Sigue a Xataka Android

Sony Xperia Z

Aunque el CES no nos ha dejado muchos dispositivos Android en cantidad, si que nos ha dejado unos cuantos bastante curiosos. Especialmente en smartphones donde se repite el guión del año pasado: Sony empieza repartiendo para posicionarse frente a los futuros lanzamientos de la competencia. El Xperia Z.

Nuestro compañero Txaumes tuvo oportunidad de probarlo en Las Vegas y ahora nosotros os traemos nuestras impresiones tras cacharrear con un poco más de calma, la que no tenemos en las ferias. Hecha esta introducción, hablemos del nuevo titán de Sony.

Posiblemente el smartphone más elegante de Sony hasta la fecha

Sony Xperia Z

Si echamos la vista atrás, más concretamente al 2011, y recordamos terminales como el HTC Desire HD o el Samsung Galaxy SII había una sensación que se repetía para muchos: qué grandes son. Si con las 3,7 pulgadas del Nexus One tenemos más que suficientes.

En sólo dos años la tendencia de las pantallas ha cambiado completamente y ahora las cuatro con algo nos parecen normales. Este año parece que el listón estará más cerca de las cinco. Parecen grandes, lo son, pero el secreto está en que cuando lo cojamos esa sensación desaparezca.

El Sony Xperia Z, a pesar de tener cinco pulgadas por pantalla hace que nos olvidemos rápido de que hace parecer a cualquier smartphone del 2011 en un renacuajo. La primera toma de contacto es perfecta. Cae bien y se llega bien a todos los puntos de la pantalla.

Sony Xperia Z

Los japoneses han puesto mucho esmero en el diseño del teléfono. Es sobrio, discreto pero muy elegante. Por supuesto que aquí entra en juego muchas valoraciones subjetivas pero Sony ha logrado un nivel altísimo en comparación con modelos anteriores y, como no, la competencia.

Por atrás y por delante se ha usado el mismo cristal, lo que Sony ha bautizado como OmniBalance. Crear un dispositivo que parece más un monolito que un smartphone donde se puede distinguir a simple vista la parte trasera y la delantera. Cuestiones de diseño, pero muy bien llevadas a cabo.

Cristal. ¿Cuál es el problema de este material? Resbala. Para solucionarlo Sony se apoya en el chásis del marco, el Skeleton Frame. Una solución similar a la goma que recubre los laterales den Nexus 4 pero más sutil. Un buen agarre con un detalle bastante cuidado.

Sony Xperia Z

Durante la toma de contacto, los responsables de Sony nos hablaban de la importancia del Xperia Active en la fabricación de su buque insignia. Al margen del fantasma de la obsolencia programada provocada por el hardware, quieren que el smartphone nos dure y aguante de todo.

Tras ver cómo lo golpeaban vimos que al echarle arena encima o agua, sumergiéndolo, el Xperia Z seguía como si tal. Perfecto para los que sean un poco manazas o simplemente quieran limpiar el móvil de una forma diferente. En fin, otro punto positivo.

Para hacer todo esto posible, las entradas están selladas. Es decir: conectores, Jack de audio y por supuesto la batería. A nivel de calidad las puertas están bien diseñadas si las comparamos con otros fabricantes que apuestan por ellas. Eso sí, veremos cuánto aguanta la de audio abierta cuando usemos auriculares.

Sony Xperia Z

A nivel de diseño he de decir que Sony ha hecho un gran trabajo. La única pega que veo es el hecho de que se haya decidido prescindir de un botón dedicado a la cámara. No entiendo cómo teniendo una de las mejores cámaras para smartphones deciden quitarle protagonismo de esa forma. Sí, está la pantalla táctil pero la comodidad de un botón físico se agradece.

La pantalla, de cinco pulgadas, introduce una nueva evolución de la tecnología Bravia y nos muestra una gama de colores equilibrada y sin, a simple vista, desviaciones como hace por ejemplo AMOLED. Un ángulo de visión casi completo, bastante brillo aunque habrá que probarla a fondo para ver de qué es capaz.

Sony Xperia Z

La resolución Full HD es algo que se nota especialmente en los textos aunque si veis la imagen justo encima de estas líneas veréis que de cerca apenas se aprecian los píxeles de la pantalla. Sutil pero dispuesto a marcar la diferencia, otro aspecto que habrá que ver con calma en el análisis.

Sony mantendrá la exclusiva del Exmor RS en la cámara…de momento

Con un poco de retraso, Sony apuesta por fin por los procesadores de cuatro núcleos. De momento sobre el rendimiento poco podemos opinar ya que el software del dispositivo no era final. Tendremos que esperar un poco pero lo que hemos visto nos gusta.

La cámara es otro aspecto que no ha podido brillar en esta primera toma de contacto. Las condiciones no eran las mejores para hacer pruebas a fondo pero lo poco que hemos podido ver nos ha gustado bastante. Muy rápida, con enfoque automático y una especie de modo escena, promete dar mucho juego.

Sony Xperia Z

También cuenta con nueve filtros fotográficos en tiempo real. Algunos son bastante curiosos como el que nos permite seleccionar un color del dedo y marcarlo como dominante para que el resto de la imagen se vea en blanco y negro.

En cualquier caso, de momento las opiniones con la cámara y el procesador son con reservas: se ven bien pero hasta que no podamos probar todo su potencial en el análisis es pronto para sacar conclusiones. Nos ha gustado, pero queremos ver más.

A nivel de software tenemos Android Jelly Bean y por encima la capaz de personalización que lleva las señas de identidad que han ido creando la marca Xperia. Aunque entiendo la necesidad de los fabricantes por diferenciarse, es una capa de software que no termina de convencerme.

Sony Xperia Z

Tiene detalles muy buenos en los menús, los fondos que vienen por defecto muestran lo mejor de la pantalla pero hay otros aspectos como los iconos que no terminan de convencerme. En cualquier caso, quitando la interfaz tiene dos aspectos que me han gustado bastante.

Por un lado la galería. La forma en la que organiza las fotografías que tenemos es excepcional, todo muy bien mostrado y con pequeños detalles como el hecho de aglutinar varias imágenes hechas en ráfaga dentro de una misma imagen para que una vez entremos veamos toda la colección. En vez de tener varias del tirón dentro del mismo grupo.

Otro aspecto que me ha llamado la atención ha sido el modo Stamina. La idea consiste en optimizar el consumo de batería para que dure hasta dos días y medio. ¿Cómo se consigue esto? Apagando todas las conexiones cuando el móvil está en reposo.

Evidentemente la cifra es hipotética y todo dependerá del uso que hagamos. Eso sí, lo interesante de esta función está en el hecho de que podemos configurar excepciones para que sigan conectadas en segundo planos: push de email y whatsapp, que las de twitter por ejemplo no salten…

Sony Xperia Z, conclusiones tras probarlo

Sony Xperia Z

El año pasado Sony intentó hacerse un hueco en la gama alta pero a pesar de diferenciarse con la cámara no fue suficiente para pelear contra otros grandullones. Este año se han armado bien tanto por fuera como por dentro para dar guerra.

Lo que vimos en CES no era un espejismo, el Sony Xperia Z quiere ser uno de los grandes. Es cierto que la competencia todavía no ha mostrado sus armas. Sí, Huawei y ZTE han presentado gama alta. También el año pasado en el Mobile World Congress, pero no llegaron a las tiendas.

Todavía hay mucho que ver pero Sony ha hecho los deberes y se ha puesto las pilas cuidando muy bien todos los detalles. Ahora sólo nos queda analizarlo a fondo para ver si de verdad es uno de los smartphones de referencia para el 2013. Si le seguís la pista apuntaros esta fecha: el 25 de febrero se pone a la venta.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios