Sigue a Xataka Android

WhatsApp de pago

Ayer hubo un fuerte debate en estas páginas debido a la decisión de WhatsApp de empezar a cobrar por usar sus servicio a los usuarios de Android. Hemos disfrutado de la gratuidad durante bastante tiempo y siempre nos fastidia pagar por algo que era gratuito. ¿Qué hacemos, pagamos o no pagamos?

Alternativas

Si no pagamos siempre tenemos alternativas disponibles. Tenemos a Line, Groupme, ChatOn o incluso el “WhatsApp” de los operadores, Joyn. Todas son gratuitas y es muy fácil usarlas, algunas incluso vienen preinstaladas con los terminales que se venden en España.

Además, hay que reconocerlo: WhatsApp no es el mejor programa de mensajería. Han tardado mucho tiempo en hacer los grupos e incluso en permitir que sean más grandes (al principio había una limitación ridícula de cinco participantes y han ido subiendo en cada actualización). No hay aplicación para PC , ni interfaz web ni se puede usar en tablets, ni se pueden hacer llamadas VoIP, cosa que no sucede con la mayoría de sus competidores. Y de la seguridad y privacidad de nuestras conversaciones mejor ni hablamos.

Es decir, tenemos alternativas más baratas (gratuitas) y mejores. En un mercado perfecto WhatsApp estaría muerto. Pero en todos los mercados existen las barreras de entrada y existen incluso para productos que son gratuitos. La gente está acostumbrada a usar algo y es difícil cambiar, incluso si hay una alternativa mejor y más barata.

Actualización: Los comentarios indican también otras alternativas muy potentes. La española Spotbros, con cada vez más usuarios; Gtalk, como servicio de mensajería que viene por defecto en Android; Facebook Messenger; Tuenti; Viber; Skype; hay muchas alternativas.

¿Por qué WhatsApp no es gratis?

Es normal que WhatsApp deba ser de pago. La infraestructura que necesitan para soportar los millones de usuarios conectados al servicio es muy importante. Los servidores, electricidad y los programadores que van añadiendo mejoras al servicio no se pagan solos. WhatsApp necesita ingresos del algún tipo.

Los competidores tienen sus propias estrategias. Algunos simplemente asumen que es un coste: Samsung tiene ChatOn para fidelizar a sus clientes; Joyn quiere que los usuarios se queden en sus redes ya que el volumen de los SMS está bajando; GroupMe fue comprado por Skype para entrar en este mercado. Line, en cambio, vende complementos (un modelo muy usado en videojuegos, el producto es gratis pero los añadidos no). Pero WhatsApp es una empresa que sólo se dedica a esto, que no quieren poner publicidad ni vender complementos (cosa que es un error, creo yo) y cuyo objetivo es tener un servicio rentable.

Por tanto WhatsApp tiene que ser de pago. En iPhone la aplicación cuesta un euro. En Android desde el principio decían que sería gratis únicamente el primer año, pero fueron extendiendo el periodo gratuito varias veces hasta que hemos llegado al punto final.

¿Es un precio razonable?

Si lo pensamos detenidamente es muy barato. El precio de un año de WhatsApp es 80 céntimos. Hace unos años los mensajes de texto costaban 15 céntimos más IVA (que por entonces era el 16%). Es decir, por el precio de menos de cinco SMS tenemos un año gratis de WhatsApp, con mensajes ilimitados. Es cierto que hay que añadir la tarifa de Internet, pero mucha gente tendría Internet en el móvil incluso si no existiera algo como WhatsApp.

Estamos hablando de un coste ínfimo. Una persona que tiene un terminal que soporta WhatsApp ha pagado una cantidad mucho más abultada por dicho terminal (y si es gratis el que te está cobrando es el operador a través de una tarifa más alta de lo normal y con permanencia). No entiendo que haya gente con un Samsung Galaxy SIII y que diga que no quiere pagar por WhatsApp porque es un robo.

El precio de WhatsApp es razonable. Además existen varias formas de pagarlo si lo que no queremos es dar nuestra tarjeta de crédito a Google (aunque yo prefiero dársela a Google que a un camarero mal pagado de un restaurante al que nunca he ido y que desaparece unos minutos para cobrarme). La única excusa que puedo aceptar para no pagar es que hay alternativas mejores y más baratas.

En definitiva, ¿pagar o no pagar?

Para mi está claro: yo voy a pagar por tener WhatsApp. También usaré las alternativas, pero no puedo exigir a mis contactos que usen la alternativa que a mi me gusta más si ellos usan WhatsApp. La ventaja que tiene este servicio es lo extendido que está en España. Prácticamente todo el mundo lo usa. Y sí, su estrategia para lograrlo es que fuera gratuito en Android, pero hoy en día está tan extendido que no quiero dejar de usarlo, pues sería perder el contacto con mucha gente.

En Xataka Android | WhatsApp comienza a exigir el pago a usuarios de Android, ahora parece que sí van en serio | WhatsApp también se puede pagar con PayPal, te explicamos cómo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios