Cómo limpiar y desinfectar tus auriculares sin dañarlos

Cómo limpiar y desinfectar tus auriculares sin dañarlos
Sin comentarios

Todo se ensucia en esta vida, incluyendo nuestros auriculares. Son pequeños y a veces vienen con cierta resistencia a agua, de modo que puede ser tentador limpiarlos con un poco de agua, lo cual es una horrible idea. En su lugar, te contamos los mejores pasos para limpiar tus auriculares y que se queden relucientes como el primer día.

Limpiar los auriculares no se diferencia mucho a hacerlo con otros componentes del móvil como los altavoces, el puerto de carga, prima el alcohol isopropílico, las gamuzas y los cepillos de cerdas blandas. Así se hace.

Quita todo lo quitable

Pixelbudsa
Los Google Pixel Buds A con sus gomillas de silicona

Algunos auriculares vienen con gomillas de silicona de varios tamaños que se pueden extraer y otros no. La buena noticia es que si es el caso de tus auriculares, limpiar la parte más problemática -la que está en contacto directo con tu oído- es muy fácil pues la puedes separar por completo del dispositivo y limpiar con agua y jabón suave. Después, espera a que se sequen por completo antes de ponerlas de nuevo en el auriculares.

Lo mismo se aplica a cualquier posible parte extraíble de los auriculares, que generalmente se reducirá a quizá una funda para su caracasa, a veces también de silicona. De nuevo, te facilita lavarla tranquilamente con agua y jabón sin preocuparte por ningún componente electrónico.

Un paño suave con alcohol, tu mejor aliado

Cuando tus auriculares no tienen gomillas de silicona, tu mejor aliado para acabar con el grueso de suciedad es un trapo o gamuza que no suelte pelusas, como un trapo de microfibra normal o una gamuza para limpiar las gafas.

Humedécelo con un poco de alcohol isopropílico para acabar con las manchas más resistentes y de paso desinfectar el auricular, o puedes optar por una toallita con alcohol que son fáciles de encontrar hoy en día. Espera a que el auricular se seque por completo antes de usarlo o ponerlo a cargar.

Un cepillo nunca viene mal

Hagbis
Existen cepillos (o bolis) especiales para limpiar auriculares, pero con un cepillo suave de toda la vida te debería servir

A algunos recovecos de los auriculares no vas a llegar con un trapo, sino que vas a necesitar apoyo por parte de un cepillo. Lo suyo es que uses un cepillo pequeño con cerdas blandas pero, si no encuentras nada, con un cepillo de dientes te podría valer.

Tan solo asegúrate de que no desprenda nada y úsalo solo para limpiar suciedad superficial, pues podrías dañar la malla del auricular si presionas demasiado. Si no tienes ningun cepillo, en Amazon encontrarás "bolígrafos" para limpiar auriculares que, entre otras cosas, cuentan con cepillos y cuestan unos 10 euros.

Usa un bastoncillo para los lugares difíciles

Cottonbuds

Habrá lugares donde ni con un trapo ni con un cepillo vas a llegar bien. Por ejemplo, en el hueco del auricular dentro de su estuche de carga, uno de los lugares más complicados de limpiar. Aquí puedes usar un bastoncillo, aunque asegúrate antes de que no desprenda partículas o sería contraproducente.

Una vez más, puedes humedecer la punta del bastoncillo con un poco de alcohol isopropílico para acabar con la suciedad más incrustada en las zonas difíciles, como alrededor de los contactos de carga, pero asegúrate de que se seca del todo antes de poner los auriculares a cargar. Para la parte exterior de la carcasa, usa un paño suave o una toallita con alcohol.

Temas
Inicio