Sigue a

¿Puede un teléfono reemplazar un ordenador?

Desde que la telefonía móvil vio la luz, los teléfonos fueron poco a poco haciéndose cada vez más pequeños y potentes y, aunque la primera de ellas se ha visto invertida, la última sigue avanzando en un camino que parece no tener límites.

Ya llevamos varios años oyendo aquello de “tal teléfono es casi como un ordenador”, pero a cada año que pasa nos vamos dando cuenta de que el año anterior mentíamos y que este sí es el bueno, el de verdad. Entonces, ¿hasta cuándo podemos seguir postergando este solapamiento de posibilidades?

¿Puede un Galaxy Note II reemplazar a tu ordenador?

Si bien con el boom de los tablets tenemos al fin un gadget portátil con unas grandes facultades, continúa sin ser algo que podamos llevar en el bolsillo. Aunque también podemos optar por un smartphone con la opción de la segunda pantalla, donde tendríamos la portabilidad de los teléfonos móviles convencionales y un rendimiento bastante más alto que en estos, y este es el tema que nos ocupa.

Con el Galaxy Note II tenemos unas de las mejores especificaciones móviles del momento. Y no sólo eso, sino que dispone de un software dedicado sobre un sistema operativo bastante completo que puede darnos un flujo de trabajo bastante bueno. Los chicos de ColdFustion se han hecho la pregunta de si es esto suficiente, preparando un extenso vídeo con las posibilidades de esta utilización de los teléfonos móviles.

Por conexión mediante HDMI a un monitor FullHD, y a unos altavoces 5.1 con el añadido de todo tipo de periféricos, inalámbricos o no. Ponen a prueba esta nueva iteración del tablet de Samsung en la navegación gracias al modo multiventana de Samsung, en videoconferencias, o en capacidad de reproducción de vídeo – de hasta 4 simultáneamente – y terreno más puramente gamer.

La verdad es que impresiona ver a un teléfono puesto tan contra las cuerdas y que responda de tan buena forma. Sin tirones que podrían darse incluso en el PC desde el que escribo estas líneas dadas unas circunstancias similares.

Hemos llegado a un punto donde las especificaciones comienzan a no ser un problema. Como digo, el rendimiento de estos sistemas están ya relativamente cerca de equipararse a los equipos portátiles convencionales.

Poder puede, pero con peros

Finalmente, las conclusiones son a priori bastante obvias. Si bien tenemos dispositivos muy capaces de llevar a cabo casi cualquier tarea, todavía no es cómodo. Hay limitaciones como la baja completitud del sistema operativo que conllevan grandes deficiencias si buscamos aquello de la productividad.

Pero de una vez por todas hemos sobrepasado la barrera de que, si quisiéramos – o nos viéramos en la necesidad -, podríamos ir a trabajar con nuestro smartphone. Simplemente conectándolo al monitor, y regresando con ‘la torre’ en el bolsillo a casa.

Por supuesto esto no se limita al Galaxy Note II, aunque es el primer smartphone en presentar un entorno propicio a este tipo de aplicaciones. Sin duda queda mucho camino por recorrer y estoy seguro de que este tipo de soluciones será una alternativa real para muchos en su día a día en los próximos años.

En Xataka Android | Samsung Galaxy Note II

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

40 comentarios