Compartir
Publicidad
¿Por qué Samsung usa procesadores Snapdragon en USA o China y Exynos en el resto del mundo?
Móviles Android

¿Por qué Samsung usa procesadores Snapdragon en USA o China y Exynos en el resto del mundo?

Publicidad
Publicidad

Samsung y Qualcomm tienen una relación bastante peculiar y larga. A simple vista puede parecer que son dos compañías que llevan trabajando relativamente poco tiempo, coincidiendo con la efervescencia de los smartphones pero no, ambas llevan unidas desde 1993. 25 años hasta entonces en una relación que ha tenido todo tipo de etapas.

Cualquier amante de los móviles sabrá que Samsung lleva desde hace años desarrollando versiones diferentes de sus móviles flagship. Mismas especificaciones base pero procesador (o cámara también) diferente. ¿Por qué hacen esto? La respuesta es compleja y aunque a simple vista pueda parecer que son meramente motivos técnicos, hay mucho más detrás.

Un poco de contexto: así es la relación de Samsung y Qualcomm

Samsung Galaxy S8

El problema empieza en los 90...

Año 1993, Qualcomm y Samsung firman un acuerdo para que los coreanos tuvieran derecho a producir sus propios modem CDMA en sus propios dispositivos pero sin la posibilidad de venderlos a otros fabricantes. Samsung, a diferencia de otras compañías de electrónica, no sólo es ensambladora sino que también produce muchos de los componentes que llevan sus terminales.

Pasaron los años y con la evolución de la tecnología coreana lograron integrar modems compatibles com CDMA en sus línea de procesadores Exynos. De hecho en 2014 presentaron el primer SoC con integración LTE pero había un problema: todo ese desarrollo seguía supeditado al acuerdo que ambas compañías pactaron durante los noventa.

...y se sigue extendiendo hasta 2011

Según medios locales, Samsung intentó renegociar el acuerdo con Qualcomm en 2011 y tres años más tarde la relación se rompió hasta el punto que en Corea del Sur llegaron a juicios ya que el acuerdo original del 93 se consideró como un bloqueo hacia Samsung de no poder vender sus chips a otros fabricantes, cosa que por cierto pasó igualmente porque algunos móviles de Meizu funcionaban con un Exynos.

No es la primera vez que los de Qualcomm tienen que ir a los tribunales por denuncias de posición dominante en el mercado. En China les costó 975 millones de dólares en 2015 y ahora en Europa van a tener que afrontar una multa de 997 millones por haber comprado la "fidelidad" de Apple y tener así una posición claramente favorecedora en el mercado.

Aún con todos estos pleitos legales, ambas empresas han trabajado juntas y sin ir más lejos en 2017 los coreanos compraron una gran cantidad de Qualcomm Snapdragon 835 para asegurarse cubrir la demanda de Samsung Galaxy S8 y también, como efecto colateral, dejar a sus principales competidores sin el chip más potente del momento y tener que optar por SoCs anticuados o de menor potencia.

A pesar de todo, se siguen queriendo entender y hacer negocios

No siempre ha salido bien, precisamente dos años antes Samsung decidió darle la espalda a Qualcomm y su problemático Snapdragon 810. Por el interés te quiero Andrés pero recordemos que son empresas que se juegan su negocio y soportar un productor con una alta tasa de fallos y problemas puede resentir mucho el negocio. Aún con esas, Samsung tuvo su particular fiasco con el Note 7 y salieron vivos.

Las relaciones entre empresas van más allá del amor o el odio. Para algunas cosas se quieren, para otras se llevan a matar.

Este año se espera que vuelva a haber un mix en los Galaxy S9 y que en algunas regiones haya modelos con tecnología Snapdragon y en otros apuesten por sus propios Exynos. De hecho, concidiendo con el 25 aniversario de aquel acuerdo entre ambas empresas, los coreanos empezarán a vender sus chips a otras empresas.. 25 años dan para mucho.

¿Por qué Exynos en un sitio y Qualcomm en otro?

1366 2000 45

Ahora que hemos hecho la presentación, es hora de abordar la pregunta principal que encabeza este artículo. ¿A qué se debe esta dicotomía con Exynos y Snapdragon? No hay una respuesta sencilla, pero sí hay varios factores que nos ayudan a entender el por qué de esta decisión. La primera y más básica es una cuestión de aprovisionamiento.

Según datos de IDC, Samsung llevaba en el tercer trimestre de 2017 83,3 millones de smartphones distribuidos (lo que se conoce como sell in). Dicho de otra manera: de las fábricas de la compañía coreana han salido cerca de 85 millones de teléfonos del horno. Una cantidad increíble de la que por desgracia no conocemos el desglose por cada modelo.

Samsung ha tardado en integrar soporte para CDMA en sus módem y ha tenido que recurrir a procesadores Snapdragon por ese motivo en Estados Unidos. Curiosamente los coreanos producen parte de los chips de Qualcomm en sus fábricas.

La cifra, eso sí, nos dejan claro que es alta y los flagship probablemente ocupen una parte importante. ¿Puede Samsung cubrir todo eso? No, por eso el año pasado (por citar el caso más reciente) tuvieron que recurrir a Qualcomm para cubrir la producción y cumplir esos objetivos de producción tan altos. Los coreanos producen chips, pero no es lo único que hacen.

Para poner un poco de orden, Samsung decide distribuir los móviles por regiones y repartir en función del procesador. A unos países irán con Exynos, a otros con Qualcomm pero nunca se mezclarán. A partir de ahí, y teniendo en cuenta el mix que hay entre unas unidades y otras, se empiezan a distribuir los teléfonos.

Luego tenemos cuestiones técnicas, a nivel de rendimiento tanto el SoC más potente de Qualcomm como el de Samsung rinden prácticamente igual de bien, tanto en el día a día como en los tests sintéticos. Sin embargo en la parte de modems si que hay algunas diferencias y hasta hace muy poco los Exynos no tenían soporte CDMA, tecnología utilizada en Estados Unidos por muchas operadoras antes de dar el salto al 4G.

Eso cambiará este año con el Exynos 9810 que además de más potencia e inteligencia artificial incluye también soporte para CDMA por lo que, por fin, Samsung podrá entrar a lo grande en Estados Unidos con su tecnología, si las cuentas de abastecimiento se lo permiten eso sí.

999

Ojo, cuando hablamos de que Samsung no tiene más ancho de banda no decimos que no tengan más capacidad. La tienen, pero es que en sus fábricas también se construyen chips de Qualcomm con la que tiene una serie de acuerdos para que los Snapdragon salgan de las fábricas de los coreanos, entre otras empresas.

En el caso de China no hay un motivo técnico como tal, para Qualcomm es un mercado muy importante y donde también ha tenido batallas legales muy importantes. De hecho cuando se hablaba en noviembre de los rumores sobre la posible compra de Qualcomm por parte de Broadcomm, en Pekin estuvieron siguiéndolo de cerca.

Además, allí el fabricante de chips norteamericano es fuerte y entre su cartera de socios locales tiene empresas como Xiaomi, Oppo o Vivo. Compañías que además de renombre tienen muy buenos resultados en China, como dejan ver algunos datos.

Dejando de lado la perspectiva de negocios y volviendo a la de consumidor, podemos estar tranquilos porque sea cual sea el procesador que llevemos, vamos a tener un rendimiento muy alto tanto si usa Qualcomm como un Snapdragon. Al final todo se "reduce" a negocios entre empresas, sus múltiples intereses y los líos por los que terminan en los juzgados cada poco tiempo.

En Xataka Móvil | Qualcomm, las patentes y la culpa de que Samsung no venda Exynos a otros fabricantes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos