Compartir
Publicidad

Mad Catz M.O.J.O., análisis

Mad Catz M.O.J.O., análisis
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es indudable que Ouya se ha convertido en la referencia en el pequeño mercado de las microconsolas Android. Sin embargo, no son los únicos que forman parte de este juego. Unas cuantas compañías compiten por hacerse un pequeño hueco en nuestro televisor. Son pequeñas, sí, pero los HDMI están muy cotizados.

Entre todos estos jugadores destaca Mad Catz. Una compañía con mucha trayectoría en el mundo de los accesorios que ahora, aprovechando la tendencia y el tirón de Android, lanza al mercado una pequeña consola: M.O.J.O. ¿Un rival para una categoría pequeña pero muy disputada? Vamos a verlo en nuestro análisis.

Especificaciones técnicas

M.O.J.O., especificaciones
Resolución UHD 4K, Full HD
Procesador NVidia Tegra 4, cuatro núcleos a 1,8 GHz
RAM 2 GB
Memoria 16 GB + microSD hasta 64 GB
Versión Android 4.2.2 (Jelly Bean)
Conectividad Wireless 802.11b/g/n
Bluetooth 4.0 LE
Puertos de expansión USB
MicroSD (hasta 64 GB)
Acceso a Google Play Sí, de serie
Otros USB 2.0 y USB 3.0, conexión ethernet
Precio de salida 200 euros

Cuando Mad Catz anunció su M.O.J.O. sorprendió que apostaran por Nvidia Tegra 4. Un chip que se ha alejado de la carrera que mantienen Qualcomm, MediaTek, Samsung y compañía para centrarse en dispositivos más específicos.

Sobre el papel, la consola de Mad Catz es la opción más potente dentro del sector de las microconsolas. Sorprende el USB 3.0 para conectar unidades de almacenamiento y la capacidad, marca de NVIDIA, para sacar vídeo UHD 4K, si tenemos un monitor que soporte tal resolución claro.

mojo-7.jpg

Los 16GB de almacenamiento, para un dispositivo orientado al juego, se hacen un poco escasos aunque siempre podemos ampliarlo con tarjetas microSD. Por defecto nos encontraremos con Android 4.2.2 y aunque ya hay una actualización de momento no hay planes para ver KitKat en la consola.

En general, un buen conjunto de especificaciones propias de un dispositivo de gama alta donde la única duda es el procesador Tegra 4. No porque dude de su potencial sino porque es la primera vez que me enfrente a un dispositivo Android con este chip. Antes de entrar a sus tripa, vayamos con la parte de fuera.

Diseño

El mundo de los accesorios de los videojuegos siempre se ha caracterizado por tener una estética bastante agresiva y futurista. Muchos ángulos y formas que desafían a los acabados más recogidos y sobrios de los móviles y tablets. Cuestión de gustos, a mí personalmente el diseño en forma de cuña de M.O.J.O. no me disgusta y me parece más atractivo que el cubo de Ouya.

La carcasa, de plástico, tiene un acabado glossy que hace que sea un imán para los dedos. Es cierto que no es un dispositivo que vayamos a tocar mucho ya que la consola está permanentemente encendida y lo único que manipularemos será la parte trasera para conectar los diferentes cables y la tarjeta micro SD.

mojo-7.jpg

Las salidas de ventilación son generosas y permiten circular al aire con mucha facilidad. Algo de agradecer ya que cuando estamos jugando a títulos bastante exigentes con el hardware notaremos cómo se calienta. En la parte inferior tendremos unas patas de goma que harán que la consola no resbale sobre la mesa.

No es el diseño más espectacular que he visto pero es funcional. No ocupa mucho espacio, se puede colocar en cualquier lugar sin problemas y la construcción de la caja está muy lograda. El LED azul que señala que está encendida no es muy molesto aunque personalmente echo de menos un botón para apagarla. Dejemos la consola de lado y vayamos con el mando.

Mando

De un fabricante especializado en mandos para videoconsolas lo menos que podemos esperar es que este apartado dé la talla. Lo cierto es que lo hace: sticks asimétricos con una sensación muy parecida a la del mando de Xbox 360. Ni muy sensible ni muy duro. Es cómodo en mano y la proporción con el peso es muy acertada. Algo pesado para notar que lo tenemos.

mojo-7.jpg

Nos volvemos a encontrar con los acabados glossy de la carcasa de la consola donde los dedos vuelven a hacer presencia cuando llevamos un rato jugando. Los botones de la derecha están bien construidos y son resistentes. Los gatillos traseros no tienen mucho recorrido y son cómodos cuando estamos con un shooter en primera persona por ejemplo.

Sin embargo, hay detalles que no terminan de convencerme. La cruceta es cómoda para movimientos horizontales y verticales pero terrible a la hora de hacer diagonales transmitiendo como si no estuviéramos pulsando bien las teclas. Otro aspecto que personalmente no me ha gustado ha sido la gran presencia de los botones multimedia en la parte central.

mojo-7.jpg

Entiendo que en un dispositivo para jugar los botones de pausar, reproducción de música y pasar canción hacia adelante o hacia atrás no son tan importantes para ocupar un hueco tan privilegiado. Por último, tenemos unos botones en la parte inferior central donde podremos cambiar el modo del uso del ratón. Algo que usaremos, como veremos más adelante, para movernos por la interfaz de la consola.

Aunque hay mejores opciones para usar un mando con Android, M.O.J.O ha hecho un buen trabajo en este apartado donde supera claramente a Ouya. Buenas sensaciones cuando jugamos y quitando los problemas con las diagonales en las crucetas tenemos un mando que nos garantiza muchas horas de juego sin frustraciones.

Rendimiento

NVIDIA ha tenido pocas oportunidades para demostrar el potencia de su Tegra 4. Un chip que sobre el papel es potente pero que necesita mostrar su valía un poco más. Tras estar más de un mes jugando con M.O.J.O he de decir que su rendimiento está a la altura de las expectativas.

mojo-7.jpg

La consola mueve todo con mucha fluidez y salvo algún tirón pequeño puntual la experiencia con M.O.J.O. es la de tener un dispositivo Android potente que mueve sin problema los juegos más exigentes del mercado. De hecho, conectarla a un monitor y jugar a los títulos más potentes de Google Play demuestra que poco a poco estos juegos van cogiendo peso en el sector.

Como no podía ser menos, os dejamos los resultados de los benchmark que pasamos en Xataka Android:

  • Ice Storm Extreme: 9675
  • Ice Storm Unlimited: 14161
  • Epic Citadel: 50,3 fps a 1920 x 1080 píxeles
  • Vellamo Multicore: 1935
  • Vellamo Iron: 1337
  • Pi Benchmark: 0,175 segundos (100.000 digitos)

AnTuTu y Quadrant se quedan fuera al ser aplicaciones compatibles con M.O.J.O.

Buenos números que corroboran la hipótesis de que Tegra 4 es un buen procesador y que en lo relacionado con los videojuegos puede sacar pecho. Especificaciones de gama alta que demuestran que el hardware es bueno pero que tiene que lidiar con un problema que Mad Catz todavía tiene tiempo para solucionar: el software.

Software

Normalmente en Xataka Android aplaudimos cuando un fabricante no impone una capa de software muy pesada sobre la versión de base que lleva de Android. Nos gustan las modificaciones, pero cuando las podemos hacer nosotros ya que a veces los fabricantes no las hacen con mucho criterio. Dicho esto, no significa que Android por defecto sea perfecto.

mojo-7.jpg

Al caso, lo normal con M.O.J.O. sería alegrarse al ver Android sin modificaciones. Sin embargo, en este caso la impresión no podía ser peor. ¿Por qué? Por algo muy sencillo: Android está diseñado, y pensado, para ser utilizado con pantallas táctiles. Hacerlo a través de un mando es una tortura.

Por eso antes señalábamos que M.O.J.O tenía un botón de tres posiciones en la parte inferior. ¿Cuál es su cometido? Permitirnos usar los sticks de forma más rápida para movernos por los menús e iconos. ¿El resultado? Una buena forma de atajar el problema pero sigue creando una experiencia bastante incómoda.

Sacar la barra de notificaciones es un engorro y moverse por los menús de ajustes ídem. Es cierto que podemos conectar un teclado y un ratón bluetooth pero son demasiadas molestias y, por defecto, la consola debería dar mejores soluciones como un launcher adaptado como el de Ouya por ejemplo.

mojo-7.jpg

Hablando de la consola nacida en Kickstarter. Recientemente M.O.J.O. incorporó la interfaz de Ouya a la consola aunque solo la podemos usar para descargar y jugar a los títulos disponibles en esta microconsola. Esperemos que con el tiempo lo arreglen porque a día de hoy es el principal punto negativo de la consola.

Por lo demás, las aplicaciones que vienen por defecto en cualquier Android más un par extras de Mad Catz para gestionar las actualizaciones de la consola. De haber optimizado este punto, están a tiempo todavía por fortuna, se habría convertido en una opción realmente atractiva para tener Android en el salón.

Buenas ideas en una categoría tímida, la opinión de Xataka

Mad Catz ha sabido posicionarse bien dentro del mercado de las microconsolas con un dispositivo potente y que ha sabido leer bien lo que se espera de una consola con Android. Buenas ideas sobre la mesa y bien ejecutadas para convertirse en un sistema a tener en cuenta como alternativa a una consola convencional o para aquellos que no terminen de convencerles las propuestas de Microsoft, Sony o Nintendo.

Sin embargo no todo es perfecto y aunque algunos fallos como los del mando se les puede perdonar el hecho que Android no esté optimizado para usar con un mando pesa mucho. Luego también tenemos lo relacionado con la memoria interna: 16 GB, ampliables, saben a poco para una consola que llega a tener juegos de hasta 1GB sin despeinarse.

El precio es un punto de conflicto: 200 euros. Es más cara que Ouya, pero con un hardware bastante más potente y con muchas posibilidades. Personalmente creo una cifra un poco más ligera le ayuda a quitarse dudas del tipo "por 100 euros más tengo una consola como Nintendo Wii U o Playstation 3". Valer, creo, vale los 200 euros que Mad Catz ha fijado pero es una cifra que no me convence.

El catálogo es bastante completo pero no ofrece juegos que no conozcamos ya: las exclusivas las pone el launcher de Ouya y la Tegra Zone que viene incorporada en todos los dispositivos con chips de Nvidia. No es un gran valor diferencial pero en cantidad y calidad son razones de peso para apostar por ella.

Son productos diferentes y complementarios que pueden convivir bajo la misma pantalla. Mad Catz ha hecho un buen trabajo con esta primera consola con Android pero no da respuestas contundentes que ayuden a que la categoría coja peso y saque pecho. Un buen sistema, siempre y cuando entendamos lo que hace y si cumple, o no, con nuestras expectativas.

A favor

  • Hardware potente
  • Catálogo de juegos muy largo
  • Mando cómodo y ergonómico

En contra

  • Software poco optimizado para usar con un mando
  • 16GB de almacenamiento se quedan cortos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos