es el cénit tecnológico de lo que pueden hacer los principales fabricantes de móviles cada año. Una muestra de poder sin compromisos ni ataduras donde deben de demostrar que cada euro de su precio es una inversión sabia y merecida. Los gama media son otra liga donde hay que medir muy bien para que no se noten las costuras, ofrecer lo mejor dentro de lo posible y que las carencias se vean lo mínimo. Un equilibrio muy difícil porque aquí cada euro se mira más todavía con lupa y el desafío del Honor 7X es convencernos de que él es el elegido y no otro.

Honor lleva ya años intentando demostrar que son capaces de hacer buenos gama media y gama alta a precio ajustados. El Honor 7X entra en la segunda categoría: más modesto, igual de atractivo y que llega tarde a la competición por ser el mejor gama media del año. Su retraso sólo es circunstancial y en realidad lo que ha ganado es tiempo para ofrecer un producto más pulido e intentar adelantar por la derecha a los que ya se han colgado la medalla.

El Honor 7X llega tarde a la pelea por ser el mejor gama media pero la espera bien ha valido la pena porque ha aprovechado ese tiempo para traernos un producto pulido, con pocas fisuras sobre el papel y con algunos puntos muy atractivos para despuntar. No está libre de compromisos pero el conjunto, como veremos en las próximas líneas, está a la altura de lo que podemos esperar del fabricante chino. Fue presentado a principios de este mes y tras varios días de uso intenso ya podemos emitir un veredicto.

Honor quiere volver a demostrar que en la gama media sigue siendo un competidor excelente donde tenemos que invertir un poco más de dinero.

Entre sus principales atractivos nos encontramos un compendio de las modas que hemos visto este año en otros terminales: pantalla de formato 18:9 con unos marcos muy finos, cuerpo metálico a un precio ajustado, lector de huellas en la parte trasera y una doble cámara que nos ayudará a hacer fotos con desenfocado bokeh pero que no nos aportará un zoom de doble aumento óptico para no comprometer a la cámara principal. Suena bien, pero el Honor 7X se deja unos pequeños detalles, como veremos en nuestro análisis, a tener en cuenta.

Honor 7X, especificaciones técnicas

Honor 7X

Pantalla

5,93" IPS FullHD+

Procesador

Kirin 659 octa-core
Mali-T830 MP2

Memoria RAM

4GB

Almacenamiento

64GB + microSD (128GB)

Batería

3340mAh

Dimensiones y peso

156.5 x 75.3 x 7.6 mm
165 gr

Software

Android 7.1.1 Nougat con EMUI 5.1 por encima

Cámara trasera

16 MP con apertura f/2.9, vídeo 1080p

Cámara delantera

8 MP con apertura f/2.0, flash LED

Otros

MicroUSB 2.0, lector de huellas trasero, radioFM, BT 4.2, GPS/GLONASS, LTE Cat 4, NFC, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n, jack 3.5mm, dualSIM

Precio

299 euros

Honor 7X, análisis en vídeo

La finura y la elegancia como virtud y también como defecto

Todo gama media que se precie por intentar ser el mejor del año tiene que pasar a día de hoy por el metal como elemento básico de construcción del chasis. Parece fácil pero en realidad no basta con tener el material, también hay que saber darle forma y aquí Honor ha cometido muchos aciertos pero se ha dejado un punto que resulta crítico cuando decides seguir la senda del metal.

En mano es un terminal que cae bien y se puede llegar, en mi caso con mano algo grande, a todos los puntos de la pantalla sin ninguna dificultad. Honor ha aprovechado muy bien el frontal con marcos finos donde la pantalla es la principal protagonista permitiendo así meter un panel IPS LCD de 5,93 pulgadas en menos espacio de lo que podrían haber hecho hace por ejemplo un año. Un buen ejercicio en la línea de otros fabricantes que en 2017 han apostado por el formato 18:9.

Honor 7X cámara

Su peso va en proporción al tamaño: no es pesado pero tampoco ligero creando así una sensación de robustez que nos da confianza de que no se vaya a romper a la primera de cambio o se vaya a doblar si lo exponemos a un poco de torsión. Han sabido encontrar un buen equilibrio físico porque su grosor hace que sea un móvil fino, que abulte poco pero que transmite esa sensación de solidez tan necesaria para que no nos parezca un producto frágil.

En el Honor 7X encontramos que todos los botones físicos están en el marco izquierdo. El de encendido en la parte media y justo después en la parte superior los dos de volumen. Personalmente es una disposición que me gusta bastante: hago muchas capturas de pantalla cuando pruebo aplicaciones o analizo móviles y poder hacer el movimiento con un dedo es genial. También ayuda que desde la parte de software la pulsación de ambas teclas sea muy sensible y no sea necesario presionar un poco más de tiempo para que salte la captura.

Honor 7X Moto G5S Nokia 6 Xiaomi Mi A1 bq Aquaris V
Dimensiones (mm) 156.5 x 75.3 x 7.6 mm 150,2 x 73,5 x 8,2 mm 154 x 75.8 x 7.9 mm 155.4 x 75.8 x 7.3 mm 148,1 x 73 x 8,4 mm
Peso 165g 157g 169g 165g 165g
Pulgadas 5,93 5,2 5,5 5,5 5,2
Ratio pantalla/frontal 77% 67.6% 70,7% 70.1% 69%

En el otro marco nos encontramos una ranura SIM que se abre con el ya clásico pin que viene incorporado en la caja. Pocas novedades: bandeja para dos nano SIM donde podemos usar dos tarjetas móviles al mismo tiempo o bien combinarla con una microSD para ganarle espacio a los 64GB de almacenamiento, en la versión que hemos analizado en Xataka Android, y poder guardar más contenido o instalar aplicaciones adicionales.

En el marco inferior nos encontramos con el altavoz que si bien es pequeño tiene potencia y calidad suficiente para esos momentos donde necesitamos escuchar audio así o no tenemos otra opción posible. Es aislamiento de la caja podría ser un poco mejor y la posición es fácil de tapar cuando jugamos con el móvil en horizontal pero en estos días que lo he estado probando no ha supuesto ningún problema e inconveniente. Cumple su trabajo.

Honor 7X

En este lado del móvil también nos encontramos con el conector micro USB tipo A. Habiendo móviles en esta línea de precio que han salido antes y con un precio de salida más bajo nos resulta difícil entender la decisión de Honor. Es un conector obsoleto que carece de sentido en cualquier móvil moderno. No es sólo una cuestión estética: es poder sacarle más provecho, evitar romper el conector al no encajarlo bien a la primera... Primer compromiso a tener en cuenta. A su lado tenemos un jack de 3,5mm que hace su trabajo a la perfección y no compromete el ancho del móvil.

Vamos a la parte de atrás donde nos encontramos con un lector de huellas pequeño pero al que se puede llegar perfectamente con la mano. Aquí entramos en una cuestión de gustos pero me parece una colocación muy cómoda ya que además está lo suficientemente centrado para que no haya que rebuscar palpando con el dedo y alejado de la cámara para evitar, como en otros móviles, que toquemos los cristales y por tanto luego nos salgan las fotos con manchas o dedos marcados.

Una construcción excelente pero un defecto importante: resbala mucho.

Las dos cámaras sobresalen ligeramente, no hay joroba como por ejemplo en el OnePlus 5T y lo único que abulta son los dos anillos de las cámaras. No es incómodo, tampoco rompe el diseño y cuando tenemos el Honor 7X encima de la mesa no baila si lo tocamos un poco. Tenemos que presionar fuerte en el lado donde no están las cámaras para que baile un poco. Una buena resolución del problema.

Bien, es un móvil que transmite robustez, tiene un peso correcto y una construcción impecable pero en la parte trasera nos encontramos, junto al pulido del metal un problema importante: resbala. Mucho. En estos días con él no he tenido ningún accidente pero en más de una ocasión he tenido que estar rápido de reflejos para cazarlo al aire porque se me ha escapado de los dedos cuando no lo agarraba firmemente de los marcos. Mi consejo: que os compréis una funda algo gomosa, no es necesario que sea muy gruesa, para poder seguir apreciando la belleza del diseño del móvil sin que nos preocupemos por tener accidentes.

Un panel a la moda pero que rinde muy bien cada día

Hablando del diseño del Honor 7X hace un momento ya hemos atisbado cuál es una de las claves de la pantalla de este terminal: el formato 18:9 o como el fabricante lo llama, Infinity Display. Al margen de cómo lo llamemos o la comunicación comercial de la marca, nos encontramos con un panel IPS LCD que vuelve a demostrar ser la mejor opción dentro de los Android con gama media.

Honor ha entendido bien que no basta con el factor forma en la pantalla. Hay que ofrecer un buen panel también.

Con 5,93 pulgadas de pantalla y una resolución Full HD+ (esas 180 líneas horizontales que se ganan cuando optamos por este panel) nos encontramos con un panel de corte rectangular, nada de esquinas redondeadas. Cuando tenemos el móvil por primera vez en la mano es un panel atractivo, con un gamut de colores muy amplio y una temperatura de color bien calibrada por defecto. Tira algo más hacia los tonos cálidos cuando miramos un blanco puro pero los ingenieros de Honor han ajustado muy bien aquí.

La luminosidad del panel es suficiente para la mayoría de las circunstancias y sólo falla un poco cuando tenemos mucha luz rebotando sobre la pantalla. Algo incómodo cuando vamos por la calle y donde ajustar al brillo al máximo ayuda pero el cristal refleja lo suficiente para ser un incordio y tener que buscar algún sitio con algo más de sombras. Matizo que sólo me he encontrado este problema en una situación muy puntual con todo el sol de frente, en el resto de días soleados la pantalla y los ajustes de brillo han dado la talla.

Honor 7X

El ángulo de visión es excelente y aunque hay pérdidas de brillo cuando lo giramos un poco no resultan grave ya que en el ángulo en el que miramos la pantalla siempre la vamos a ver correctamente y sin problemas. El cuerpo está bien sellado y no se aprecian fugas de luz por los pocos orificios que tiene el terminal. No es un panel que enamore de primeras pero logra más importante para mí: que con el paso del tiempo se aprecie que la decisión aquí de Honor es muy correcta. No deslumbra pero cumple con nota.

A nivel de software nos encontramos unos cuantos menús de configuración dentro de Ajustes desde donde podemos hacer pequeños cambios. Desde los clásicos ajustes de brillo y activar que se pongan de manera automática pasando por regular la temperatura de la pantalla y hacerla más cálida o fría. Es un detalle que se agradece pero el planteamiento es un poco desacertado y no ofrece opciones fáciles como otros móviles para poder calibrar y poder probar varios modos. Con darle un tinte de color se queda más en una herramienta accesoria para jugar y no algo que aporte valor.

Honor 7X

Por último en la parte de software tenemos la opción del modo lectura para que se active un filtro más cálido por la noche para que nuestra vista descanse un poco en las últimas horas del día. Un añadido bienvenido que, como en otros móviles, podemos configurar para que se active a determinadas horas del día y así no tengamos que estar pendientes de activarlos nosotros manualmente o no.

La respuesta táctil es correcta y no hemos apreciado ningún tipo de retraso cada vez que hacemos un toque o un gesto sobre ella. Aquí Honor ha conseguido un equilibrio tan necesario como habitual en la mayoría de los teléfonos. En la parte de software han introducido mejoras para que la pulsación de la pantalla sea lo más precisa posible y el resultado final nos ha dejado satisfechos: una pantalla bonita, grande y con buena definición.

Kirin es un competidor muy serio para Qualcomm

Honor 7X

Huawei ha demostrado que sus procesadores Kirin no son una broma y que no se trata de un capricho por tener su propia tecnología para no depender de Qualcomm. Desde hace años han conseguido SoCs muy aptos en todo tipo de gamas y en el Honor 7X han vuelto a dar en la tecla porque el rendimiento que ofrecen es impecable y sin compromisos dentro de la banda de precio en la que se encuentra.

Kirin 659 y 4GB de RAM son una buena combinación que tanto en el papel, como en los tests sintéticos o en el día a día ofrece lo que se espera de él: aguantar bien las aplicaciones pesadas, cargar juegos y que no haya caídas de frames y que la conectividad no comprometa la temperatura del terminal cuando hacemos un uso intensivo. Antes de continuar veamos las pruebas en los diferentes tests sintéticos.

Honor 7X Moto G5S Moto G5 Plus Moto G5 Xiaomi Mi A1 bq Aquaris V
Procesador Kirin 659 Snapdragon 430 Snapdragon 625 Snapdragon 430 Snapdragon 625 Snapdragon 435
RAM 3/4 GB 3 GB 3 GB 2 GB 4 GB 3 GB
Antutu 50.084 46.974 64.388 45.741 60.014 43.568
PC Mark Work 2.0 4.936 3.581 4.828 3.434 4.729 3.714
Geekbench 4 (single/multi) 897 / 3321 629 / 2.236 827 / 3.993 628 / 2.557 844 / 4089 643 / 2.447

En las pruebas sintéticas vemos que el Honor 7X sale muy bien en la foto: supera a todos los gama media a excepción del Moto G5 Plus y el Xiaomi Mi A1 donde la distancia es palpable. Su desempeño es bueno y donde más hemos notado las carencias ha sido con los gráficos 3D donde en momentos de máximo rendimiento a veces le cuesta mantener la tasa de 30 frames por segundo. Como siempre, tomaros estos datos como una mera referencia porque lo que de verdad importa es lo que mencionaremos a continuación.

Honor Benchmark

Si hablamos del día a día, la experiencia con el Honor 7X es difícil que sea mejor por lo que ofrece a ese precio. EMUI funciona con fluidez encima de Android y salvo problemas que hemos tenido con la aplicación de la cámara sobre la que luego hablaremos más en detalle el resultado ha sido muy positivo. Tiempos de carga correctos, sin tirones ni ha habido la necesidad en ningún momento de tener que forzar el cierre de una aplicación o reiniciar porque algo no funcionaba correctamente.

Mención especial al lector de huellas que funciona de manera muy rápida y que desbloquea el terminal en el mismo instante que ponemos el dedo sobre el sensor. Una pena que toda esta potencia, tanto la práctica como la sintética, luego se encuentre con pequeños escollos como el hecho de que todavía haya mucho contenido que no aprovecha bien las pantallas tipo 18:9 y nos cuelen dos barras negras en los laterales. Quizás en 2018 esto cambie.

Una batería para no tener que llevar el cargador siempre encima

Honor 7X

Los 3.340 mAh de la batería nos invitan, sin más datos, a pensar que la autonomía que vamos a tener es correcta e incluso justita para los usuarios más exigentes. Sin embargo, quedarse sólo en la cifra es un error pues hay muchos factores que condicionan que ese amperaje sea más o menos duradero. Huawei ha demostrado que puede montar excelentes baterías y lo más importante: lograr con el software que duren muchas horas.

Esperaba encontrarme con alrededor de 3 horas de uso con la pantalla encendidas: tengo muchas aplicaciones enviando notificaciones cada poco tiempo y el uso que hago de un móvil es bastante exigente: carga de juegos y aplicaciones pesadas, muchos procesos en segundo plano, algo de fotografía y unas pocas llamadas. ¿El resultado final? Alrededor de 5 horas con la pantalla encendida para llegar a casi agotar la batería o un día y medio sin necesidad de cargarlo.

Si lo que buscas es un móvil que ofrezca una buena autonomía, Honor 7X te ofrecerá batería para aguantar un día y medio con la misma carga.

Una cifra excelente que nos sirve para paliar una función que de momento es casi coto exclusivo de los flagship: la carga rápida. No, no está disponible pero teniendo en cuenta lo que dura la batería podemos estar tranquilos, no será necesario tener un cargador cerca salvo que realmente vayamos a estar todo el día con la pantalla encendida o necesitemos un uso muy exhaustivo del terminal.

En cuanto a la carga, el Honor 7X tarda en cargarse por completo (usando el enchufe y el cable que vienen incluidos en la caja) 3 horas 12 minutos. No es el más rápido pero si estamos acostumbrados a cargarlo por la noche no es un impedimento. Ahora bien, si sólo tenéis un ratito y necesitáis arañar unos cuantos amperios, no vais a conseguir un gran avance.

Si necesitamos extenderla más, tenemos un modo llamado Ultrabatería que ya hemos visto en otros móviles de Huawei y Honor. Perfecto para arañar horas de uso y que no introduce muchos compromisos porque las aplicaciones se van quedando guardadas en la memoria RAM para poder acceder a ellas incluso tras estar un buen rato sin utilizarlas. Eso sí, tenemos que elegir sabiamente las que más utilicemos. Ideal para haya que exprimirlo al máximo y no tengamos una batería externa o un enchufe cerca.

A falta de Oreo, Nougat con EMUI no es una mala opción

Honor 7X Software

Huawei sigue convencida de que es capaz de atraernos con EMUI sobre Android y aquí nos encontramos con una cuestión de gustos pero también con algunos hechos objetivos que no nos han terminado de convencer. Partamos de la base, el sistema operativo. El Honor 7X corre con Android 7.0 Nougat de serie. Teniendo en cuenta que es un terminal que sale en noviembre nos parece un punto negativo que no partan con Android 8.0 Oreo o no haya planes cercanos ni anunciados sobre la disponibilidad de una actualización para ponerlo al día lo antes posible.

EMUI como capa de software apuesta por lo visual y con los años la compañía china ha aprendido a pulirla un poco para hacerla más atractiva. Podemos usar temas para personalizar los iconos y si no nos gusta tener todas las aplicaciones en el escritorio también nos ofrece la posibilidad de utilizar un cajón de aplicaciones como en otros muchos launchers o capas de software de la competencia.

Hay muchos aciertos: como por ejemplo la personalización del centro de notificaciones para configurar los accesos directos que queremos ver y en qué orden cuando deslizamos el dedo de arriba a abajo. El resto de modificaciones estéticas que hay sobre el Android de base están bien resueltas y no hay apenas cambios frente a otros smartphones de Honor o Huawei que hemos analizado recientemente. Diferente pero bien ejecutado.

Honor nos intenta empujar desde el primer minuto muchas aplicaciones: entre lo que viene preinstalado, las sugerencias que nos hace y un catálogo de juegos curados acaba causando fatiga para quien lleva ya un tiempo usando móviles Android.
Honor 7X Software

Si empezamos a revisar las aplicaciones que vienen preinstaladas nos encontramos con un mix un tanto extraño. Por un lado tenemos aplicaciones útiles como por ejemplo HiCare que hace las veces de servicio de atención técnica con la marca en España y desde donde nos podemos comunicar con ellos directamente para tramitar una reparación o hablar con un asistente para que nos ayude en caso de necesitarlo.

Para los que quieren hacer un seguimiento sencillo de su salud, el Honor 7X y la aplicación que incorpora para tal propósito funciona muy bien como contador de pasos. No esperes la precisión y los métodos de entrenamiento de un dispositivo dedicado para el deporte pero si lo único que nos preocupa es saber cuánto hemos andado y si estamos alcanzando un mínimo de pasos, nos lo resolverá sin problema.

El resto de aplicaciones de gestión como el explorador de archivos o las herramientas para administrar las dos tarjetas SIM funcionan a las mil maravillas. No todo luce en la parte de software, el Honor 7X viene cargado de aplicaciones y juegos que, en caso de no usarlos, lo único que hacen es ocuparnos memoria en nuestros 64 preciados gigas de espacio interno. La mayoría de este contenido son juegos de Gameloft y aplicaciones de servicios como eBay o Facebook.

Honor 7X Software

La buena noticia es que todas se pueden eliminar pero, curiosamente, ninguna de ellas se puede hacer directamente desde el launcher, como si ocurre con cualquier app instalada desde Google Play. Nos toca ir al menú de ajustes y dentro en aplicaciones para ir borrándolas de manera definitiva. Ofrecer un buen móvil por poco dinero tiene pequeños compromisos como éste donde por fortuna podemos actuar de manera sencilla si no nos gusta el contenido que nos ofrece.

Como balance general del apartado se agradece que EMUI no se entrometa demasiado en la experiencia de usuario. Ofrece algunas herramientas y servicios muy útiles y todo el resto de lo que viene preinstalado se puede eliminar sin necesidad de hacer nada más que darle al botón de desinstalar. Nos apena ver que Oreo todavía está lejos y que tanto Huawei como Honor siguen teniendo dificultades para traer software actualizado a los terminales más humildes y de menor presupuesto.

Una montaña rusa fotográfica: varios aciertos y errores

Honor 7x Cámara

Seguimos avanzando en nuestro análisis y es hora de hablar de las cámaras en plural, tanto las dos traseras como la frontal. Empecemos por la primera. Como hemos visto al principio de nuestro análisis Honor ha decidido montar un par de sensores. Uno principal de 16 megapíxeles con 1/2,9 de apertura y otro secundario de 2 megapíxeles para la detección de fase que nos promete mejorar los resultados de las imágenes, nada de meter un zoom óptico x2 para cuando queremos disparar a algo lejanos y no queremos tirar del aberrante zoom digital.

Tras varios días tirando fotos en todo tipo de situaciones he podido observar que el rendimiento es algo irregular, no tanto por la pareja de sensores que en muchos casos da la talla sino porque el software de Honor es un tanto desastroso. Antes de acabar este apartado hablaremos más en detalle de la aplicación de la cámara y los múltiples modos que permite. Veamos algunas fotos hechas con las cámaras traseras.

Estatua Honor 7X

Comenzamos con una foto sencilla para la doble cámara del Honor 7X: mucha luz ambiente, cielo despejado... Los resultados de color son buenos como podemos ver en la estatua y también en el árbol. La reproducción es fiel e incluso en el recorte al 100% que podemos ver del árbol en la esquina superior izquierda deja claro que el sensor coge muy bien los detalles. Se aprecia la textura perfectamente. No todo es perfecto: el cielo tiene una cantidad de ruido importante, algo que chirría si tenemos en cuenta que la foto se ha hecho con ISO 100. En el móvil no se apreció cuando se tomó la imagen pero tras pasarla por el ordenador queda claro que el procesado mete muchos artificios en zonas donde no debería tener problemas. A pesar de la crítica, el conjunto y el resultado es satisfactorio.

Mad Grill

Nos vamos a interiores y probamos en un sitio donde la luz ambiente entra, en este caso, por la derecha de la imagen y se apoya con varias lámparas de color naranja en el techo. La cámara capta bien los detalles y se aprecia la textura de la chapa metálica donde está el menú. Sin embargo, vemos como en algunos colores puros (como el rojo de BBQ) se empasta un poco o la sensación de relieve del muro se aplana y parece más un papel de pared. De nuevo, una foto muy correcta donde el Honor 7X domina bien la luz y aunque el procesado se tome algunas libertades la imagen nos convence.

Parque

Salimos de noche a una zona iluminada y tiramos una foto. En la pantalla se ve francamente bien y al pasarla al ordenador vemos que aguanta el tipo. Hay un poco de ruido pero el grano apenas se aprecia y la cámara sólo muestra algunas carencias empastando, por ejemplo, a las dos personas que hay en el escaparate de la izquierda. Esperaba un resultado de menos calidad y comparando con otros móviles de gama media el resultado me ha gustado.

Alberto Pajaro

Decidimos darle una oportunidad al modo retrato de la cámara y el resultado que vemos está lejos de lo que esperábamos. Una reproducción de color poco fiel y un recorte de silueta que demuestra que hay todavía que corregir y mejorar para que vaya fino. En varias fotos que hemos hecho con este modo, hemos visto que siempre tiende a fallar por la zona cercana al cuello donde, como en esta foto, no termina de desenfocar bien. Una pena porque aunque la foto es en interior, había luz suficiente para que el sensor no tuviera que meter muchos artificios.

Tatel

Volvemos a poner al Honor 7X en una situación comprometida con una foto en interior con luz ambiente muy ténue y un foco potente en la parte superior. El conjunto de esta imagen no está mal pero nos encontramos, otra vez, problemas con el color (fijaros en los tomates) o cómo aplana algunas texturas como las del pan. Quiero matizar que todo este tipo de imperfecciones se aprecian cuando las llevamos a la pantalla de un ordenador. Si sólo las queremos para tenerlas en nuestro Android o publicarlas en redes sociales, tenéis las garantías de calidad suficiente para tomar buenas imágenes.

En la parte frontal nos encontramos un sensor de 8 megapíxeles que cumple más que de sobra con las necesidades que podemos tener a la hora de hacernos un selfie, grabar un vídeo o bien mantener una llamada por cualquier servicio de mensajería que permita darle uso a la cámara. Nada especialmente reseñable en este aspecto pero veamos algunos ejemplos más abajo.

Modo Belleza

No es un móvil asiático si no tiene un modo belleza en la cámara. En este caso hemos decidido ponerlo a prueba con un duro contendiente. A la izquierda tenemos el resultado con el modo belleza al mínimo y a la derecha con él al máximo. Suaviza mucho la cámara y además me tapa algunas de las canas que tengo en la barba. El resultado es bueno y para ser una fotografía rápida cumple con nota. Los cambios en el modo belleza se pueden previsualizar antes de tomar la imagen pero se ven mejor una vez está guardada en la memoria.

Selfie

Decidimos darle una oportunidad a la cámara frontal en interiores con buena iluminación y el modo belleza al máximo. Mi cara queda completamente plana como si fuera maquillada pero la gestión del color es buena. En enfoque automático decide fijarse en el muñeco que estoy sosteniendo con la mano y en el fondo verde se aprecia una cantidad de ruido importante.

Honor 7X

Hablemos por último del software de la cámara porque aquí Honor nos ofrece un poco de todo con una sensación final bastante fría. Por un lado tenemos una aplicación que nos permite acceder a todos los modos tanto manuales como automáticos de manera muy rápida o ágil hasta el punto que cambiar de uno a otro es un proceso muy automático. Además en la parte superior siempre nos encontramos con varios accesos rápidos a los modos retrato, a cambiar la cámara que vamos a usar, la opción de apertura amplia para crear un bokeh y por último una opción de captura de movimiento para aprovechar las capacidades del sensor de 2 megapíxeles en la parte trasera para la detección de fase.

Hasta aquí todo bien pero es hora de hablar de los problemas que tiene la aplicación de la cámara. El primero nos lo encontramos según encendemos la pantalla y deslizamos el icono de la cámara situado en la esquina inferior derecha hacia arriba para lanzar la cámara. Un gif vale más que mil imágenes:

Gif cámara lenta

Cuando accedemos a la cámara de este modo lo hacemos precisamente para ser ágiles y no perder el tiempo a la hora de hacer una captura. Gracias a esa lentitud donde la cámara tarda en reaccionar casi seis segundos no he podido fotografiar cosas que con otro móvil no habría tenido ningún problema. Esperemos que en revisiones de software posteriores lo arreglen porque ahora mismo acceder a la cámara de manera rápida en el Honor 7X es imposible.

Tampoco nos convence la velocidad con la que graba las fotos en la memoria y lo lenta que es a veces cuando venimos de otra aplicación. Estamos hablando de un móvil con 4GB de RAM, un buen procesador y con competidores que lo están haciendo mejor. Insisto en que esperemos que se arregle con futuras actualizaciones porque si bien es cierto que no inutilizan la cámara, la alejan mucho de lo que realmente es capaz de hacer.

¿Cómo queda el Honor 7X en la gama media?

Honor 7X llega con la partida casi finalizada pero cuenta con motivos suficientes para que nos fijemos en él frente a otros smartphones de gama media algo más asentados ya como por ejemplo el Xiaomi Mi A1, el Moto G5s o el Nokia 6 por citar tres. Llegar el primero en el mercado de los móviles tampoco es una garantía del éxito, de hecho casi todos los competidores por ser el mejor del año suelen llegar en la segunda mitad del año y ahí Honor 7X lo ha hecho muy bien.

A su favor tenemos que el móvil es estéticamente algo más atractivo y la pantalla de 18:9 sirve para enamorar y que nos fijemos en él y no en otros. Ya más en detalle hemos podido ver que su rendimiento es bueno y en los tests sintéticos puntúa tan bien como los demás. En los tests del día a día, para mí más importante que cualquier benchmark, la experiencia es muy pareja. Resulta difícil mejorarlo en ese rango de precio.

Honor 7X Moto G5S Moto G5 Plus Moto G5 Xiaomi Mi A1 bq Aquaris V
Procesador Kirin 659 Snapdragon 430 Snapdragon 625 Snapdragon 430 Snapdragon 625 Snapdragon 435
RAM 3/4 GB 3 GB 3 GB 2 GB 3/4 GB 3 GB
Memoria 32/64 GB 32 GB 32/64 GB 32 GB 32/64 GB 32 GB
Precio 299 euros 229 euros 149 euros 193 euros 199/239 euros 189 euros

¿Es suficiente una cara bonita y un rendimiento muy par en casi todas las categorías para justificar los 299 euros de salida? El Mi A1 se encuentra por 229 euros y el Moto G5s sube hasta los 249. ¿Merece la pena estirarse por el Honor 7X? Sin duda alguna, si podemos permitirnos llegar a los 299 euros que pide la compañía china por él de salida, ojo siempre a nuestro Cazando Gangas, es una opción muy tentadora. No veréis al Honor 7X en las listas de los mejores gama media de 2017 porque ya están escritas pero se merece la mención especial.

Honor 7X, la opinión de Xataka Android

Honor 7X

Honor ha vuelto a demostrar que sigue haciendo móviles de gama media muy formidables y este 7X tiene muchos argumentos para ser un terminal recomendable para todo aquel que tenga un presupuesto más ajustado o, simplemente, tenga suficiente con lo que ofrece un móvil Android en la banda de precio que oscila los 249 y los 300 euros. Sabemos que siempre que analizamos un móvil en esta línea nos encontramos con muchos aciertos pero también con algunos compromisos que debemos aceptar, conocer y entender si se acoplan bien a lo que buscamos en un móvil.

En los gama media el precio es una cuestión muy sensible y el Honor 7X se dispara hasta los 299 euros. Ahora, tiene argumentos para justificarlo: excelente autonomía, buena construcción, gran pantalla... Nos falla la cámara y su software.

En el lado positivo tenemos un móvil bonito, con buenos valores de producción pero que pide una funda a gritos para que no se nos resbale cuando no lo tengamos agarrado con mucha firmeza. Cuenta con una pantalla excelente y atractiva gracias a los marcos finos y el rendimiento y la autonomía se combinan muy bien para ofrecer fluidez en todo tipo de experiencias y horas de pantalla encendida suficientes para no depender de un cargador antes de tiempo.

La cámara tiene mucho margen de mejora pero queda por ver si serán capaces de mejorar, a través de una actualización, el desenfocado tipo bokeh o la rapidez a la hora de ejecutar la cámara desde el menú de inicio para terminar de convencernos. Luego tenemos pequeños detalles como la falta de micro USB tipo C o que no haya soporte para redes WiFi 5G. También debemos saber que no partimos de la versión más avanzada de Android y que su actualización, a día de publicación de este análisis, es sólo una promesa sin fecha que nos cita al siempre eterno y difuso "Pronto".

7,8

Diseño8,75
Pantalla8,25
Rendimiento8
Cámara7,25
Software7,5
Autonomía7,5

A favor

  • Fantástica construcción y diseño.
  • Un panel muy equilibrado y luminoso.
  • Autonomía excelente, perfecta para los más exigentes.
  • Rendimiento impecable.

En contra

  • Falla en los pequeños detalles: micro USB A, sin WiFi 5GHz ni NFC.
  • Android 7.0 Nougat de serie, actualización a Oreo "Pronto".
  • Rendimiento de la cámara decepcionante.
  • Demasiado software preinstalado prescindible.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos