Publicidad

OPPO Reno Z, análisis: una pantalla sobresaliente para una gama media muy equilibrada
Análisis

OPPO Reno Z, análisis: una pantalla sobresaliente para una gama media muy equilibrada

Publicidad

Publicidad

OPPO lleva ya algún tiempo introduciéndose en el mercado internacional. La firma china no compite al nivel de fabricantes como Xiaomi, más interesados en la guerra de precios en casi todas las gamas, sino que opta por escalafones superiores. Móviles algo más costosos pero que buscan llegar a un sector de público más exigente, de ahí que estén ya innovando en puntos clave como el diseño o como la cámara. Sólo hace falta ver lo que hicieron con el Find X.

El teléfono que ahora tenemos entre manos pertenece a otra familia. Es el OPPO Reno Z, uno de los modelos de la reciente línea Reno y que se sitúa en las líneas medias del mercado. Un teléfono equilibrado que compite en la línea de los 350 euros pero que tiene unas cuantas armas que mostrar. Y para enseñarlo, se ha tumbado sobre nuestra mesa de análisis. Esto es lo que le hemos extraído, ¿nos acompañas?

Así es el OPPO Reno Z, especificaciones técnicas

OPPO Reno Z

Pantalla

AMOLED de 6,4 pulgadas
Ratio 19.5:9
FullHD+ a 2.340 x 1.080

Procesador

Helio P90
GPU 9XM-HP8

Versiones

4GB/128GB
Sin microSD

Cámara trasera

48 megapíxeles IMX586
5 megapíxeles

Cámara frontal

32 megapíxeles

Software

Android 9 Pie
Color OS 6.0

Dimensiones y peso

157,3 × 74,9 × 9,1mm
186 gramos

Batería

4.035 mAh
Carga rápida VOOC 3.0 de 20W

Conectividad y sonido

4G
WiFi 4
Bluetooth 5.0
GPS
USB tipo C
Jack para auriculares

Otros

Lector de huellas en pantalla

Precio

360 euros en Amazon

OPPO Reno Z Aurora Purple

OPPO Reno Z Aurora Purple

Diseño sobrio y robusto que invita a funda

El frontal del OPPO Reno Z

Nos hemos situado otras veces frente a diseños de OPPO y parece que el fabricante chino mantiene sus principales máximas. La construcción de terminales robustos, que desprenden durabilidad aunque la cubierta de cristal nos invite a no ponerlos a prueba, y que a su vez son cómodos una vez los tenemos en la mano. Y el OPPO Reno Z cumple a la perfección con ambas.

Dado que tenemos entre manos un teléfono de cristal, nos movemos en las aguas habituales: la limpieza. En el Reno Z se marcan las huellas, y eso que tenemos entre manos el teléfono en color negro que debería pasar algo más desapercibido. Pero no ocurre. El tratamiento oleofóbico parece algo 'verde', aunque el cristal añade ese extra al tacto que pocos materiales alcanzan. Eso sí, es algo resbaloso.

OPPO Reno Z

Aunque para evitar esto último, OPPO añade una zona central hundida que aprovecha para imprimir texto y el logotipo, y que desciende desde la parte inferior de las cámaras. Una zona central que, lamentablemente, da la sensación en mano de que hay una pegatina adherida a la trasera del teléfono. Tal vez sea una sensación personal y nada más. Eso sí, desaparece con la funda que incluye el fabricante en la caja.

Con el lector de huellas en pantalla, la trasera queda mucho más limpia sólo con el juego de cámaras

La parte trasera no cuenta con lector de huellas, que para eso está incrustado en la pantalla, así que tenemos la cámara dual centrada y en posición vertical, y bajo ella el flash. ¿Y en medio? En medio nos topamos con la solución de OPPO para que las cámaras no se arañen contra las superficies sólidas: una pequeña semiesfera que despega el teléfono de mesas y demás superficies. La pega es que el terminal así es algo inestable cuando lo apoyamos. De nuevo, quizá sólo manías.

OPPO Reno Z

Vamos con el reparto de las botoneras, que no se sale del sistema clásico a estas alturas. Botón de encendido en el marco derecho, botones de volumen en el marco izquierdo con la bandeja para la microSD en la parte superior (nada de microSD, por cierto) y el puerto USB C en la parte inferior. Centrado, dejando el jack de auriculares en la esquina derecha. En cuanto al frontal, bastante bien aprovechado con marcos delgados a los laterales, aunque quizá desentone la barbilla inferior, algo más gruesa que el marco superior. Simetría, por favor.

OPPO Reno Z

Samsung Galaxy M20

Huawei P Smart+

Moto G7 Plus

Sony Xperia 10

Redmi Note 7

Pantalla

6,4"

6,2"

5,9"

6,2"

6,0"

6,3"

Porcentaje frontal

85,8%

83.6%

82.2%

81,4%

79,4%

81,4%

Dimensiones

157.3 x 74.9 x 9.1 mm

156.4 x 74.5 x 8.8 mm

157.6 x 75.2 x 7.6 mm

157 x 75.3 x 8.3 mm

155.7 x 68.0 x 8.4 mm

159.2 x 75.2 x 8.1 mm

Peso

186 g

186 g

169 g

176 g

162 g

186 g

Batería

4.035 mAh

5.000 mAh

3.340 mAh

3.000 mAh

2.870 mAh

4.000 mAh

Como hemos podido leer, el OPPO Reno Z tiene un buen diseño con algún que otro pequeño "pero" pero nada grave que destacar más allá de su propensión por recordar cada huella que dejamos. Pese a sus 186 gramos es un teléfono muy equilibrado y agradable en mano, en gran parte gracias a sus múltiples curvas. La pena es que si le colocamos una funda perderemos esta sensación, aunque salvaremos los pequeños problemillas que hemos encontrado además de ganar durabilidad. Con los móviles de cristal quizá sea mejor no arriesgarse.

El AMOLED se ha impuesto y yo lo agradezco

OPPO Reno Z

Nada tengo en contra de las pantallas LCD, ni mucho menos, pero la fidelidad para con los colores y calidez que se alcanza con los paneles OLED son magnéticas y no puedo evitar sentir predilección. Y aquí estamos ante un panel AMOLED, concretamente ante uno de 6,4 pulgadas de pantalla, con resolución de 2.340 x 1.080 píxeles, FullHD+, con un ratio 19,5:9 y únicamente roto por el notch de la parte superior, en forma de gota de agua. OPPO cuenta ya con modelos con la cámara frontal escondida en el marco, pero el Reno Z no es uno de ellos.

Fijaos que hemos hablado antes de fidelidad para con los colores y no de saturación, porque lo cierto es que el trabajo de OPPO con esta pantalla es encomiable. El teléfono se aprecia muy bien calibrado, y ver cualquier tipo de contenido en él ofrece una experiencia muy alta. Con su resolución y diagonal tenemos además una densidad de algo más de 400 píxeles por pulgada, suficiente para jugar, para ver series y películas y para navegar. Y una ayuda para la batería.

6,4 pulgadas AMOLED, con resolución FullHD+ y compatibilidad con HDR10 que rinde a un nivel bastante alto para este Reno Z

Aparte de que el panel venga mejor o peor calibrado, pues esto va según gustos, en los ajustes de pantalla tendremos la opción de decidir la temperatura entre tres opciones: más frío, predeterminado o la configuración de fábrica o más cálido. También podremos configurar más cosas como el tamaño de fuente en pantalla o si queremos que determinadas aplicaciones oculten la barra de navegación de Android. Circula por los ajustes también el modo de protección nocturna, que tiñe la pantalla de tonos amarillentos para, en teoría, disminuir la fatiga visual aunque tenemos un modo específico para esto último.

Lo cierto es que el panel de este Reno Z de OPPO rinde a muy buen nivel y nos ofrece añadidos como la compatibilidad con HDR10, útil en el caso de Netflix y compañía. Tenemos muy buenos ángulos de visión, y aunque el panel verdea ligeramente cuando lo inclinamos, tenemos que forzarlo mucho. La velocidad de respuesta también es alta en el plano táctil y bastante precisa, y con el brillo máximo podremos ver la pantalla en exteriores sin demasiados problemas. Se nota el toque AMOLED aquí, qué duda cabe. Eso sí, el ajuste automático de brillo es algo vago y tardará un poco en reaccionar. Nada grave, pero se nota.

OPPO Reno Z

Antes del lector de huellas, que mencionaremos aquí por estar incluido en la pantalla, toca hablar de la limpieza. Y como ocurre con la trasera, este OPPO Reno Z no tiene un panel demasiado amable con las marcas de nuestros dedos. Por desgracia es tendente a que tengamos que pasar el teléfono por la camiseta o la camisa un par de veces al día si somos de trastear mucho con él. El tratamiento oleofóbico de nuevo queda un poco por detrás de lo que esperamos en un móvil de esta categoría, aunque tal vez sea porque estamos ante uon de los primeros modelos de prueba de la línea.

Y sí, ya estamos en el lector de huellas, incrustado tras el panel AMOLED. Un lector de huellas que se ilumina en los momentos en que necesitamos usarlo, como es habitual, y que esperábamos que fuese algo más rápido. No es nada impreciso y reconoce nuestra huella en la gran mayoría de situaciones, pero habrá que dejar el dedo apoyado sobre él algo más de la cuenta para que nos identifique. ¿Un consejo? Registrad dos veces cada huella: una vez con el dedo pulsado más fuerte y otra vez con el dedo casi rozando la pantalla. Así se maximiza la funcionalidad. Nota: echamos de menos el doble toque.

Llegamos al rendimiento y toca hablar de MediaTek

OPPO Reno Z

Pero no, no hablaremos en tono negativo sino al contrario. Al oír durante la presentación que estábamos ante un nuevo teléfono con cerebro MediaTek, el murmullo se sintió en la sala, pero lo cierto es que este Helio P90 construido en 12 nanómetros ha dado la talla en la gran mayoría de situaciones. Alguna tos de vez en cuando y alejado de los rendimientos de los Qualcomm de su línea en el mercado, pero no tenemos demasiadas quejas de él.

Tras el "cacheo" inicial, el móvil ha funcionado de forma fluida durante todo el análisis

Y ojo, que hablamos del Reno Z con 4GB de RAM, el modelo que hemos probado, y no de los superiores que circulan por ahí con 6GB y 8GB. Estamos ante el modelo básico, y lo cierto es que el procesador se ha portado bien casi siempre. Los primeros días de uso tuvimos algún que otro 'lag' durante el uso normal, tal vez producto de que el sistema todavía estaba en proceso de cacheo. Pero no tardó en funcionar completamente fluido, e incluso nos sorprendió en el aspecto gráfico.

Os dejamos, no obstante, con las pruebas de rendimiento de las que muchos son tan seguidores. Podéis comparar las puntuaciones con otros teléfonos de su misma línea y ver cuánto se separan de este OPPO Reno Z que esperábamos más débil y que ha superado nuestras expectativas.

OPPO Reno Z

OPPO Reno Z

Xiaomi Mi 9 SE

Huawei P Smart 2019

Samsung Galaxy A70

Motorola One Vision

PROCESADOR

Helio P90

Snapdragon 712

Kirin 710

Snapdragon 675

Exynos 9609

RAM

4GB

6GB

4GB

6GB

4GB

ANTUTU

163.602

177.957

130.026

170.567

136.111

GEEKBENCH

2.038 / 6.937

1.868 / 5.901

1.531 / 5.149

2.363 / 6.390

1.507 / 4.934

3DMARK (ICESTORM)

24.911

29.244

16.434

-

-

PCMARK (WORK 2.0)

9.541

6.800

5.853

-

-

MediaTek no se caracteriza por contar con gráficas demasiado potentes en sus procesadores al no personalizar las litografías de ARM, pero este Helio P90 ha resultado ser un hueso duro de roer en la gama media. Juegos exigentes del calibre de Asphalt 9 funcionaron sin problemas, con una tasa de bits alta y constante, y también otros juegos teóricamente menos exigentes, en apariencia, como Clash Royale han funcionado de forma muy fluida, y arrancado a buena velocidad.

MediaTek evolucionar y el Reno Z se beneficia de ello con un Helio P90 que sorprende en su rendimiento

Hay que mencionar que el OPPO Reno Z cuenta con chip NFC por lo que tenemos garantizado el acceso a pagos móviles, y de hecho cuenta con Google Pay instalado entre las apps de serie. Así pues, esperabamos menos y hemos recibido más, y eso deja en buen lugar a OPPO no sólo por la elección de los componentes sino también por la optimización general del sistema. Aunque ColorOS no es una capa que recargue mucho los teléfonos y eso siempre es de agradecer.

ColorOS, la máscara de este Android Pie

OPPO Reno Z

Como solemos decir, las capas de personalización no son para todos los usuarios y cada uno es seguidor de unas y detractor de otras, y ColorOS no pone mucho de su parte para pasar desapercibida. Estamos ante una de las capas más polarizantes que podemos encontrar a día de hoy, y la sobrecarga de colorido no puede ser más "made in China".

Con ColorOS nos topamos con una capa que no cuenta con cajón de aplicaciones sino que, al más puro estilo iPhone, "tira" los iconos en los distintos escritorios. Tenemos temas para aplicar con lo que podremos variar la apariencia siempre que queramos, por lo que algo sí podemos controlar del aspecto general del teléfono. Además, podremos organizar los iconos en páginas y carpetas, un poco de orden en medio de tanto colorido.

OPPO Reno Z

En cuanto a la ordenación de los ajustes, nos topamos con secciones propias de la capa pero otras que son viejas conocidas, como el apartado de Pantalla y brillo, tan reconocible. Una nota destacable es que no tenemos apenas bloatware, salvo que no utilices Facebook que es una de las apps que viene preinstaladas en el teléfono. Así que buena nota en ese aspecto.

Con ColorOS pasa como con todas las capas agresivas: si no te encajan, tendrás problemas en el día a día

Hay que destacar en ColorOS algunas opciones interesantes que nos propone, como los menús adicionales que aparecen cuando hacemos una pulsación media sobre un icono del escritorio. Al más puro estilo de 3DTouch, trasladado a la capa del teléfono. Una opción útil si nos acostumbramos a ella y que podemos ignorar si la consideramos innecesaria. Como la presencia del menú lateral, siempre flotando sobre la pantalla y que también podemos desactivar desde los ajustes. Un menú como el que inauguró Samsung con los teléfonos Edge y que nos ofrece tener apps de acceso rápido, siempre superpuestas a todo.

ColorOS incluye también otras mejoras ya clásicas en capas de este calibre; como el limpiador de "basura" para cargarse archivos duplicados y cachés llenos, o como un buscador de virus que debe funcionar sobre el papel pero que no hemos probado, pues no solemos descargar archivos de páginas problemáticas. Así es ColorOS, la capa que llega montada sobre Android 9 Pie en este OPPO Reno Z y que aporta un pequeño plus si buscamos lo que nos ofrece pero que nos aleja mucho de una estética sobria como la que ofrece Android One. Sobre gustos...

Una autonomía marcada por una carga rápida a pleno rendimiento

OPPO Reno Z

4.035 mAh es el tamaño que marca la batería de este OPPO Reno Z en la caja y en el resto de fichas técnicas, pero podemos hablar de 4.000 mAh sin muchos problemas dada la poca diferencia. Una batería que, en función de nuestro uso, nos ha ofrecido casi siempre cerca de seis horas y media de pantalla, así que destaca pero no mucho, manteniéndose un poco por encima de la media para este tipo de pilas internas.

Jornadas bajo WiFi haciendo uso de juegos casi de forma constante nos han arrojado entre cinco horas y media y seis de pantalla, y las jornadas más conservadoras nos hemos acercado a siete, o unas tres horas repartidas en dos días. Cada usuario tiene su propio perfil de manejo, y resulta difícil establecer medias. Pero lo que brilla por encima de todo es la carga rápida. 20W con el cargador incluido en la caja.

20W de carga rápida para devolver el teléfono al 100% en poco más de una hora

Con esta carga rápida, la famosa VOOC del fabricante chino, hemos podido devolver el 100% de la carga al teléfono el aproximadamente 1:05 horas. Desde cero. Una velocidad más que interesante si necesitamos más autonomía pero tenemos poco acceso a enchufes. Un ratito de carga y a seguir, pues en los primeros 20 minutos conectados al enchufe obtenemos en torno al 40% de carga total para nuestro teléfono. Una autonomía destacable.

Cámara, dos ojos que funcionan como uno solo

OPPO Reno Z

Puede que en el OPPO Reno Z veamos dos lentes en la cámara trasera pero a efectos prácticos sólo contaremos con una. Es lo que ocurre con las cámaras duales en las que uno de los sensores se encarga únicamente de las lecturas de profundidad. Así, tendremos 48 megapíxeles para realizar fotografías y el segundo sensor sólo se activará cuando sea necesario desenfocar el segundo plano. Es decir, en el modo Retrato.

Fotografiando normalmente con este Reno Z nos damos cuenta de que OPPO ha mejorado con el procesado en relativamente poco tiempo. Comparándolo con el OPPO RX17 Pro que también analizamos aquí podemos ver que ha habido evolución. Los bordes son ahora más nítidos, ya no se aprecian las ocasionales "acuarelas" ante la saturación de color y en general es todo bastante luminoso.

Luz 1
Luz 2
Luz 3

Pero hay tendencias que no se pierden, como el hecho de que las fotografías estén todas un poco más saturadas de la cuenta. Algo que no llega a trastornar pero que se aprecia en cuanto podemos comparar un par de fotografías con otras realizadas por teléfonos con procesados más suaves. Como decimos, no llega a molestar pero está ahí, un pequeño exceso de color que nos acompaña durante toda la experiencia fotográfica.

Sorprende el modo nocturno, por encima de lo que esperaríamos de un teléfono de gama media

Con luz todo va bastante bien, el teléfono enfoca y disparo rápido, y pese a hacer fotografías a 48 megapíxeles (algo que hay que activar en las opciones) todo funciona de una manera bastante fluida. Cuando cae la luz, sin embargo, el proceso se hace algo más lento y errático. Pese a todo, disponemos de un modo noche activable desde la propia interfaz que rinde mejor de lo esperado para un teléfono de gama media, y es algo que se agradece. Aunque no estamos ante un teléfono de gama alta y tal vez nos convenga no abusar del mismo.

Noche 1
Noche 2

Por supuesto, también tenemos a nuestra disposición un modo Experto que no es otro que el clásico modo manual con el que controlar mejor nuestras capturas. Podremos decidir el tiempo de exposición, la apertura, el balance de blancos y otras variables a la hora de hacer fotografías, y también podremos optar por el enfoque manual si es nuestro deseo. Este modo es tal vez el más recomendado para hacer fotografías macro, pues nos permitirá no depender del enfoque automático, que a corta distancia no suele responder tan bien como cabría esperar. Pero con los ajustes adecuados, el macro del Reno Z es excelente.

OPPO Reno Z

En cuanto al desenfoque selectivo, el modo Retrato, encontramos que OPPO trabaja bastante bien con los dos planos aunque aún necesita un poco de mejora. En general, el primer plano aparece definido y en el fondo no tenemos un enfoque excesivo, aunque echamos en falta poder elegir este nivel de desenfoque de forma manual. Y aquí, en el OPPO Reno Z, no podemos. Pero los resultados no son malos salvo por algún que otro borde más complejo de lo normal que el teléfono no procesa adecuadamente.

Retrato 1
Retrato 3
Retrato 4
Retrato 5
Macro Natural

Hay que destacar que en su interfaz de cámara, aunque tal vez excesivamente simple, encontramos otros modos como el panorámico, y también contamos con la integración de Google Lens, que siempre es útil y no solemos llevarlo encima. Hasta que nos lo insertan en la cámara, como es el caso, claro está. En general, esta cámara trasera cumple con lo que le pedimos aunque nos faltaría un extra. Nos deja con la sensación de que aún tiene capacidad de mejora, confiemos en que se arregle con actualizaciones futuras.

32 luminosos megapíxeles para selfies, una cifra considerable

¿Y qué ocurre con la frontal? Pues que tenemos 32 megapíxeles con lente f/2.0, bastante luminosa aunque sin desviarse demasiado de las aperturas que ofrece la competencia. En general, esta cámara funciona bastante bien incluso de noche, aunque como suele ocurrir la experiencia decae. Y también contamos con modo Retrato para ella, operador con una única lente con ayuda de la inteligencia artificial y con unos resultados algo peores que los traseros, pero aún así con fotografías aceptables.

Selfie 1
Selfie 2
Selfie 3

En general, las cámaras de este OPPO Reno Z funcionan bastante bien. El procesado ha mejorado con el paso de los meses, y tal vez lo siga haciendo en el propio teléfono con actualizaciones futuras, y aunque echamos de menos más funciones para la cámara la aplicación es veloz y bastante sencilla. Quizá demasiado. En cuanto a las fotografías, levemente saturadas pero nítidas con un buen manejo de las zonas de luz y sombra. Algo que mejorar pero este OPPO Reno Z bien se merece un notable en el apartado fotográfico.

El sonido destaca, y eso siempre es buena señal

OPPO Reno Z

Siempre que sea para bien, claro está, y ése es el caso que nos ocupa. En el OPPO Reno Z hemos encontrado un teléfono que funciona bastante bien a nivel de sonido, no sólo el que produce su altavoz sino también el que extraemos a través de los auriculares. Seguramente parte de su fortaleza radica en que cuenta con sonido Dolby Atmos, y eso siempre tiende a sumar.

El Dolby está y se nota, sobre todo si emparejamos este Reno Z con unos auriculares de calidad

Cuando nos referimos al altavoz, obtenemos un sonido potente y claro que distorsiona poco incluso cuando lo llevamos al máximo de sus posibilidades. Podemos personalizarlo, además, con distintos modos como el Teatro/Cine, el modo Juego o el modo Música, modos que juegan con el audio para elevar así la experiencia. Aunque por nuestra propia experiencia, valga la redundancia, el mejor resultado que hemos obtenido ha sido activando el modo Inteligente y dejando que la IA se encargue de adaptarlo al uso.

Con auriculares todo se eleva un poco, aunque aquí ya dependemos de la calidad del auricular y no de la del altavoz del teléfono. Es decir, la responsabilidad es nuestra aunque el Reno Z pone mucho de su parte. Un sonido muy nítido, con buenos graves incluso con auriculares económicos y con un listón alto cuando nos movemos con auriculares de gama alta. OPPO ha puesto cuidado en el sonido y se nota mucho. Enhorabuena.

OPPO Reno Z, la opinión de Xataka Móvil

OPPO Reno Z

En general, el OPPO Reno Z nos ha gustado y detectamos en él tanto luces como sombras, aunque por suerte para la marca y sus futuros compradores, las segundas son menos en comparación con las primeras. Tenemos un dispositivo fuerte y robusto, que parece resistente y que sólo tiene en contra su baja resistencia a las huellas, exactamente igual que ocurre con su pantalla que, de otra forma, sería sobresaliente.

En rendimiento obtenemos algo más de lo esperado, sin perder de vista que nos movemos en un Helio P90 que no está destinado a competir contra los grandes de su gama, pero que aun así mantiene el tipo en la mayoría de ocasiones. No podremos jugar a Fortnite, eso sí, pues el procesador no entra en la lista de modelos compatibles, pero sí tendremos a nuestra disposición un gran abanico de títulos de todos los calibres.

Con todo lo que ofrece, tal vez el principal enemigo del Reno Z esté en su precio. Pero acabará bajando.

La batería es buena pero sin brillar, y a la cámara le ocurre exactamente lo mismo. Tal vez por encima de algunos de sus competidores, pero nada que no le pidamos a un teléfono de gama media a estas alturas. Estamos en 2019 y la competición es cada vez más feroz. El Reno Z nos ha gustado pero aún le falta un puntito extra para convertirse en un imprescindible o, como poco, en un teléfono de los primeros de la lista de recomendados. No decepciona pero no enamora. La pregunta es, ¿eso es suficiente?

8.0

Diseño8.5
Pantalla8.75
Rendimiento7.75
Cámara7.5
Software7.5
Autonomía8.0

A favor

  • El sonido rinde a buen nivel
  • La pantalla es realmente buena, lástima de las huellas
  • Esperábamos menos del Helio P90

En contra

  • Las huellas, frontales y traseras
  • Si no te gusta su capa puedes tener un problema
  • La cámara parece algo justa para esta línea de precios

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de OPPO. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

OPPO Reno Z Aurora Purple

OPPO Reno Z Aurora Purple

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir