Compartir
Publicidad

Samsung Galaxy S5 mini, análisis

Samsung Galaxy S5 mini, análisis
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Samsung Galaxy S5 mini es la gran apuesta de Samsung para la gama media en este 2014, aunque nosotros continuamos sin entender demasiado este tipo de versiones "mini" que pierden el sentido de la gama alta, a pesar de mantener eso sí la noble denominación de todo un Galaxy S.

Con el Galaxy S5 mini, os traemos a Xataka Android el análisis a fondo de uno de los smartphones llamados a comandar este año la línea de dispositivos que priman la relación calidad/precio, y a buen seguro que no faltarán alicientes para que lo consiga.

Empezando por su mediática nomenclatura - algo que ya le otorga suficiente empaque -, y terminando por su línea de diseño, heredada de su hermano mayor el Galaxy S5, este S5 mini se atreve a mantener además el elenco de novedades más importantes del gigante coreano para este año: el lector de huellas dactilares y el sensor cardíaco.

Samsung Galaxy S5 mini, análisis en vídeo

Diseño

Habiendo leído la introducción que hemos escrito y viendo el análisis en vídeo, suponemos que no os queda ya ninguna duda sobre la voluntad de Samsung con este Galaxy S5 mini, pues el gigante coreano ha querido mantener todo lo posible la esencia de su terminal estrella.

Las líneas de diseño utilizadas son idénticas en ambos terminales - Galaxy S5 y S5 mini -, aunque Samsung ha utilizado materiales menos cuidados en la fabricación del nuevo "mini", que está realizado completamente en plástico y pierde el buen tacto de la trasera de su hermano mayor, aunque mantiene la trama punteada característica.

4.jpg

A pesar de ello, el terminal es atractivo y de construcción robusta, añadiendo además una certificación IP67 que llama mucho la atención si atendemos a que todos los puertos están descubiertos y sin las molestas tapas impermeables, y que su tapa trasera es extraíble para acceder a la batería y a los slots microSD y microSIM.

Estamos ante un dispositivo cómodo al uso, con un volumen que se adapta perfectamente a la mano, y es que su diagonal de 4.5 pulgadas seguramente está en sintonía con más usuarios que los tamaños en los que ya juega la gama más noble.

El Galaxy S5 mini cuenta con un diseño Samsung 100%, compacto, ligero y robusto, añadiendo resistencia al agua y los dos sensores estrella del año: monitor cardíaco y lector de huellas dactilares

El plástico permite que el dispositivo se quede en sólo 120 gramos de peso, aunque sus dimensiones de 131.1 x 64.8 x 9.1 milímetros podrían llevarnos a pensar en un dispositivo menos ligero. En cuanto a la optimización del espacio, mejorable es la palabra, pues los marcos podrían haberse minimizado algo más.

Mención se merece también la colocación del altavoz principal, que Samsung ha llevado de nuevo a la trasera en sus principales dispositivos de este año en contra de lo que la lógica indica, pues a pesar del ligero abultamiento el sonido pierde cuando el móvil se posa sobre una superficie plana.

2.jpg

Poco más que reseñar en este aspecto, pues el resto de la construcción del Galaxy S5 mini es ya clásica, con botoneras laterales para encendido y volumen, el botón central típico de Samsung que alberga en este caso también el lector de huellas dactilares, y la cámara trasera colocada en posición centrada con el flash LED y el sensor cardíaco debajo.

No hay sorpresas ni tampoco alardes, pero en cuanto a diseño este S5 mini cumplirá las expectativas de la mayoría, añadiendo además una certificación IP67 que se agradece sobre todo si no molesta, como es el caso, gracias a los puertos descubiertos y a la trasera igualmente extraíble.

Pantalla y hardware

Este es el apartado clave de una versión "mini", pues donde todos esperamos un dispositivo puntero - como su hermano mayor - pero en menor tamaño, Samsung nos trae un terminal que baja sus pretensiones a la gama media, buscando rebajar unos costes que después no se traducen como deberían en el precio de venta final, pero que sí ponen en entredicho su rendimiento.

La pantalla no va a desmerecer al conjunto, y es que los coreanos han hecho un impresionante trabajo con sus paneles Super AMOLED de nueva generación, que no se cansan de recibir halagos con todo merecimiento. Como una imagen vale más que mil palabras, os hemos dejado en la galería superior una foto comparativa en iguales circunstancias con el Galaxy Note 3, y ahí podréis comprobar la mejora en brillo y definición de los nuevos paneles de Samsung.

5-1.jpg

En este caso, ya teniendo en cuenta sus 326 píxeles por pulgada de densidad, el panel de 4.5 pulgadas y resolución HD 720p se antoja más que suficiente para obtener una nitidez de lectura excelente. La tecnología Super AMOLED ha mejorado muchísimo, y aunque los colores siguen mostrándose vivos y saturados, esto ha dejado de ser un problema gracias a las opciones de configuración que Samsung incluye en los ajustes.

El brillo es más alto, lo que ha ayudado a mejorar sobremanera la visualización en exteriores incluso con el Sol cayendo a plena luz. Es evidente que habrá una pérdida de calidad, pero el terminal es completamente utilizable en cualquier condición lumínica sin ningún problema.

Con la plataforma de hardware elegida sí empiezan los problemas del nuevo Samsung Galaxy S5 mini, aunque primero vamos con la tabla de especificaciones, pues sabemos que es lo que todo el mundo quiere ver antes de comprarse un dispositivo:

Samsung Galaxy S5 mini, especificaciones
Dimensiones físicas 131.1 x 64.8 x 9.1 milímetros
120 gramos
Pantalla Super AMOLED de 4.5 pulgadas
Resolución HD 1.280 x 720 píxeles, 326 ppp
Procesador Samsung Exynos 3470 Quad Core @ 1.4 GHz
Procesador gráfico ARM Mali-400MP4
RAM 1.5 GB
Memoria 16 GB + microSD hasta 64 GB
Versión Android 4.4.2 KitKat con Samsung TouchWiz UX
Conectividad LTE
Wireless 802.11 a/b/g/n 2.4 + 5 GHz con WiFi Direct
aGPS+GLONASS
Bluetooth 4.0
NFC
Puerto IR
Cámaras Frontal: 2.1 MP
Trasera: 8 MP con autofocus y flash LED
Batería Batería Li-ión, 2.100 mAh
Sensores Proximidad, luminosidad, brújula digital, acelerómetro, giroscopio, sensor cardíaco y lector de huellas dactilares
Precio de salida 365 euros
Otros datos Conector de carga y sincronización microUSB 2.0
Ranura micro-SIM
LED de notificaciones
Certificación IP67

En general, el S5 mini es un smartphone preparado para cualquier uso que queramos darle hoy en día, aunque sus posibilidades de hardware se quedan en entredicho sobre si comparamos otros terminales de la competencia que, en ocasiones, incluso son más económicos.

Este aspecto lo ampliaremos más en el siguiente apartado, pero la sorprendentemente baja potencia del Exynos 3470 de Samsung - que funciona en este caso a 1.4 GHz y cuenta con módem LTE - lastra demasiado al terminal, aunque tampoco es boyante la memoria RAM, que se queda en los 1.5 GB mientras otros suben la apuesta ya a los 2 GB.

Ahí se quedan las pegas, pues el resto de componentes son los esperados, con los 16 GB de almacenamiento interno (algo menos de 11 GB para el usuario) que se pueden ampliar con tarjetas microSD, o la conectividad LTE que funciona a la perfección para que la velocidad de navegación no sea un problema.

8-2.jpg

También ha querido Samsung dotar a su S5 mini de conectividad WiFi Dual, con soporte para las bandas de 2.4 y 5 GHz, así como un Bluetooth 4.0 LE que agradecerán los wearables de la gama Gear y el aGPS con GLONASS que posiciona rápido y de manera correcta. No faltan tampoco el NFC, que como acostumbra Samsung va integrado en la batería, ni el puerto de infrarrojos recuperado para la causa el curso pasado.

En cuanto a sensores, los esperados más el monitor cardíaco para ampliar las posibilidades de la suite S Health y el lector dactilar para mejorar la seguridad de acceso al dispositivo, y poco aderezo más que podamos reseñar.

El Galaxy S5 mini es un terminal para la guerra del día a día, con hardware compensado pero potencia justita, sobre todo en la parte gráfica

Rendimiento y autonomía

No hemos querido ahondar demasiado en el funcionamiento del Galaxy S5 mini en el apartado anterior, que hemos dejado a propósito para los fríos datos con la intención de hablar del rendimiento por separado.

El terminal se mueve de manera correcta por el sistema operativo, el nuevo TouchWiz es fluido y la experiencia de usuario bastante aceptable, aunque debemos hablar de cierto lag a la hora de volver al escritorio con el botón home, quizás por la detección de S Voice más que por una falta de optimización.

En uso diario no se notará la evidente falta de potencia que sí advertimos a la hora de realizar los benchmarks, sobre todo en la parte gráfica, donde el Exynos 3470 muestra puntuaciones similares a las del Samsung Galaxy SIII o el Nexus 4. Es aquí donde está el listón del hardware de este Galaxy S5 mini, cosa que a muchos seguramente les hará decantarse por gamas altas de años anteriores en lugar de este terminal, un gama media de nueva hornada.

Los datos son los que son y no podemos obviarlos, así que os dejamos la tabla de puntuaciones y las capturas del Galaxy S5 mini pasando por nuestra rueda de reconocimiento:

Samsung Galaxy S5 mini, rendimiento
AnTuTu X Estandar: 19.840 puntos
Quadrant 8.402 puntos
3DMark Ice Storm @720p v1.2: 3.812
Ice Storm Extreme @1080 v1.2: 2.841
Ice Storm Unlimited v1.2: 3.534
Epic Citadel High Quality: 53.5 FPS @720p
BenchmarkPI 346 milisegundos
Vellamo HTML5: 1355
Metal: 728
Multicore: 986

Lejos ya de la potencia gráfica, tenemos que hablar de un rendimiento general bueno como teléfono de uso habitual, pues el S5 mini se comporta bien en diferentes ambientes a la hora de mantener conversaciones, y cuenta con un sonido aceptable tanto en el altavoz de conversación como en el altavoz principal.

Sin embargo, este aspecto es algo a mejorar en Samsung, pues HTC y su Boomsound o Sony le llevan bastante ventaja en cuanto a sonido, y la propia comunidad suele lanzar parches para mejorar la respuesta de los terminales de Samsung en ese apartado. Además, el inconveniente del altavoz en la trasera vuelve a jugar una mala pasada a la hora de valorar el sonido del terminal.

6.jpg

La autonomía es la esperada, pues el dispositivo aguantará un día de uso sin despeinarse, pero mucho más no podremos exigirle a no ser que lo mantengamos en stand-by. En las pruebas, hemos visto que en uso continuado podría responder durante unas 5 ó 6 horas, así que en uso normal no habrá problemas en llegar a las 24-30 horas de autonomía.

Por lo demás, para el usuario medio es un dispositivo más que suficiente, con un hardware compensado y solvente, aunque limitado en cuanto a potencia gráfica, y que situará la elección si atendemos al hardware entre los gama alta de otros años y este Galaxy S5 mini.

Cámara

Samsung ha estado haciendo un muy buen trabajo con el apartado fotográfico de sus terminales, tanto con sus sensores como a la hora de crear software para componentes de Sony u otros fabricantes.

En este caso tenemos que hablar de nuevo de un terminal con buenas capacidades en cuanto a fotografía, pues su sensor de 8 megapíxeles con autofocus y flash LED ofrece una calidad excelente en casi cualquier condición.

3.jpg

No sufre en baja luz ni introduce excesivo ruido en ambientes interiores, y seguro que alguien avezado podría sacarle mucho rendimiento a su cámara fotográfica. En vídeo cuenta con posibilidades FullHD, y aunque no dispone de modos avanzados como la captura a cámara lenta sí nos sacará de un apuro a la hora de inmortalizar cualquier momento.

En este aspecto es básico ver ejemplos, así que os dejamos con una galería de imágenes tomadas con el Galaxy S5 mini en diferentes situaciones y sin retocar de ningún modo, a tamaño real tal y como las guarda el dispositivo:

Software

El Samsung Galaxy S5 mini es, ante todo, un Samsung. Si eso no ilustra el apartado de software nos explicaremos mejor, y es que aunque el terminal cuente de fábrica con Android 4.4 KitKat poco veremos de la experiencia Android Pure Google por aquí.

Samsung trabaja mucho con el software de sus terminales para dotarlos de un ecosistema y definición propios, y este Galaxy S5 mini hereda la nueva interfaz TouchWiz que Samsung estrenaba en el Mobile World Congress junto con su Galaxy S5. Diseño plano y colorista, destacando las posibilidades de un sobresaliente panel Super AMOLED, y con añadidos de software propietario para ampliar la experiencia de usuario.

9-1.jpg

Así pues, no faltará soporte para la gama Gear y la tienda de aplicaciones Samsung Galaxy Apps, ni tampoco echaremos de menos la suite S Health o los controles avanzados de Samsung mediante la vista o los gestos.

En general, solemos decir que no nos gustan las personalizaciones de los fabricantes, pero hemos de reconocer a Samsung que ha dado un paso adelante en la integración gráfica de sus distintas aplicaciones, así como en la propia interfaz. Además, los coreanos añaden numerosas funciones que, aunque introducen enorme cantidad de megabytes de bloatware, algunas acaban siendo útiles y copiadas por la competencia.

A quien guste la nueva y coloreada TouchWiz vivirá cómodo con este dispositivo, y al que no le guste, pues tendrá todos los aderezos, ajustes y posibilidades de Samsung con la opción de instalarle un launcher alternativo desde Play Store que nos devuelva un poco la experiencia de Android.

Samsung Galaxy S5 mini, la opinión de Xataka Android

La conclusión del Samsung Galaxy S5 mini es sencilla de articular, basándonos desde el principio en que no entendemos mucho la estrategia de estos dispositivos "mini" lejos de lo que Sony opina de ellos.

Para nosotros un gama alta en versión "mini", valga la redundancia de las comillas, debería contar con la misma plataforma hardware pero en tamaño más contenido (rebajad la resolución de pantalla si queréis), pero no un gama media con una filosofía completamente diferente, que sólo mantiene líneas de diseño y nomenclatura.

7.jpg

Atendiendo a esto, y tomando al Galaxy S5 mini como un gama media de pura sangre, pues estamos ante un terminal de buena factura, con construcción robusta, resistente al agua y con buen diseño, una pantalla sobresaliente y una cámara fotográfica de gran calidad, aunque con un hardware bastante limitado, incluso por debajo de algunos chipsets de MediaTek y con números inferiores a dispositivos de menor coste.

Es aquí donde está la mayor discusión sobre el S5 mini, pues Samsung le ha colocado un precio de gama media-alta contando con su mediático nombre y su diseño calcado al de su hermano mayor, pero bastante superior al de su competencia real si atendemos a sus posibilidades.

El Samsung Galaxy S5 mini juega en la liga de los gama alta de años anteriores, como el Samsung Galaxy S3, Galaxy S4, Nexus 4, Xperia Z o HTC One X, pero en precios se nos va a competir con el Xiaomi Mi4, One Plus One, Oppo Find 7a, etc., todos ellos gama alta de últimas remesas.

7.7


Diseño8
Pantalla8.5
Rendimiento6
Cámara8.5
Software8
Autonomía7

A favor

  • Pantalla de gran calidad
  • Certificación IP67
  • Buena cámara
  • Mantiene lector dactilar y sensor cardíaco de la gama alta

En contra

  • Precio alto respecto al mercado
  • Rendimiento hardware muy bajo
  • Materiales y acabados menos cuidados

Más en Xataka:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos