Compartir
Publicidad

¿Son los nuevos sistemas operativos una amenaza para Android?

¿Son los nuevos sistemas operativos una amenaza para Android?
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con un 81,5% de cuota de mercado, Android sigue dominando de forma incontestable el sector de los sistemas operativos para teléfonos y tabletas. El dominio es tal que los grandes sistemas de la competencia parecen estancarse irremediablemente lejos de poder aspirar si quiera a alcanzarles, mientras que las nuevas alternativas se ven obligadas a pelearse entre ellas or las pocas miajas de share que quedan libres.

Pero la historia del mundo tecnológico está llena de gigantes caídos y tronos perdidos, razón por la que en Google deberían estar muy atentos a las nuevas propuestas que llevan apareciendo desde el año pasados, porque nunca se sabe cual de ellas podría ser la que le ponga las cosas difíciles en un futuro.

Tizen, la unión de dos gigantes

Tizen

Después de que el sistema operativo MeeGo muriera definitivamente a finales del 2011, de sus cenizas nació Tizen, una nueva aventura desarrollada conjuntamente entre Intel y Samsung, y que cuenta con las armas como la ligereza que supone estar basado en HTML5 y su promesa de ser compatible con las aplicaciones de Android.

Aunque la primera versión estable de Tizen fue liberada durante el año 2012, desde entonces su puesta en marcha ha estado marcada por incontables retrasos y rumores de cancelación. Aun así, en el 2014 Tizen se convirtió en una realidad siendo el sistema operativo elegido por Samsung para varios de sus wearables, mientras que a principios de este 2015 llegó por fin al mercado telefónico de la mano del Samsung Z1.

Tizen podría ser un rival peligroso si Samsung apuesta finalmente por él

Tizen nació con la aspiración de ser el sistema operativo que gobernase todos los dispositivos de Samsung, y el hecho de que lo consiga dependerá en gran parte de que los coreanos se atrevan a apostarlo todo a esa carta y le den la importancia que se merece. De ser así Google podría pasarlo realmente mal con el abandono de uno de sus principales aliados.

Ubuntu, rompiendo los esquemas

Ubuntu Phone

En enero del 2013 Canonical decidió dar un paso adelante e introducirse de lleno en el sector de la telefonía móvil. Al parecer, dominar el ecosistema de distribuciones GNU/Linux ya no era suficiente, y se lanzaron a adaptar Ubuntu a nuestros smartphones con la promesa de conseguir durante ese año la convergencia entre teléfono y PC con un sistema operativo único.

Pasaron los meses y el proyecto se retrasaba, pasó el primer año y Canonical tuvo que ver cómo un gigante como Microsoft se sumaba a la carrera por la convergencia y les adelantaba con su nuevo Windows 10. Pero los de Shuttleworth fueron fuertes y no se rindieron, y a principios de febrero fue presentado el primer Ubuntu Phone firmado por BQ, al que un mes después se le unió la propuesta de Meizu.

Ubuntu ha conseguido más en dos meses que Firefox Os en dos años

Ubuntu ha tardado en llegar a los móviles, pero lo ha hecho con muy buen pie, dejando buenas sensaciones con su innovadora interfaz basada en scopes y webapps, y con unos primeros dispositivos de gama media alta. Se podría decir que en dos meses han conseguido mucho más en dos meses que otros proyectos como Firefox OS en dos años.

¿Supone, por lo tanto, un riesgo para Android? Difícilmente. Canonical no es un gigante como Google y Microsoft, y su distribución no es lo suficientemente potente en el sector de PCs domésticos como para tirar de su versión móvil. Aun así presenta una propuesta refrescante que le da alguna oportunidad, y de paso le demuestra a la competencia que los sistemas operativos móviles aun tienen margen para evolucionar y reinventarse.

Sailfish OS, paso a paso

Jolla

Sailfish parte de MeeGo y está desarrollado en HTML5

Desde Finlandia, y también de las cenizas de MeeGo, la empresa Jolla fundada por antiguos trabajadores de Nokia presentó a finales del 2012 el sistema operativo Saifish OS, basado en HTML5 y que también sería capaz de utilizar las aplicaciones de Android además de las suyas propias.

Desde entonces Jolla ha ido pasito a pasito con su sistema operativo. En el año 2013 sacó su primer móvil, para un año después, empezar a hacer Sailfish OS compatible con algunos móviles Android como el Nexus 4, y coronar ese 2014 financiando con éxito su primera tableta en Indiegogo, a donde volvería a principios de este mismo año para financiar una versión vitaminada de la misma.

En Jolla no son ambiciosos, y parece que su máxima preocupación en estos momentos es hacer las cosas despacito y con buena letra. Y es precisamente por esta filosofía que, pese a no suponer un peligro a corto plazo ni estar haciendo tanto ruido como las demás, Google va a verse obligado a no perder de vista a los finlandeses durante los próximos años.

Cyanogen OS, el hijo rebelde

Cyanogen

CyanogenMod lleva años siendo la ROM más importante del panorama Android, y la última esperanza de aquellos que quieren mantener actualizado un móvil del que su propio fabricante se ha querido olvidar. En verano del 2013 CyanogenMod se convirtió en Cyanogen Inc, una empresa que desde entonces ha aspirado a liberar Android emancipándolo de Google.

Cyanogen es el mayor peligro para Google a corto plazo

Pero para ello Cyanogen necesita aliados, y parece haberlos encontrado. Ayer mismo anunció que había conseguido una ronda de financiación de 80 millones de dólares con la participación de empresas de la talla de Twitter, Telefónica o las de Rupert Murdoch, y esta mañana nos enteramos de que ya estaba preparando el lanzamiento del primer móvil sin Google Apps.

Al estar basado en el propio Android y ser totalmente compatible con todas sus aplicaciones, Cyanogen OS es posiblemente el sistema operativo más peligroso para Google a corto plazo. Aunque precisamente por ser un más de lo mismo, sin verdaderas innovaciones y teniendo que esperar nuevas versiones de Android para presentar las suyas, a largo plazo podrían resentirse.

¿Qué hay de Firefox OS, iOS y Windows?

Windows

Pero claro, para que estas nuevas alternativas tengan opción de disputarle nada a Google, primero tienen que ser capaces de superar a algunos de los sistemas operativos que ya llevan años asentándose en el mercado. Estos también quieren tener parte del pastel, aunque sus suertes están siendo bastante diferentes.

Firefox OS es posiblemente el sistemas operativos que más difícil lo tiene. No es que sea excesivamente veterano, pero en los dos años que lleva con teléfonos móviles en el mercado apenas ha conseguido ir más allá de las gamas más bajas. Esto, con la llegada de nuevos contendientes, podría dejar sentenciado a este sistema basado en HTML5, aunque si por algo lleva años caracterizándose Mozilla es por su paciencia con sus proyectos.

iOS lleva años con un share estable, y posiblemente no vaya ni a mejor ni a peor

iOS lleva bastantes años asentado en una cuota de mercado estable de entre un 15 y un 20 por ciento, por lo que a pesar de que Apple se ha quedado a la zaga en la batalla por la innovación, lo lógico es que sus usuarios les sigan siendo fieles y no veamos grandes cambios en la cantidad de gente que apuesta por ellos durante los próximos años, ni para mejor ni para peor.

Windows Phone es uno de los sistemas operativos móviles con más potencial del mercado, aunque se está viendo enormemente lastrado por sus problemas con las aplicaciones, y el hecho de que Google siga jugando sucio con ellos negándose a sacar Google Apps en su plataforma no tiene pinta de ir a ponerles las cosas más fáciles. En cualquier caso, con la salida de Windows 10 será clave este verano, y con ella veremos si consigue escalar posiciones o se resigna a un papel secundario.

En Xataka Android | La gama media está muy competida, ¿qué hay que tener en cuenta?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos