Sigue a

Archos GamePad

Hace unos días hablábamos de la JXD S7300B, un tablet Android con botones físicos que ofrecía a los usuarios una experiencia de juegos interesante y unas capacidades multimedias aceptables teniendo en cuenta su precio. Teniendo como base esa experiencia, la Archos GamePad la supera en todas en las cuestiones salvo en la batería, haciendo realmente un tablet pensado para jugar, sin ningún problema grave, que consigue además que se utilice como un tablet totalmente profesional.

Cuando uno empieza a probar la Archos Gamepad, destaca principalmente una cualidad suya, y es que se nota excepcionalmente ligera, pues solamente pesa 330 gramos, lo cual es muy ligero para llevar aún con dos manos. Se notan también unos materiales que, si bien no son excepcionales, se notan agradables al tacto y dan una interesante sensación de robustez .

Archos GamePad

La Archos GamePad cuenta con una pantalla capacitiva de siete pulgadas que reconoce hasta cinco puntos de presión con una resolución de 1024×600 que no llega a HD, pero sigue ofreciendo una calidad visual interesante y unos colores lo suficientemente vivos, pero un ángulo de visión un poco pobre. No es una maravilla, pero cumple de sobra con los requisitos para aquellos que no quieran exigir mucho en este ámbito.

En términos generales, es muy fluida, cumple las expectativas de quien busque una tablet, aunque el tema de los botones físicos es un poco peliagudo. No son incómodos de usar y en posición vertical no molestan, pero llama la atención que se puede desplazar por los menús usando los botones físicos, pero una vez seleccionado no hay ningún botón que nos permita pulsar en esa selección, algo que cuesta comprender que no esté.

Hemos venido a jugar

Los botones físicos es la baza principal de este tablet, pensado para los juegos. La disposición es un poco extraña. Se agradece que los gatillos sean lo basante grandes, pero salvo eso, el plástico de los botones no es demasiado agradable. Tampoco convence la idea de poner los botones L2 y R2 en pleno frontal, que llegan a tocarse simplemente al cogerlo para presionar en la cruceta o los botones de acción.

A pesar de ello, su peso y dimensiones reducidas hacen de la Archos GamePad un terminal muy cómodo de sujetar durante horas. Aún sujetándola en formato horizontal se puede utilizar una buena parte de la pantalla táctil, lo que permite aprovechar algunos teclados sin soltar la tableta, algo que da mucha más comodidad para las largas sesiones de navegación online o usando aplicaciones de redes sociales.

Archos GamePad

Uno de sus mayores añadidos es su sistema de mapeado de botones, mucho más sencillo. Cuando queramos configurar un mapa de botones tendremos que pulsar el botón del mando de abajo, y nos aparecerán tres opciones. El botón, que hace que se pulse el botón seleccionado en la zona escogida, un joystick, que funcionan independientemente el uno del otro, y una diana, que sirve en caso de que en el juego no haya una cruceta fija, sino una que aparece según dónde empecemos a pulsar.

Todos estos botones funcionan a la perfección, tanto las cruceta como los botones de acción y los joysticks. Pero el añadido al sistema de mapeado es que permite guardar los mapas de botones para cada juego. Así, si tenemos varios, solamente tenemos que exportar el mapa de un juego para poder recuperarlo más tarde en caso de que vayamos a jugar a otro. Con esto, la tableta es perfecta para jugar con botones físicos y no hay fallos a la hora de utilizar juegos exigentes, como Rebuild. Lo único que desafina un poco es que las posiciones del botón A y el botón B están alteradas, un dato que debemos tener en cuenta cuando se configuran los juegos.

No solo de juegos vive la tablet

Archos GamePad

Algo que soprende en el uso de esta tableta es que, a pesar del tamaño que ocupan sus botones, no se hacen demasiado incómodos. Se puede utilizar la Archos GamePad en vertical sin notar demasiadas molestias, casi sin notarse que vienen dichos botones incorporados, lo que permite que se pueda usar para más usos que simplemente jugar.

La potencia de la Archos Gamepad es más que suficiente para la mayoría de las aplicaciones una por uno, si bien usar más de cinco a la vez puede acarrear problemas, pero nada muy serio, lo que podría indicar un fallo para optimizar la multitarea. A pesar de ello, la fluidez general de las aplicaciones más interesantes es muy buena y no adolece de retrasos.

Sin embargo, encontramos un gran problema con una aplicación que le iría como anillo al dedo. Se trata de la aplicación de Skype, que si bien permite efectuar una videollamada, el micrófono no funciona, haciendo que el resceptor no oiga nada. Es bastante negativo que con una tablet de estas características no podamos usar una de las aplicaciones más útiles.

El último problema es que la batería no dura apenas unas horas. Tras una carga completa la batería a pleno rendimiento no llega a aguantar las dos horas tras jugar a un juego un poco exigente o al reproducir vídeos. Por ejemplo, tras ver dos capítulos de Breaking Bad a 480p la batería pasa de un 100% a un 4%, haciendo que esta tableta no sea la más indicada para viajes largo.

A pesar de ello, sigue cumpliendo con sus expectativas, pues la idea principal es utilizarlo para jugar en casa a juegos potentes. Puede ejecutar juegos como Rebuild sin ningún retraso y la mayoría de los juegos de gran potencia como Rage of the Gladiator sin despeinarse. Si a eso le sumamos su capacidad de USB OTG y la conexión miniHDMI, estamos ante un sistema de entretenimiento muy interesante.

Archos GamePad, conclusiones

Archos GamePad

Esta tablet viene indicada para todo aquel que quiera unas largas sesiones de juego en casa y que además quiera jugar a la mayoría de los juegos de Google Play. Su sistema de mapeado de botones tan completo nos asegura comodidad total, con un tablet muy ligero y cómodo del que difícilmente nos cansaremos de sujetarlo durante horas.

Si buscas un tablet con gran capacidad de batería para llevarlo fuera, este no es tu gadget, pero si lo que quieres es tenerla como consola y un esporádico reproductor multimedia, la Archos GamePad es una decisión que difícilmente lamentarás si buscas que tenga botones físicos pero que siga siendo cómoda para manejar.

La tableta ha sido cedida para las pruebas por Archos. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios