Publicidad

ZTE Blade L2, análisis

ZTE Blade L2, análisis
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

ZTE se ha posicionado en España con terminales de gama media y entrada siendo el precio uno de los principales motivos de su compra. Smartphones modestos que buscan convencer con la etiqueta y el formato que con las especificaciones. El fabricante chino mantiene esta estrategia en España y de momento parece que su gama alta no se dejará ver por aquí.

No les va mal con esta estrategia, todo sea dicho. Sus terminales son atractivos y en comparación con dispositivos parecidos es un buen competidor. Ahora, con el ZTE Blade L2 quiere convertirse en un terminal asequible para quien busque un smartphone con pantalla de cinco megapíxeles. Ahora bien, ¿lo conseguirá? Vamos a descubrir en nuestro análisis si el fabricante chino sigue siendo una referencia a tener en cuenta en el pastel más grande del mercado en telefonía móvil.

Características técnicas del ZTE Blade L2

ZTE Blade L2, especificaciones
Dimensiones físicas 142,5 x 72,2 x 8,95 milímetros, 130 gramos
Pantalla TFT de 5 pulgadas
Resolución 480 x 854 píxeles (195 ppp)
Procesador MediaTek MT6582M Cuatro núcleos a 1,3GHz
Procesador gráfico Mali 400
RAM 1 GB
Memoria 4 GB, con ranura microSD
Versión software Android 4.2 (Jelly Bean)
Conectividad WiFi, HSPA+
Puertos de expansión MicroUSB
Cámaras 8 megapíxeles, Flash LED (Secundaria de 0.9 MP)
Batería 2000 mAh (no extraíble)
Precio El precio oficial es de 149 euros.

Sobre el papel, el ZTE Blade L2 es el perfecto ejemplo de un smartphone de gama media. Especificaciones solventes y potentes pero no tanto como para competir con los gigantes que luchan por el trono de la cima. Datos redondos donde no se aprecian grandes debilidades ni fortalezas.

Su procesador de cuatro núcleos a 1,3 GHz es una garantía de que siempre vamos a tener un buen rendimiento. Sus 2.000 mAh animan a pensar que vamos a tener batería durante todo el día y su pantalla de cinco pulgadas con resolución FWVGA proporciona una densidad de píxeles algo escasa. Parece que ZTE se ha esforzado más por llegar a este tamaño que en realmente ofrecer algo más.

Lo más preocupante es quizá sus 4GB de memoria interna. Si bien es cierto que podemos ampliar con tarjetas micro SD de hasta 64GB, ZTE bien podría haber duplicado la capacidad de este apartado. Por último la cámara nos genera algunas dudas por la falta de información: 8 megapíxeles ya no es un dato que diga nada bueno o malo de un terminal. Veremos más adelante cómo se comporta.

Diseño

Lo normal en esta gama de smartphones en encontrarnos con terminales donde la robustez predomine sobre lo estético. ZTE Blade L2 es un ejemplo perfecto de este caso: sus cinco pulgadas de pantalla y unas dimensiones de 142,5x72,2x8,95mm resultan en un terminal corpulento pero no excesivamente grande.

ZTE Blade 2 trasera

Construido en plástico, cuenta con una capa de pintura que intenta dar un toque ligeramente metalizado a la vista. Agradable al tacto, si ya hemos tenido en la mano smartphones grandes no nos resultará extraña la sensación. Proporcionado de peso, no es el más ligero pero tampoco se hace muy pesado.

En los laterales emergen un doble marco que ayuda a mejorar un poco el agarre del terminal. Personalmente lo tengo la sensación de que aporte nada más allá de un poco de grosor innecesario. ZTE aprovecha bien el espacio frontal para colocar la pantalla y los botones táctiles en la parte inferior. Los marcos no van muy a ras del borde pero tampoco son especialmente anchos.

ZTE Blade 3 Perfil

El altavoz se sitúa en la parte trasera en una posición algo comprometida ya que es muy fácil taparlo cuando estamos cogiendo el móvil. En la parte frontal habría sido imposible pero creo que se podría haber colocado en otro espacio atrás con más atino. La tapa trasera se retira sin dificultades para dar acceso a la ranura SIM y la microSD. La batería no es extraíble.

La primera sensación con el diseño es buena y tras usarlo varios días no es un terminal que me disgusta. Es cierto que no tiene nada que destaque especialmente por fuera pero es un diseño bastante funcional que tampoco disgustará a nadie. Algo soso, pero al menos el toque blanco le da un poco de distinción ante tanto rectángulo negro.

Pantalla

Una de cal y una de arena para ZTE. El fabricante chino ha optado por un panel que muestra los colores con bastante fidelidad. No exagera mucho ningún tono y es bastante natural. En interiores tiene suficiente luminosidad para que veamos todo sin problemas pero cuando salimos fuera nos damos cuenta de que el panel necesita un poco más de luz.

Se ve bien, pero entre los reflejos del cristal frontal y unos escasos lumens hacen que la pantalla sea algo oscura. Sufre bastante en un apartado donde otros competidores le están tomando la delantera. La respuesta táctil es buena y el tacto con los dedos es agradable.

ZTE Blade Pantalla

El ángulo de visión es bueno y sólo se notan ligeras alteraciones cuando estamos en posiciones que probablemente nunca usaremos de forma natural. La otra mala noticia la encontramos en la resolución: 480x854 píxeles se hacen algo escasos y es algo que se nota en cuanto echamos un vistazo a la pantalla.

Se lee y se disfrutan de las imágenes pero a poco que afinemos un poco la vista observamos los puntos sin dificultad. La densidad de 195 píxeles por pulgada es algo escasa y parece que, una vez más, ZTE sigue sin atinar a la hora de montar una pantalla que nos resulte notable. Muy justa.

Rendimiento y autonomía

MediaTek ha logrado posicionarse muy bien en la gama media y de entrada con SoCs no especialmente potentes bajo los benchmark pero sí lo suficientemente rápido para manejarse bien en el día a día que, al fin de cuentas, es lo que le importa al usuario objetivo de este ZTE Blade L2.

ZTE Blade perfil

Con las pruebas de benchmark hemos tenido algún que otro problema. Tanto 3D Mark como Epic Citadel se han colgado a medio proceso de testeo en varias ocasiones por lo que los datos que os ofrecemos son de las siguientes aplicaciones:

  • Antutu: 17210
  • Quadrant: 6046

Cifras nada espectaculares pero que tampoco producen ninguna sorpresa. El rendimiento del terminal es bueno y sin ser el más fluido de todos se comporta sin problemas con la mayoría de aplicaciones y juegos, aunque las aplicaciones benchmark se le resiste he probado varios títulos 3D de Gameloft sin ningún problema.

Los 2.000 mAh de batería se traducen en un día de uso intensivo sin tener que estar buscando un cargador o una batería externa para ayudarnos a aguantar el tramo final. Cumple con su cometido sin ofrecer ninguna floritura o algún modo stamina para apurar un poco más.

Software

Llevamos ya cinco meses y medio de 2014 y todavía hay muchos fabricantes que deciden, sorprendentemente, aportar por Android 4.2. El ZTE Blade L2 es uno de ellos y se echa de menos que no esté actualizado a KitKat. La mala noticia es que posiblemente se quede en esta versión.

Parece que el fabricante chino se ha acomodado con esta versión del sistema operativo de Google ya que se mantienen muchos elementos de otros terminales anteriores. Misma personalización, mismos iconos que a veces desfasan con la estética de un Android que no tiene mucha chapa y pintura por encima.

ZTE Blade software

En el apartado de software nos encontramos con algunos extras. Algunos de ellos un poco prescindibles y que podemos desinstalar como juegos. En general, son aplicaciones que no aportan mucho valor salvo un gestor de permisos bastante potente y que aunque a veces puede ser molesto nos puede ahorrar muchos disgustos.

Se trata de una aplicación que nos avisará de los permisos que utiliza cuando la abramos. Vale, esto ya nos lo avisan en Google Play o cuando instalamos a mano un apk pero es bastante útil para los usuarios más despistados o que no se preocupan tanto por estos aspectos. Un acierto por parte de ZTE y lo más destacado de su aportación al software que viene por defecto.

Cámara de fotos

En la gama media nos empezamos a encontrar smartphones que tienen una buena cámara. Es un apartado en el que no siempre es fácil afinar y más si nos vamos a terminales que compiten con el precio. ¿En qué se traducen los ocho megapíxeles de la cámara del ZTE Blade L2? En fotos correctas y con algún que otro problema cuando hay poca luz.

Foto ZTE

Vamos esta foto tomada a eso de las seis de la tarde. El contraste entre las zonas iluminadas y las oscuras es grande. No está quemado y tampoco especialmente ensombrecido. Se ven los detalles en ambas partes pero la resolución y la calidad es algo justa. Funcional.

Foto ZTE

Avanza el día y tomamos algunas fotos de noche a eso de las diez. Las luces de las farolas empiezan a convertirse en fogonazos amorfos de luz que estropean la composición de la imagen. Bastante ruido y dificultades a la hora de enfocar y evitar que la imagen salga trepidada. Como en otros terminales, su punto más flojo.

Foto ZTE

Con la foto macro conseguimos buenos resultados. Detalles en el objeto enfocado y un ligero desenfoque que no termina de ser un bokeh como en los móviles de gama alta pero que, en este caso, es más que suficiente. Bien usado, ofrece buenos resultados.

Foto ZTE

Foto de interior con luz diurna frente al objeto fotografiado. Enfoque rápido y mostrando los colores con naturalidad. Todas las imágenes se han hecho en modo automático y sin tocar ningún parámetro. La clásica foto rápida que hacemos con el móvil.

ZTE Blade cámara

Conclusiones

ZTE tiene claro que todavía quiere seguir aferrándose a las gama media y de entrada en el mercado español. El Blade L2 es un terminal bastante conservador que busca unirse a la tendencia de ofrecer smartphones de cinco pulgadas más que representar un salto importante frente a sus anteriores móviles.

Cumple bien y en ningún momento nos dejará tirados siempre y cuando queramos un smartphone en el sentido más utilitario: utilizar las aplicaciones más populares, hacer alguna que otra foto y estar conectado siempre que lo necesitemos sin depender de enchufes a lo largo del día.

En relación calidad precio es una opción a tener en cuenta si buscamos un smartphone grande y económico pero en ese rango de precio, con menos pantalla, hay opciones bastante interesantes que no deberíamos perder de vista tampoco. Buen trabajo por parte de ZTE, pero con la sensación una vez más de que podría dar más de sí.

6.7


Diseño6.5
Pantalla6
Rendimiento7
Cámara6
Software6.5
Autonomía8

A favor

  • Buena autonomía
  • Tacto en mano muy cómodo
  • Diseño sobrio pero funcional

En contra

  • Escasa memorias interna
  • La resolución y la escala luminancia de la pantalla
  • Algo corto de potencia

El teléfono ha sido cedido para las pruebas por ZTE. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir