Publicidad

Quién está ganando la carrera por la carga más rápida: las cargas de más de 100W ya son una realidad
Móviles Android

Quién está ganando la carrera por la carga más rápida: las cargas de más de 100W ya son una realidad

Publicidad

Publicidad

Cargar un teléfono móvil a menos de 10W está convirtiéndose en toda una rareza, y la culpa la tienen los fábricantes que no dejan de invertir en nuevos modos de elevar las velocidades de carga de los smartphones. Las cargas rápidas son prácticamante un estándar y nos ayudan, principalmente, a no tener que pasar horas pegados a un enchufe para poder devolver la energía a nuestros ordenadores de bolsillo.

Recientemente, el campo de las cargas rápida ha dado varios pasos adelante, hasta el punto de que ya hay cargas inalámbricas que alcanzan velocidades hasta hace poco nunca vistas ni tan siquiera con cable. Veamos en qué estado se encuentra el sector en estos momentos y aprovechemos para refrescar algunos conceptos. Por ejemplo, el de qué es una carga rápida.

Qué es la carga rápida

Carga

Como su propio nombre indica, la carga rápida es un sistema de carga que permite ofrecer una velocidad más alta de lo habitual. Considerando el mercado en estos momentos, podriamos denominar carga rápida a toda aquella que supere los 10W, aunque esto podría cambiar pronto a tenor de los últimos avances. Tal vez estemos asomándonos a un punto en el que incluso la carga de 10W sea cosa del pasado. Veremos.

Para poder establecer estos vatios (W) que acompañan a cada velocidad de carga tenemos que hacer una sencilla operación matemática. Sólo tenemos que multiplicar los voltios (V) por los amperios (A) y voilá, tenemos un número en vatios para saber a qué velocidad de carga nos estamos refiriendo. Estos conceptos, los de voltios y amperios, son fácilmente explicables con un sencillo ejemplo.

De forma inexacta pero gráfica, podemos tomar los vatios como si hablásemos de una autopista. Una autopista que tiene una velocidad de circulación máxima, los voltios, y que tiene un número de carriles, los amperios. Así que si nuestra autopista permite una velocidad máxima de 5 voltios y tiene 3 carriles en total, hablaríamos de 5x3=15W. Si optásemos por una velocidad de 6 voltios, la autopista ofrecería 18W, y así sucesivamente.

Multiplicamos voltios por amperios y ya tenemos los vatios de carga rápida máxima. Recordemos, máxima, no permanente.

Las combinaciones son infinitas aunque hay algunas medidas que se han ido estandarizando con el paso del tiempo. Por ejemplo, los cargadores que ofrecen 9 voltios y 2 amperios, configurándose así cargas rápidas de 18W. O los que hacen lo propio con 6 voltios y 2,5 amperios, dejando así el marcador en 15W. Como hemos dicho, hay multitud de escenarios y siempre hablamos, siempre, de velocidades de carga máxima. Conectar un móvil que admite 10W a un cargador de 30W no supondrá problemas, pues el teléfono aceptará 10W de potencia y cargará a su velocidad habitual.

Como en todos los tipos de carga, los fabricantes lidian con dos factores clave: la temperatura y la tensión. De ahí que las cargas rápidas más elevadas se vayan asociando de forma cada vez más habitual con disipadores de calor más avanzados, y con reguladores de tensión encargados de que la corriente sea estable, desechando los excesos para no dañar al teléfono. Esto es, en esencia, la carga rápida. Es hora de ver en qué situación se encuentra el mercado en estos momentos.

OPPO fija el techo actual en 125W

Oppo

Como hemos dicho antes, en los últimos meses hemos asistido a distintos logros en materia de carga rápida. Los fabricantes están inmersos en una carrera para llegar a ser los más veloces, valga la redundancia, y en estos momentos es OPPO quien se sitúa a la cabeza de la competición. El fabricante chino ha presentado una carga rápida de 125W que es, por el momento, inalcanzable.

Con el nuevo cargador, y su nuevo sistema de carga rápida, OPPO promete cargar la batería de un teléfono de 4.000 mAh en tan sólo 20 minutos, pudiendo llegar a rellenar un 41% en 5 minutos. Todo un logro dado que, además, mantiene la temperatura del dispositivo por debajo de los 40 grados centígrados. El sistema de OPPO ofrece 25 voltios a 5 amperios.

Justo por debajo de OPPO encontramos a su hermanastro, Vivo. La Super FlashCharge del fabricante oriental llegó el pasado 2019 a ofrecer 120W, pudiendo reducir el tiempo de carga de un móvil de 4.000 mAh a tan sólo 13 minutos. ¿La diferencia con OPPO? Que Vivo no tiene el control exhaustivo de temperatura de OPPO, y por tanto puede permitirse entregar más energía en menos tiempo. Por cierto, Vivo ofrece 24 voltios a 5 amperios.

Ya son cuatro los sistemas de carga que igualan o superan los 100W, más los que están por venir

Mientras nada cambie, Xiaomi se sitúa el tercero en el ranking de cargas rápidas al haber presentado su Super Charge Turbo, una carga rápida de 100W gracias a entregar 20 voltios a 5 amperios. Recordad la operación para calcularlo. Aunque Xiaomi comparte escalón en el podio con Samsung, pues su MM101 también llegó a los 100W con la misma distribución: 20 voltios y 5 amperios.

En estos momentos no es oficial, pero todo apunta a que el Lenovo Legion será el quinto en este ranking una vez sea presentado. Las informaciones filtradas hasta ahora hablan de una carga rápida de 90W, y así cerraríamos el Top 5 de cargas rápidas en estos momentos. Por detrás quedarían la SuperCharge de Huawei, la Super MCharge de Meizu y tantas otras que pueblan el mercado.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios