¿Qué pasa si cargas el móvil con un cargador más potente?

¿Qué pasa si cargas el móvil con un cargador más potente?
8 comentarios

Mucho tiempo ha pasado desde que los móviles de toda la vida, los que aún no eran inteligentes (como el mítico Nokia 3310), cargaban menos de 5W. Menos que desde el Monkey Island original, estamos de acuerdo, pero aún así han pasado décadas. La carga ha ido evolucionando desde entonces y ahora tenemos velocidades (o potencias, como queráis referiros a ellas) muy locas. Cargas rápidas de todos los colores.

Ahora es frecuente encontrar teléfonos móviles con cargas superiores a los 30W, incluso alguno circula por ahí que supera el par de centenas. Y esto repercute en que podemos tener por casa cargadores de diferentes potencias (o velocidades) y "equivocarnos" al conectarlo al teléfono que no toca. Pero, ¿existe algún problema con esto? ¿qué pasa si cargas el móvil con un cargador más potente del que le corresponde? Veamos.

El concepto de 'energía de salida máxima' de un cargador

Apertura Cargador De Pared Belkin

Es conveniente empezar dejando claro que una cosa es lo que dicen los propios fabricantes y otra es lo que ocurre en la realidad. Prácticamente todos especifican que cada teléfono debe cargarse con su propio cargador, algo lógico dado que se diseñan para ellos y se adaptan exactamente a sus necesidades. Pero eso no significa que cualquier cargador no sirva para cualquier móvil. No estamos hablando de coches y de tipos de gasolina o diésel. Aquí no se va a 'gripar' ningún motor, ni tampoco se va a 'gripar' nuestro teléfono.

Los cargadores de teléfonos móviles no funcionan de forma diferente a como han funcionado los cargadores de toda la vida, aunque es cierto que ahora incorporan tecnologías nuevas para garantizar su seguridad y para reducir al mínimo el calor que desprenden. Pero siempre han funcionado igual. A través del enchufe les llega una cantidad de energía (mayoritariamente 220 voltios) y ellos convierten esa corriente alterna en corriente continua y adaptan la tensión para dejar salir la energía con diferentes potencias.

Algunos cargadores convierten los 220V en 10W, otros en 25W, otros en 150W. Pero el funcionamiento es idéntico, y la salida no es única. No es inamovible. Los cargadores operan con el concepto de la energía de salida máxima. Un cargador de 150W no envía constantemente 150W sino que se adapta a lo que tiene conectado al otro extremo. En nuestro caso, se adapta al teléfono. Así que sí, los cargadores tienen una potencia variable sin que tengamos que hacer nada para ello.

Digamos que si tu móvil tiene una entrada de energía máxima de 30W, serán 30W los que demande al cargador y éste se los entregará si puede. Si el cargador es menos potente, funcionará a pleno rendimiento y dará de sí todo lo que pueda dar. Si el cargador es más potente, reducirá su potencia para entregar al teléfono lo que él le pide, o la potencia más cerca a sus requerimientos por debajo de la entrada máxima del teléfono.

Casos y casos: enchufándole más o menos potencia a tu teléfono móvil

Cargador Móvil Portada

Vamos a explicar este último punto, lo de no poder ser exactos. Imaginemos que nuestro móvil tiene una entrada de energía máxima de 45W y que nuestro cargador no es capaz de entregar 45W (7,5V x 6A) por su configuración interna, pero sí es capaz de entregar 37,5W (7,5W x 5A). Entonces lo que entregará serán 37,5W. En parte es por esto que los fabricantes recomiendan que cada móvil funcione con su cargador, pues éste llega adaptado exactamente a lo que le van a pedir.

Otro caso extremo es que tengamos un cargador más potente que el teléfono y que no sea capaz de entregar una energía tan pequeña como la que le pide el teléfono. Por ejemplo, el teléfono pide 5W y el cargador sólo puede bajar hasta 10W. En este caso, el cargador no va a funcionar porque no enviará ningún tipo de energía a través del cable. El teléfono no recibirá carga y la batería no se recargará. El funcionamiento es así de sencillo.

Sabiendo esto, podemos concluir que emplear un cargador más potente en un teléfono que requiere menos energía no supone ningún problema. No va a ocurrir nada. Ni el teléfono se va a quemar ni nada parecido. Simplemente, el cargador se adaptará a lo que el teléfono le pide. Hablarán entre ambos y se pondrán de acuerdo. Y si no hay consenso, el cargador no enviará energía y tendremos que buscar otra solución.

Pero nuestro teléfono no va a dañarse, podemos estar tranquilos. Porque ojo, igual que el cargador no envía más energía de la necesaria, el teléfono tampoco la aceptaría. Esto es un acuerdo entre dos partes y ambas tienen que cumplir lo acordado.

Temas
Inicio