Compartir
Publicidad

Google quiere pagar 13 millones de dólares para resolver su caso más famoso de espionaje a través de Maps

Google quiere pagar 13 millones de dólares para resolver su caso más famoso de espionaje a través de Maps
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Wi-Spy'. Este es el nombre que recibe el incidente en el que Google se vio involucrado en 2010, año en el que algunos de sus coches de Street View se dedicaron a recopilar correos electrónicos, contraseñas y demás datos personales de aquellas redes WiFi no protegidas por las que pasaban estos coches de la compañía.

Ante el escándalo, Google ofrece 13 millones de dólares para resolver la situación de demanda colectiva ante la que se enfrentan, a la espera de que un juez de San Francisco apruebe o no la solución propuesta por la compañía con sede en Mountain View.

Google quiere que la jugada le salga barata

Google

Como leemos en Bloomberg, la cantidad que Google quiere ofrecer para zanjar el caso es menos de una sexta parte de los ingresos que generan en un solo día. Este caso habría afectado a millones de personas a nivel mundial, siendo hace unos años, uno de los mayores escándalos referentes a la vulneración de los datos de los usuarios. Cuentan nuestros compañeros de Genbeta que, según un tribunal estadounidense, la multa podría ascender a 10.000 dólares por cada caso de violación de la privacidad, algo que habría que multiplicar por los millones de casos que te adelantábamos.

Google pretende resolver el caso con una cuantía que apenas supone una sexta parte de sus ingresos diarios, lo que le ahorraría miles de millones de dólares, en caso de ser aceptada por el tribunal

Así, en caso de que se acepte la cifra que ofrece Google, la compañía se ahorraría millones de dólares frente a la posible sanción que se baraja. Desde Google aseguran que se destruirán todos los datos que recopilaron sin autorización, y que tomará medidas para ser aún más transparente a la hora de mostrar cómo trabajan con la privacidad de las personas en internet.

 Tribuna

En 2013, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos rechazó la defensa de Google, que aseguraba que la práctica de interceptar redes WiFi abiertas era legal, algo que desestimaron. La compañía intenta ahora resolver el caso a golpe de talonario, con dicha cifra de 13 millones de dólares, que irían destinados tanto a los demandantes como a los grupos de defensa de la privacidad.

Se queda pues, a la espera de que el caso siga desarrollándose, para conocer la decisión del Tribunal acerca de si aceptarán o no la solución propuesta por Google, compañía que podría poner fin a 10 años de escándalo con una sexta parte de sus ingresos diarios.

Vía | Bloomberg

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio