Mi móvil carga muy lento: éstas son las posibles explicaciones y soluciones

Mi móvil carga muy lento: éstas son las posibles explicaciones y soluciones
2 comentarios

Con el paso del tiempo nos hemos ido acostumbrando a que los móviles carguen su batería cada vez a más velocidad. Lejos quedó la época en la que las cargas de 5W hacían que el proceso se hiciese eterno y las cargas rápidas han ayudado a disparar las velocidades y acortar los tiempos, pero en ocasiones nuestro teléfono móvil carga más lento de lo que debe. O más lento de lo que esperamos.

Vamos a tratar de explicar cuáles son los principales problemas que puede tener nuestro teléfono a la hora de cargar a más velocidad. Algunos de los problemas dependerán de nosotros mismos, y podremos solucionarlos, y otros quizá sean más complicados o no sean problemas como tal sino comportamientos programados. Veamos qué podemos hacer al respecto.

Puede que hayas activado la carga inteligente

Algunos modelos de teléfono móvil, como los Google Pixel y otras marcas, incorporan algo llamado 'Carga inteligente'. No se trata de un mecanismo especialmente complejo salvo por el hecho de que incorpora un sistema de aprendizaje automático que memoriza tus costumbres de carga y evoluciona a partir de ellas. Eso significa que si estás acostumbrado a cargar el teléfono de noche, y durante toda la noche, el teléfono lo memorizará y optimizará eso.

La carga inteligente adapta la velocidad a nuestras costumbres y puede reducirla

Esto se traduce en que si el teléfono se acostumbra a que tus cargas son largas, puede realizar una carga muy lenta al principio para "acelerar" la entrada de energía hacia el final. Así que un día puedes necesitar dar un chute rápido de energía a tu teléfono y encontrarte con que carga más lento de lo deseado. La razón puede estar en esta carga inteligente. Desactívala en los ajustes de batería de tu teléfono y así el teléfono permitirá entrar tanta energía como pueda y dé el cargador, acelerando el proceso (a costa, quizá, de acortar la vida de tu batería).

Quizá tu móvil ya tenga bastante carga

Carga Al Final

Otro de los problemas que puedes encontrarte con respecto a la velocidad de carga tiene que ver con el nivel de la batería del propio teléfono. Los móviles con carga rápida disponen de sistemas para alargar la vida útil de la pila interna. Eso significa que cargan muy rápido al principio y luego van bajando la velocidad conforme la batería se llena. Así reducen el calor y se aseguran de conservar la batería en buen estado.

Si detectas que tu móvil carga más lento de lo habitual puede deberse a esto, a que la batería ya está cerca de llenarse y por tanto el teléfono ha reducido la entrada de energía. Es habitual notar ralentizaciones en la carga a partir de que la batería se llena al 85-90%. El último tramo de la batería se carga más lento de lo habitual casi siempre, y es algo que le pasa a casi todos los modelos.

La explicación más molesta: tu teléfono no carga rápido

No es infrecuente pensar que comprar un cargador con más potencia y los cables adecuados hará que nuestro teléfono pueda cargar a más velocidad, pero la realidad es más tozuda. Lo cierto es que los teléfonos móviles tienen un tope de entrada de energía predefinido y marcado por su propio hardware, y no hay nada que podamos hacer para cambiar eso, ni siquiera intentar actualizar el sistema operativo.

Si tu móvil carga a 10W o a 18W, cargará a 10W o 18W siempre, por más que compres cargadores de 65W para intentar acortar los plazos. Esto, por desgracia, sólo tiene dos posibles soluciones. La más costosa es cambiar el teléfono por uno más nuevo que cargue más rápido. La más económica es asumir que la lentitud de la carga de tu teléfono no tiene solución. Tú eliges.

¿Seguro que usas el cargador adecuado?

Cargador

Con la llegada de las cargas rápidas, los teléfonos móviles han ido aceptando entradas de energía cada vez mayores en distintas configuraciones. Un teléfono que acepte 30W de energía, por ejemplo, tal vez permita entrar 10 voltios y 3 amperios (se multiplican), o 6 voltios y 5 amperios, o quizá la inversa, con 5 voltios y 6 amperios. Configuraciones hay muchas y los cargadores se adaptan a unas y a otras. Si el cargador que usas no es el adecuado, tal vez la entrega de energía no sea óptima y tu teléfono cargue más lento de lo debido.

A veces no es problema de la configuración de la carga sino de la propia entrega máxima del cargador. Si usas un cargador antiguo, o uno que no esté preparado para cargas rápidas, quizá entregue únicamente 10W de energía. O peor, que sea de los más antiguos y sólo entregue 5W. Esto es bueno para la vida útil de tu batería, todo sea dicho, pero malo para la velocidad de carga. Porque si tu móvil acepta 33W y tú le entregas 10W, la carga va a ser indudablemente lenta. Busca otro cargador más nuevo o uno más adecuado.

Y si no es el cargador, quizá sea el cable

Cables

Abrimos un pequeño añadido aquí al asunto del cargador para hablar del cable, porque quizá el problema esté en el medio de la carga y no al principio. No todos los tipos de cables USB entregan la misma cantidad de energía. O mejor dicho, no todos son capaces de manejar los mismos voltios o amperios, y el amperaje es importante. ¿Recuerdas la cuenta que hacíamos antes? Vatios es igual a voltios por amperios. Si tu cable es un USB 1.1 o un USB 2.0, por ejemplo, su amperaje será de 0.5A y de 1.8A, respectivamente. Los USB 3.0 llegan a 1.8A también.

Un cable antiguo puede estar interfiriendo con la velocidad de carga de tu teléfono

Así que si tu teléfono acepta carga rápida, lo ideal es que uses el cable que viene con él en la caja. Y en caso de no tenerlo, te recomendamos que compres uno de categoría USB 3.1 al menos. Eso permite una entrega de energía de 20V y 5A, hasta 100W de potencia adecuados para la mayoría de configuraciones de teléfono móvil.

A lo mejor la culpa es del enchufe

Alargador

Otro punto que puede fallar en las cargas rápidas es el enchufe mismo, sobre todo cuando colocamos intermediarios. Es decir, alargadores o 'ladrones' en los que enchufar nuestro cargador del teléfono. Si este alargador no está en buen estado puede provocar que la corriente sea irregular y eso perjudicaría la velocidad de la carga. La razón es que el cargador no detectaría una corriente estable y podría pasar a carga normal, entregándole a tu teléfono mucha menos energía. Prueba a colocar el cargador en otras tomas de corriente y quizá tu problema de carga lenta se solucione.

Temas
Inicio